Requisitos para ser una persona más normal

Cualquier parecido con el título de la película de Leticia Dolera no es pura coincidencia. Lo he copiado aposta pero, hey, enlazo.

Ella ha pensado en lo que todos pensamos cuando sentimos que no encajamos y ha querido contárnoslo sólo como directora, guionista y protagonista de su primer largometraje Requisitos para ser una personal normal.  «Podría haber sido más cosas pero ya estaba feo», nos confesaba. En la película, una tal María de las Montañas que no pasa por su mejor momento, quiere lograr ser common people.

requisitos-para-ser-una-persona-normal-bface

Curiosamente la normalidad es ansiada incluso en Malasaña; un concepto tan preciado como vulnerable, vulnerable al tiempo, a las modas y a los pantalones de campana. Eso nunca fue normal ni lo será. Ya está bien.

bfacemag-requisitos-para-ser-una-persona-normal

En la peli, parecía fácil llegar al estándar social. Sólo tenía que cumplir siete requisitos y tan normal, oye.

  • Tener pareja
  • Casa
  • Vida Social
  • Trabajo
  • Vida familiar
  • Aficiones
  • Ser feliz

Has ido dibujando checks mentales. Pobre diablo. No estés triste si no los cumples todos, que esta wishlist está hecha tirando por lo alto. Detrás de algunos de ellos hay frases como «todas mis amigas tienen novio menos yo», «soy becario pero por lo menos hago currículum» o «voy a bajar al chino en pijama, si total no me voy a encontrar con nadie».

requisitos_para_ser_normal_bface

No hagas eso, anormal

Libérate de ese desasosiego con esta actualización de esos requisitos cargados de realidad.

1. No te pasees por los ecommerce restregándote tu tarjeta de crédito por el cuerpo y gritando «soy un niño malo, tomad el dinero de mi alquiler».

bface_requisitos_para_ser_normal

2. No hables con amigos por Whatsapp cuando quedas con amigos.

3. No bebas Jägger si ya sabes cómo te pones.

requisitos_para_ser_una_persona_mas_normal_bface

4. No ocupes Instagram y parte del continente africano con tus hashtags.

5. No compenses meses de excesos con un «mañana ya sanito».

requisitos-para-ser-una-persona-normal-bfacemag

6. No tomes antibiótico como si fueran ositos Haribo. Tiene consecuencias.

bfacemag_requisitos_para_ser_una_persona_normal_leticia_dolera

7. No busques en Google cómo se llama la enfermedad de «mareo, ganas de vomitar y dolor en el dedo índice». En Internet puedes morir de cosas que te inventas.

requisitos_para_ser_una_persona_mas_normal

8. No contestes con un «no te ralles» o un solitario «ok». Acompáñalo de palabras terminadas en i: tronqui, churri, jabalí, etc. A no ser que todo te importe una mierda, entonces, adelante con el desaborismo.

bface_requisitos_para_ser_persona_normal

9. No mandes mensajes subliminales por redes sociales. Escríbele, llámale y cuando pase de tu ser entonces ya no necesitarás mandarle mensajes subliminales por redes sociales.

requisitos_para_ser_una_persona_normal_bfacemagazine

10. No digas que estás llegando cuando en realidad estás abriendo la puerta de tu casa, la de tu pueblo a 100 km de donde has quedado.


Woody Allen lo explicaba bien.

«Yo creo que la vida está dividida en lo horrible y lo miserable. En esas dos categorías. Y lo horrible son los enfermos incurables, los lisiados… No sé cómo pueden soportar la vida, me parece asombroso. Y los miserables somos todos los demás. Así que al pasar por la vida deberíamos dar gracias por ser miserables. Por tener la suerte de ser miserables».

Y es que, a veces, la normalidad también puede ser muy miserable. Pero es nuestra normalidad y nos la follamos cuando queremos.

Carta de las doce uvas a todos los españoles

Las doce uvas de las campanadas han dejado un mensaje a todos los que prefieren comer otras cosas redondas en Nochevieja.

Con lo que os gusta comprar muebles viejos y ropa de vuestros abuelos no se entiende por qué una tradición centenaria como la de comer uvas para despedir el año esté perdiendo tantos fieles. Y ellas tampoco lo entienden y ponen los brazos en jarras.

salvemos_las_uvas_bface


Queridos españoles y españolas,

Parece que hace tiempo que no sentís nada al hacerlo con nosotras. Vale que no creáis en los Reyes Magos ni en que este año vais a abandonar la recena, pero no entendemos por qué nos dais la espalda. ¿Somos demasiado pesadas después de todo lo que habéis cenado? ¿Os ha agobiado nuestro dulzor? ¿Qué nos está pasando? 

salvemos_las_uvas_bfacemag

Si es por el atragantamiento de 2011 no era nuestra intención. La culpa fue tuya que te volviste a poner enfrente de tu prima la que se mea de la risa (se mea de verdad) y así es imposible que te concentres al masticar.

Inexplicablemente, sois capaces de comer polvorones de anís pero no de tragaros doce uvas. Hacéoslo mirar.  

Para colmo, cada año estamos sometidas a maltrato físico y psicológico por parte de aquellos que nos pelan, nos quitan los huesos o simplemente nos descartan por ser demasiado grandes o por ser negras. Os faltan huevos.

Somos blancas, somos verdes, somos negras y amarillas, somos todas diferentes y estamos muy unidas (bis). 

Vosotros sí que sois seres complejos. Cocináis durante horas recetas trambólicas, hacéis un centro de mesa viendo tutoriales de Youtube, utilizáis vuestra cubertería de plata y la vajilla del ajuar de tus padres y cuando llega nuestro momento, cogéis una maldita servilleta para perpetrar nuestra cirugía. Cuánta miseria.

A pesar de eso y gracias a un síndrome de Estocolmo finamente trabajado os necesitamos. Sin las campanadas el único nicho de mercado que nos queda es el del queso (¡uvas y queso saben a beso!).

Si alguna vez nos quisisteis, si alguna vez saltaste de alegría por haber conseguido tomarte las 12 y abrazaste a tu tía aun sabiendo que la mancharías de nuestro jugo, por favor, cómenos.

salvemos_las_uvas_bfacemag_navidad


Consternados por estas sentidas palabras en BFace Magazine hemos lanzado la campaña «#Salvemoslasuvas», un movimiento que busca recuperar la tradición navideña más española después de la que tu madre se emborrache antes de llegar al plato principal.

Ni pelotazos, ni M&Ms, ni gominolas ni leches. La buena suerte se encuentra después de la uva número 12.


[vc_btn title=»AYÚDANOS» style=»outline» shape=»square» color=»warning» size=»lg» align=»center» link=»url:http%3A%2F%2Fwww.salvemoslasuvas.es||» button_block=»true»]

Amigo invisible somos todos, pero el tuyo es el peor

amigo invisible somos todos, Amigo invisible somos todos, pero el tuyo es el peor, amigo invisible, regalos amigo invisible, qué regalar amigo invisible, ayuda amigo invisible

Este año participo en cuatro amigos invisibles, seis décimos de lotería y, por ahora, ya tengo apalabrados dos cotillones en ciudades distintas. ¡Sí-se-puede! Esta práctica es la que se viene conociendo como «la ruina por compromiso» (compromís miseris portutatis).

amigo_invisible_navidades

Comprar regalos a personas que no has elegido tú es lo más complicado que vas hacer en estas fechas después de conseguir que no te coincida ninguna cena de Navidad. Sin embargo, es una costumbre necesaria para hacer team building; no vas a ser tú el grinch anticristo. ¡Antes pobre que malqueda!

«Hola, completa desconocida, ¿quieres participar en nuestro amigo invisible?»

«Vale».

amigo_invisible_navidades_regalos_bface
¡¡Mira lo que hago con mi sueldo de millennial!!

Y ahí estás tú mirando los nombres de los que te han tocado: tu jefe, la novia de tu primo, tu amiga del pueblo y un señor al que aún no has conseguido identificar.

Como dinero no tienes y poner «regalos amigo invisible» en Google no ayuda, vamos a darle a la creatividad para que no regales truños. Lo que no quiere decir que no los vayas a recibir tú, querido virgo desgraciado; porque el azar es caprichoso y tu tía Conchi, también conocida como Ms. recicladora de regalos antiguos, ya le ha preguntado a tu madre qué colonias usas y si te gusta LA PANA.

amigo_invisible_bfacemag_navidad_regalos

Pónselo fácil a tu amigo. Entra a los sitios gritando lo que quieres.

«… Y entonces yo le dije: ¡necesito esa calculadora científica más que nada en mi vida!».

Una vez asegurado tu regalo, empieza tu «equipo de investigación».

1. Registra sus cosas. Compatibilízalo con la Constitución.

2. Analiza su Instagram. No le des a Me gusta a todas las fotos que igual sospecha.

3. Actúa con naturalidad cuando hables con él. Que no te vea tomando notas.

amigo_invisible_bfacemag_navidades

4. Aprovecha para conocerle más, pero sin pasarte. Que lo empieces a llamar por las noches va a ser raro, tampoco hace falta que fuerces.

«Me gustaría que me contaras tu vida desde los 11 años en adelante»

5. Personaliza el regalo. Quieres aspirar a hacer lo que hacen los manitas de los tutoriales de Youtube pero eso te queda muy lejos. Tú escribe su nombre en el papel de regalo con letra bonita. En las «ies» pon corazones. Marcarás la diferencia.


Ahora habría que hablar de cómo poner cara de que te gusta el regalo cuando te den el tuyo. Sonríe mucho, di que te encanta incluso antes de saber qué es, comenta lo bonito que es el papel de regalo para ocupar el silencio incómodo. Si está muy bien envuelto proyecta la atención de tu público hacia otra parte:

«¿Os habéis fijado alguna vez lo verde que es ese ficus?»

Continúa. Refuerza el mensaje cuando lo descubras añadiendo un «yo me quería comprar uno» o un «me hacía mucha falta».

Y ya está. Ya has cumplido. Guarda los regalos que te han hecho y no te gustan para regalarlos tú el año que viene. Sé tú la tía Conchi de alguien.

La insoportable levedad del saber qué somos

cómo saber si sois novios

Tenemos carrera, máster, dos idiomas y un curso de Groupon de community manager, pero cuando zarpa el amor te quedas en blanco y te quieres ir sin pagar la cuenta.

como-saber-si-sois-novios-bface

No estamos acostumbrados a que las cosas salgan bien. Huimos de los que quieren pasar los domingos con nosotros y buscamos a los que comparten un sábado con cualquiera (Esto último puede acabar en una movida).como-saber-si-sois-novios

Ha llegado ese momento en el que no quieres compartirle con nadie. Necesitas definir vuestra relación. El caso es que sospechas que le gustas un poquito porque la semana pasada te llevó al Parque de las Tetillas a comer castañas asadas mientras veíais atardecer. En el momento más inesperado se arrodilló para pedirte matrimonio, apareció la tuna cantando Clavelitos, junto a tu familia y amigos (que vinieron desde Jaén a presenciar el momento), Isabel Gemio y tu perro Maxi (al que echabas un montón de menos).

como-sabeis-si-sois-novios-bface

Aún así, después de todo esto, tienes dudas de si lo vuestro va en serio o no. Exagero para que veáis lo monguers que podemos llegar a ser y también porque soy andaluza y la hipérbole me corre por las venas.

como-sabeis-si-sois-novios-bfacemag

Estáis en ese punto. El principio. Donde hacéis cosas de novios pero cuando alguien te pregunta lo niegas y le quitas importancia, aunque en el fondo sientas la necesidad de aclarar qué sois. Rollete, amigovio, follamigos, amigos con derecho a roce, amantes bandidos, petitsuises, ovnis, ALGO. No es que te importe, sólo es por apuntar la fecha en tu agenda. Para organizarte más que nada.

la-irresistible-levedad-de-saber-que-somos

Estas son las evidencias que confirman que sois novios

1. Os dais los buenos días. Las buenas noches se dan a cualquiera.

2. Os veis incluso entre semana.

3. Utilizáis los emoticonos con corazones.

4. Hacéis la cucharita. Y suspiráis.

5. Ups, me he dejado esta camiseta de pijama en tu casa.

6. El lado derecho de la cama ya te pertenece.

7. Le recibes en chándal cuando va a tu piso.

8. Os llamáis por teléfono. Seréis antiguos. ¿Qué será lo siguiente mandaros cartas por correo postal?

9. Salís por vuestra cuenta pero volvéis juntos a casa. El alcohol os une.

10. Conoces a sus amigos y él a los tuyos. Si los dos grupos se conocen entre ellos es que estáis a un paso de compraros un piso en Torremolinos.

11. Te pasas al Nesquick porque sabes que le gusta más.

12. Te acompaña a conciertos en los que no se sabe ninguna canción.

13. Habéis marcado un tope de presupuesto para los regalos que os haréis en Navidad. Esto lo decidisteis en agosto.

14. Te insinúa que quiere que le acompañes a la boda de su mejor amigo


Luego está la opción de preguntarlo de broma. Y pedírselo de broma. «Jajajajajajajajajajajajaja». Así todo el rato sin parar. Si no, te toca esperar a que su madre te invite un domingo a comer paella.

Pero yo me pregunto, ¿qué importa lo que seáis si cuando te sonríe te hace sentir que estás en casa?

OMS, tú tan veggie y yo tan cerda

carne OMS, recomendación carne OMS, amor carne, amor embutido

Ya no sé lo que es sano. No tengo en quién confiar. Mi madre dice que estoy más delgada pero los vaqueros me aprietan más. Nos quitan el azúcar para ponernos la sacarina y luego resulta que tiene el demonio dentro y hay que tomar stevia. ¡Hay que tomar mucha fruta y verdura! Pero lechuga por la noche no que retiene líquidos. Plátano menos todavía que tiene azúcar como para enterrarte. ¿Coliflor? Tú mismo.

Doble moral. Son muchas contraórdenes, me voy a pique.

tu-tan-veggie-y-yo-tan-cerda

La Organización Mundial de la Salud esta vez ha ido muy lejos. Se han metido con la carne roja y la procesada. Las barbacoas, los días de resaca, las meriendas-cenas y Galicia lloran sin parar.

Procesar consiste en transformar las cosas química, física o biológicamente. Mi hipocondría estuvo a punto de tomárselo en serio pero luego le pegué un bocado al fuet y me puse buena.

yo_tan_veggie_y_tu_tan_cerda_bfacemagazine

Vale que le quite «lo blanco» a la carne y al embutido. Vale que empape la carne una vez cocinada en papel para quitarle «lo que chorrea». Vale que le quite lo quemado porque el socarrat también sea muy de acabar con tu vida. Pero no pienso ceder más.

Y cuando no es la OMS es la rumorología popular. Calentar la comida del taper en el microondas, las chuches hechas con petróleo o la panga del Mercadona son sólo algunos de esos rumores que sólo Cristo Dios sabe si son ciertos.

Estar en la cúspide de la pirámide alimenticia no es un camino de rosas. Hay que mirar con lupa el origen de lo que comemos, los aditivos y lo más importante, las trazas de frutos secos. Eso es lo que le da el color hospital a las carnes embasadas de los centros comerciales.

Elige vivir. Monta una granja y autoabastécete.

tu-tan-vegetariano-y-yo-tan-cerda

Entono un réquiem por el salchichón, por el olor de la parrilla, por los bocadillos con pan de chapata, por el jamón de las bodas, por las hamburguesas que van al peso y por el entrecot que nunca compras porque no puedes pagar pero que seguro que sabe delicioso. (De las salchichas nadie dice nada porque ya se sabía que no podían ser trigo limpio. Así tan redondas y tan compactaditas).

La OMS define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Estado que yo sólo alcanzo con el sexo o con un bocadillo de chorizo pamplonica.

OMS, tienes que ser más cerda.

He visto colas que jamás creeríais en el Primark

Tiendo a hacer cosas que digo que nunca voy a hacer: nunca voy a hacerme Tinder, este es el último bote de leche condensada que me bebo a morro, nunca más me voy a pelear con los seguratas del Ocho y Medio…

En esta línea de negación también dije que yo pasaba de ir a la inauguración de Primark en Gran Vía /praimark//primárk/. Y como he explicado, mi cuerpo se toma el “yo nunca” como un NO HAY HUEVOS.

Las colas del Primark

Y allí me planté. En esos momentos me sentía nini, Mari de Carabanchel y fan de Auryn todo junto. Pensé en no moverme para pasar desapercibida, que es un consejo que aprendí en Jurassic Park, pero era imposible teniendo en cuenta que la que estaba a mi lado era la que iniciaba las olas. Me planteé seriamente el irme (y el devenir de la especie humana) cuando llegó un animador que quería convertirnos en el público de la Ruleta de la Fortuna.

he_visto_colas_que_jamas_creeriais_Primark_3

Recé para que ningún conocido pasara por allí y me viera. Era mi guilty pleasure, las tres tabletas de chocolate después de comer, la recena, el desayunar dos veces, el McDonalds de las 6am, la salsa que te sobra para mojar pan… TENGO HAMBRE.

he_visto_colas_que_jamas_creeriais_Primark

Ya había estado en otros Primark pero ninguno en un edificio de estilo parisino con tanta historia de una calle tan emblemática. La experiencia prometía y, sino, pues al menos me ahorraba una clase de spinning porque eso parecía la escalera de Penrose.

Había oído que la ropa que había en esta tienda iba a ser menos barriera que el resto, como más londinense, cosa que no sé muy bien qué significa pero suena a que me lo iba a querer comprar.

El problema de que hubiera cientos de personas es que la mitad eran bloggers. Y que estaban hablando, eso también. Escuchar conversaciones ajenas mientras haces cola no alimenta el alma precisamente pero te ahorra datos del móvil.

Por fin me tocó entrar. En algún momento alguien decidió que era una buena idea repartir globos y, claro, las fanses ya locas perdidas. Yo me llevé uno a mi casa.

he_visto_colas_que_jamas_creeriais_Primark
Mirad qué contenta está

Dos horas, 35 kilómetros y cuatro Snapchats después tenía mis capturas conmigo. Ahora faltaba lo más difícil: pagar.

La cola es más lista que tú y eso te jode

Atención, que tengo la fórmula para adivinar qué cola es la que avanza más rápido:

Nº de personas + nº de prendas/nº de dependientes-nº de dependientes torpes y todo eso lo multiplicas por las que van a pagar con tarjeta y lo sumas a las madres y a los novios que guardan el sitio

No es refutable; si queréis refutar os inventáis una vosotros y os autorefutáis.

Ah, ¿que qué es lo que compré?

  • Un quita pelusas
  • Ropa interior
  • Una camiseta básica blanca
  • Un pijama de pelillo
  • Un delantal de Frozen

Yo tampoco veo a Londres por ningún sitio. Pues eso, que aunque el Primark se vista de seda…

Ahora tengo todas mis esperanzas puestas en que abran un Mercadona en Gran Vía.

Lo que te escribí después del Jäger

Domingo de resaca

Abres lo ojos como lo hizo el Dr. Shepard en el primer capítulo de Lost. Después de lo que bebiste anoche podrías estar en cualquier isla y haber formado una familia pero por suerte estás en casa, en la tuya.

Estoy segura de que la primera persona que dijo Me cago en la puta fue porque se despertó con resaca en casa de otro ser. The perezest ever.

Domingos de resaca

Si el caso es que la teoría te la sabes; sí, te la sabes pasar por el forro. Cuántas veces has comprobado en tus carnes lo que pasa cuando mezclas churros con merinas. Ni recuerdas ya los domingos de temblores de la muerte que llevas a tus espaldas, pero aún así, es sonar La Gozadera y antes de que Miami te lo confirme estás con tus amigos y algún desconocido en la barra bebiendo un chupito de Jäger. Y has pagado tú.

Domingos de resaca

Secuelas físicas aparte, hay todavía más motivos para sentirnos víctimas de este licor que embelesa. Es una lástima que tu móvil no haya aprendido a hacer la cochinilla cuando bebes porque de repente te crees Gongorino y sientes esa necesidad de mandar literatura a los contactos más tabú de tu Whatsapp.

Domingo de resaca

Y ahí estás tú, mareando un plato de pasta en el sofá, dudando entre seguir comiendo o reunirte con tu amigo Roca, mientras revisas todos los microrrelatos que escribiste anoche y los audios que grabaste que bien podrían pasar por los sonidos que emiten dos abejonejos manteniendo relaciones. Y te odias a ti mismo. Y a las cosas en general.

Domingos de resaca

Sí, eso lo has escrito tú

 

El doble check azul te apuñala nada más despertarte. Es real life. Vamos a ver quiénes han sido los afortunados que han recibido tu superconsejito de la noche, en grado ascendente de gravedad.

[vc_row][vc_column][thb_border][vc_column_text]1. Mamá

Empezaste tú grabándole un audio pero lo terminaron tus amigos, que son capaces de inventarse una canción con su nombre.

2. La persona con la que habías quedado al día siguiente

Mañana voy a estar malo.

Hay un audio de 1 hora después con la canción que sabes que le gusta pero sólo se te escucha a ti cantando como un gorrino.

3. Tu compañera de piso

¿Me robas comida?

4. Tu novio

No sabía yo que en las despedidas de soltero no te dejaran usar el móvil para llamar a tu novia.

A partir de aquí hay pullas de 15 en 15 minutos con pinceladas de quasi-insulto hasta que terminas por abrir el cajón de la mierda. Es maravilloso asistir a la progresión de la ira.

5. Tu fisioterapeuta

No sé por qué te estoy escribiendoooo. A mi amiga le gustas.

6. Uno de Blablacar

Cobrar 20 euros de Jaén a Madrid tiene cárcel. Y encima me dejaste en Opañel.

7. Esa amiga con la que no te hablas

Ha sonado Azúcar Moreno y me he acordado de ti. Te echo de menos aunque fuiste un poco puta.

8. Tu jefe

Paco, se sabe algo de lo míoooooo????

9. Tu ex

¿Has salido?

Y entonces le cuentas que te has enfadado con tu novio.

A ver si echamos un café un día.

Llega el resquemor.

Me han dicho que estás con Sara. Menos mal que no la podías ni ver. Bien que me la ponías verde.

Y así hasta la dignidad cero.

[/vc_column_text][/thb_border][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][thb_gap height=»30″][vc_column_text] ¿Por qué no vemos el peligro? ¿Por qué nos parece todo buena idea? Lo mejor es que no intentes enmendarlo, ya retomarás las conversaciones el próximo sábado.   [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]

En esa vuelta al trabajo me maté yo

El final del verano llegó y tú partirás. Es una canción. Cantar es salud. Canta.

en esa vuelta al curro me mate yo

Anda, sí. Canta porque si no, vas a ser consciente de que mañana vuelves al trabajo y vas a querer hacer cosas feas. Feas del tipo poner una lavadora con ropa blanca y de color mezclada o tomarte un vasito de anís después de un vaso de leche. Estás loco o qué te pasa. Frena un poco.

Hoy he vuelto al trabajo después de mis 15 días de vacaciones y la oficina seguía en pie. Pensar en una demolición inexplicable del edificio me hizo coger el sueño la noche de antes. Pero los sueños, sueños son y allí estaba, donde siempre, molestando.

en esa vuelta al trabajo me mate yo

Como acabo de conocerte y ya te quiero, voy a prevenirte de todos los males a los que te vas a tener que enfrentar el día de tu reincorporación. Para que seas siete veces más fuerte que ellos y te marques tres puntos colega.

Cuidado, esto puede pasar

1. El día 1 cae en lunes. Para esto nadie está preparado. Ni siquiera Mr. Wonderful ni @ifilosofia.

en esa vuelta al curro me mate yo


2. Tu despertador sigue de vacaciones en Almería. Tú recuerdas haberlo puesto PERO.

en esa vuelta al curro me mate yo


3. Han cambiado al portero de tu oficina. ¿Dónde está ese entrañable anciano que te daba los buenos días con un Werther’s Original?

en esa vuelta al trabajo me maté yo


4. Tus vacaciones ≠ las vacaciones de tus compañeros. A ver, Roquetas de Mar está bien, con sus roquetas, su mar y eso; pero nada que ver con nadar con delfines en las Islas Seychelles o hermanarse con una tribu de Tailandia.

En esa vuelta al curro me maté yo


5. Tu jefe ha ido al mismo sitio que ellos. Se toman el café hablando de sus putaspasadas de aguas turquesas. Tú mientras miras Groupon.

en esa vuelta al curro me maté yo


6. La limpiadora también ha estado allí. ¿Te está mirando por encima del hombro? ¡Te está mirando por encima del hombro! ¡¿Eso que leo en sus ojos es condescendencia?!

En esa vuelta al curro me maté yo


7. No te han traído nada. No sé por qué la gente no se toma en serio lo de ‘traeme algo bonito’. Triste es de pedir, pero más triste es de robar.

En esa vuelta al curro me maté yo


8. Todos están más morenos que tú pero menos gordos. Exceso de crema protectora, alguna tormenta de verano y demasiadas cenas después de las meriendacenas.

En esa vuelta al curro me maté yo


9. Bandeja de entrada con lista de espera. Un número de tres cifras te anuncia que tu correo automático de out of office no ha calado. Para situaciones desesperadas, medidas desesperadas: el año que viene quita el emoticono de sonrisa con coloretes en el asunto del mail.

En esa vuelta al curro me maté yo


10. La nueva. Entró mientras que estabas de vacaciones y ahora es popular, hace coñas que no entiendes y te ha quitado tus mejores bolis.

En esa vuelta al curro me maté yo


La depresión posvacacional no está tan mal si lo comparamos con beber detergente. Así que arriba ese ánimo, copón. Vete de afterwork y déjales a todos flipando con los vídeos que grabaste cuando te bañaste con bandera amarilla.

Este artículo puede contener trazas de ira. Consumir preferentemente antes de septiembre, antes de que te reincorpores al curro, antes de haber llegado a las manos con tu compañero cuñadista.

La vida vista con los ojos de un hipocondríaco

La vida vista con los ojos de un hiponcondríaco

Los hipocondríacos. Creadores de historias. Sufridores crónicos. Lectores aférrimos del horóscopo. Hoy estos versos van dedicados a ellos, seres asustados por el devenir clínico que temen morir de tanto amor o de un leve dolor en el pecho, (que por cierto, eso son gases que ya googleé yo en un panic moment).

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Sí amigos. Yo fui uno de ellos. Y de la hipocondría os digo yo que se sale. Llevo más de un año sin hacerme análisis de sangre y casi lo mismo sin teclear mis síntomas psicosomatizados en Internet. Esa palabra me la enseñó la gente que me tomaba por loca; gracias por tanto.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Están por todos lados. Seguro que tienes algún conocido que lo padece y tienes que ayudarle antes de que se vaya de misionero a alguna isla del Pacífico Sur.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Mens loca del coño in corpore sano

Y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, vas a empaparte esta guía para ponerte en la piel de estos héroes del sistema inmunológico. Así es la vida vista con los ojos de un hipocondríaco.

1. Siente aversión hacia los hospitales, las series en hospitales y los testimonios sobre gente que está en el hospital.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


2. El chequeo médico anual es un must. Tienen que hacer de tripas corazón y visitar un ambulatorio para saber si vivirán para ver pasar al Real Jaén a 2ºA.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


3. Se sienten seguros viviendo cerca de un centro de salud o teniendo un amigo que estudia medicina. Intentarán echárselo de novio. Solo lo conseguirán con el segundo.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


4. Automedicación qué bonito nombre tienes. Tienen un cajón en la cocina para las medicinas, un bolso anexo para los viajes y una balda en la puerta de la nevera para albergar sus medicamentos acumulados durante meses/años.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


5. Los excesos. No van a tomar nada que pueda perjudicar su frágil existencia; regla que solo se saltan en Navidad y cuando aprenden a hacer cupcakes ecológicos.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


6. Cuando hacen zapping y se topan con programas pertenecientes o relativos a Saber Vivir se quedan, arquean las cejas y archivan mentalmente miles de síntomas de enfermedades que, desgraciadamente, comenzarán a padecer ellos media hora después.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


7. No son amigos de las aglomeraciones. Son de desmayo fácil.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


8. Te juzgan y te miran con cara de preocupación. Tienen recursos testimoniales y documentados de gran fuste procedentes de la amiga de su tía/el vecino del quinto/el hijo bastardo de su primo lejano…

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


9. Los deportes de aventura y riesgo, los parques de atracciones llevan la palabra muerte escrita en la letra pequeña.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


10. Exageran más que una madre andaluza y toda la culpa es de Yahoo respuestas. Cuando crea que le quedan dos meses de vida por ese dolor de cabeza sácale a pasear. Pero cuidado, si lo proteges demasiado querrá casarse contigo.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Respétales, son los únicos seres que guardan las dos horas de digestión pasados los 14 años.

 

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y Destino Final

¿Alguna vez habéis probado a buscar una imagen en grande de Destino Final que no de asco? No la busquéis porque NO EXISTE. A lo que iba.

Si crees que no puedes odiar a nadie más que a los que te llaman a la hora de la siesta, a los que usan cilantro o a los que fabrican la 38 como si fueran una 34 vete de vacaciones con tus amigos y, en algún momento, desearás que una ola se trague a 2/3 de ellos. El que te queda es el que conduce de vuelta a casa, pero que sepa que vas a ser un copiloto horrible.

Si eres el que se encarga de organizar el cotarro empezarás a vivir la fiesta de la amistad en el preverano. Lo preguntaste en marzo, intentaste reunirles en abril, hiciste un grupo de Whatsapp en mayo con una calavera de imagen principal, le cambiaste el nombre a ‘sexo gratis’ para que te hicieran caso en junio y, ¿de qué sirvió? De nada o para criticar a la que siempre se raja y no está en el grupo.

por qué tus amigos te caen peor en vacaciones bface

Da igual lo que hagas. Siempre va a haber alguien al que el destino le parezca demasiado caro o demasiado lejos. Y se quejará y tú solo pensarás en que decidáis lo que decidáis le vas a dejar abandonado en la primera gasolinera que encuentres.

Total que todavía no habéis puesto un pie en la playa y ya presagias que lo que en un principio iba a ser Verano Azul se va a convertir en Destino Final.

Así que para que hagáis friendship building antes de salir os dejo las frases que pueden desencadenar peleas nivel ‘dónde están los papeles de la paella’.

Top 15 peleas en vacaciones

1. Ponme el dinero tú y luego te lo pago. No les escuches, te están mintiendo.

me debes dinero bface


2. Solo hay un juego de llaves. La prueba de inmunidad ha comenzado.

vacaciones con amigos bface


3. «Me gusta el camarero». «A mi también». Pues nos matamos.

vacaciones con amigos bface mag


4. Cosas importantes: coger taxi o ir andando, playa o piscina, quién se lleva la plancha y quién el secador, pasta carbonara o boloñesa.

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y destino final bface 4


5. Es que desde el mes pasado yo ya no como carne. La típica amiga que ha decidido hacerse vegetariana en verano. Pero que pavo sí come, la tía.

vacaciones con amigos verano bface


6. ¿Pensáis que he engordado? Abrázala, no te rías.

Vacaciones con amigos Bface Magazine


7. Me estáis haciendo el vacío. Ese amigo sentido puede dividir el grupo, cuidado.

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y destino final bface 5


8. Yo fregué ayer. Al reparto de las tareas domésticas sería conveniente invitar a Pedro Aguado.

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y destino final bface


9. Me debes 4 euros. A esta frase se suele contestar con otro reproche, cuanto más del pasado sea más tragedia.

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y destino final bface 7


10. Me tenéis hasta la polla. Y portazo. Ya está.

me teneis hasta la polla bface


11. Ese plan es un aburrimiento. Nada es lo suficientemente guay para esa amiga. Dejadle que se meta en la piscina sin guardar las dos horas de digestión y que la vida decida su final.

Georgina-Gossip-Girl-Jesus


12. No hay Coca Cola, hemos comprado Cola La Gaviota. Los tacaños hacen llorar al niño Jesús.

vacaciones con amigos


13. ¿Que yo ronco? Se empeñan en negarlo año tras año pero por la noches temes morir absorbido.

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y destino final bface


14. ¿Quién se ducha primero? Comienza el Grand Prix.

en que se parecen las vacaciones con amigos y destino final


15. «Sólo subes las fotos en las que sales bien tú». Encima tiene enlazado Instagram con Twitter, Facebook y la pantalla del cine de verano de Torrevieja.

selfie bface


En realidad no quieres matar a ese amigo. Le quieres. Le odias a ratos pero le quieres también. Por eso antes de que llegue la sangre al río:

Qué tienen en común las vacaciones con amigos y destino final bface 6

Hay un amigo en ti.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies