De cuando vibramos con el Low Festival

Estuve en Benidorm y me acordé de vosotros, sobre todo cuando tenía que ir corriendo de un escenario a otro para verlos a casi todos y poder escribir luego con un mínimo de criterio.

Low Cost Festival 2015_Bface Magazine

Lo que da de sí un césped. Tanto como para ser la alfrombra roja verde de 70.000 personas durante los tres días que duró el Low Festival. Pero si una ciudad del levante puede aguantar los cientos de rascacielos noventeros, seis escenarios más tampoco le podían suponer mucho.

Full atracaba a los primeros lowers y daba el pistoletazo de salida a 12 horas de conciertos. Cuando quisimos darnos cuenta ya estábamos con la salvaje de Zahara, que te conquista cuando la escuchas en casa y que cuando por fin la ves ahí arriba sientes ganas de pedirle matrimonio.

Estábamos preparados para tronar y Kasabian se trajo toda la armería para hacer mucho ruido. Fire! Abrieron fuego y danzábamos con rumbo a Copacabana. Allí nos esperaba Izal para presentarnos su nuevo single, que nos arrancaba a bailar y a cantar hasta que la mujer de verde les despidió.Low Cost Festival 2015_Bface Magazine

No había tregua. Incluso en los paseos hasta los escenarios principales los dj te robaban un baile con temazos a los que no podíamos decir que no. Hablando de propuestas que no puedes rechazar, hay que decir que los puestos de comida eran para aplaudir americanamente. Igual que lo de recargar la pulsera para pagar y regalar copazos a gente que acabas de conocer. ¡Era tan fácil!

El sábado se vestía de bandas míticas como Nueva Vulcano o Grupo de Expertos Sol y Nieve, que nos ‘dejaron vivir con alegría’. Los himnos vinieron con Dorian y su último disco 10 años y un día. Entre confeti nos entregamos a la banda catalana; no me pude sentir más adolescente.

Low Cost Festival 2015_Bface Magazine
¡Qué puta pasada de pulsera!

Seguíamos para bingo. The Libertines pusieron la música when de lights went out y demostraron que, a pesar de todo, han resurgido de sus cenizas y les ha quedado un ave Fénix bien bonico. Puedo tirarme haciendo juegos de palabras horas y horas, espero que sepáis perdonadme.

Al tercer día algunos se aliaban con las gradas y otros con las explanadas de césped para seguir los conciertos. Jero Romero o La Bien Querida eran una buena banda sonora para la puesta de sol; mención especial al ex Sunday Driver y su banda, que para el estilo pizpireto que tienen se lo gozaron en el escenario.

Pero llegó Supersubmarina y nos declaró la canción de guerra (¡juego de palabras!). Paradme ya. El caso que es fueron muy agradecidos con el público y  muy guapos y primorosos y no tiene nada que ver que yo también sea de Jaén.

Low Cost Festival 2015_Bface Magazine

Se fueron pero no lloré, y todo gracias a los bailongos de Delafé y las flores azules. Buenrollismo con chorros de arcoíris y letras de esas que dices ‘oh, es verdad’. ¡Qué compenetración! ¡Qué espíritu (santo)!

Esto no paraba. Varry Brava cogió el testigo y con sus ficus de fondo nos convenció para sumarnos a la fiesta y gritar juntos Oh, oui, oui!

Las madrugadas despertaban a los indecisos y los remolcaban hasta los primeros rayos de sol. Ley Dj, Elyella Djs y Buffetlibre fueron mis top 3 porque me hicieron apurar cada amanecer (ay, por verte amanecer).

Así ningún domingo es triste.

Pon un festival en tu vida.

Cómo desenamorarte de un desconocido

Del match al hecho hay un trecho y tú has visto mucho cine indie como para darte cuenta. Así que empóllate esta guía para ver las hostias venir.

Olvidate de mi_Como desenamorarte de un desconocido

Quedas con un chico. No ibas con grandes expectativas porque estás en esa etapa en la que te estás demostrando a ti misma que puedes estar sin nadie. Total que en una de esas incongruencias del ser humano te haces Tinder, un día con una amiga en plan cachondeo, CLARO, SÍ. Ay, el dulce placer del autoengaño. Nos gusta más que comer con las manos.

En la primera cita vais a cenar pero tú apenas pruebas bocado porque estás más pendiente de juzgar al chico con el que compartes las croquetas de boletus. Al tercer vaso de vino blanco sabes que después de salir del bar no vas a querer irte a casa, al menos no a la tuya.

Se te acaba de complicar la noche y las próximas semanas.

Stockholm_Como desenamorarte de un desconocido

20 polvos y 2 meses después estás jodida por tres motivos: por la práctica de la vida moderna de que te escriba él primero, porque te das cuenta que desde que le conociste no has vuelto a meterte en Tinder y porque el emoticono de la carita lanzando un beso que te manda por Whatsapp no lleva corazón.

Estamos gilipollas. Tú por creerte que vas de ‘Que no dejas que te quieran solo quieres que te abracen’ y él por ir de ‘Te debo un baile y no una explicación’.

(Estoy muy contenta porque ya he llegado a la mitad del artículo y todavía no he mencionado ninguna canción de Zahara ni la película de 500 días juntos. Ay, Summer, les putes).

500 dias juntos_Como desenamorarte de un desconocido

Si tú no me quieres tampoco te quiero yo a ti

Te has bebido todo el colacado con droja y ahora se te ocurren brillantes ideas como escuchar esa canción que sabes que le gusta de camino al trabajo.

A ver, espabila que se pasa el verano. Necesitas la guía definitiva para desenamorarte de ese desconocido; sí, desconocido porque de un día para otro te ha inundado la cabeza de preguntas que no tendrán respuesta. Crees que lo conoces porque te ha hablado de sus dramas familiares, porque sabes que desayuna leche con magdalenas y que odia que le toquen los pies. Crees que sabes todo de él porque te miraba y, joder, esos ojos no podían hacerte daño.

Alta fidelidad_Como desenamorarte de un desconocido

1. Desinstala Tinder.

2. Llora un poquito mirándote al espejo del baño, como a ti te gusta. Bien de drama.

3. Date un caprichito. No sé, cómprate un yate.

4. Sal a dar largos paseos por entornos verdes. Si ves parejas sentadas en bancos ponte reggaeton en el móvil y sal corriendo en zig zag.

5. Haz un Yes to all a todos los planes. Planes no suicidas.

6. Mantén tu móvil, tu cama y tu sofá en un segundo plano. El reposo equivale a tres discos de Iván Ferreiro seguidos.

7. Elimínalo de tus RRSS para no hacerte cuenta premium en el consejo 2.

8. Habla con tu madre. Seguramente acabéis discutiendo y te distraerá.

9. Ponte guapo/a. No ducha no party.

10. Aprende algo de ese desconocido. Saca una moraleja y no vale «todos los tíos son subnormales» ni «pues me paso a AdoptaUnTio».

No estamos locos, sabemos lo que queremos

Quien no se deje llevar pierde. Así que si detectas alguno de estos comportamientos haz una retirada o si no te veo en el siguiente post «Cómo convivir con 15 gatos en un piso de 30 m2».

  • El cagómetro. Yo no puedo darte lo que quieres porque soy errante, te canta él. Significa me hago caca cuando hablo de compromiso, te voy a dejar y dentro de 2 meses te vas a enterar de que me he echado una novia y ya conozco a sus padres.
  • El triángulo de las Bermudas. Hay aviones que desaparecen en Malasia y personas que hacen pum y se convierten en Chocapic. Detecta las señales que indican que mañana no van a estar.
  • Is this real life? No idealices o por lo menos no le hagas saber que lo quieres sacar en procesión.

Artículo elaborado con esta playlist de fondo. No apta para domingos ni para gente que acaba de dejar algún tipo de droga.

 

Esta historia no está basada en hechos reales pero sí estás ahí, que te jodan.

Cómo hacerte la Preysler sin ser tú nada de eso

Viña Esmeralda Bodegas Torres

Llega el verano. ¿Oyes eso? Sí, es tu móvil todo el rato avisándote de que tienes más planes de los que puedes pagar. Por eso, al final acabas tirando de lo de siempre, amigos con piscina, terraceo en el bar de tercios a 1,50 y excursión al campo/playa (la montaña a 40 gradicos, qué divinura eh).

Qué podemos aprender de la Preysler

Cuánta vanalidad, cuánta exaltación de lo terrenal y qué derroche de conformismo. De verdad, ¿no os incomoda la vida normal? Me niego a que nuestras noches de verano se reduzcan a cosas mundanales así que voy a contaros lo felices que son las personas con gusto por lo exquisito, el carpen diem y los novios 15 años mayores que ellas.  Un beso a Vargas Llosa.

Vale que no ganemos lo que la Preysler para el cosas útiles como pagar a alguien que me haga una pirámide de bombones, pero podemos tomar buena nota de esos detalles que harían nuestras veladas más merecedoras de un anuncio de Estrella Damn que de la portada de la revista Lecturas.

Qué podemos aprender de la Preysler

 

Las 10 cosas que deberíamos copiar de las fiestas de la Preysler

Cocktail atitude. Dicen que con eso se nace pero tiene que estar divertido hacer como que tienes todo controlado aunque sepas que solo te quedan dos botellas de vino frío porque la que tenías en el congelador ha explotado.


Vino blanco. Es el toque elegante al evento, hace las conversaciones más interesantes y a la gente más guapa. Si eres de esos que aún no ha cumplido esa edad como para tener buen vino para cuando vienen visitas de improvisto, prueba con el nuevo Bodegas Torres, Viña Esmeralda. Es muy importante que le cuentes a todo el mundo que vaya a tu casa que tienes un vino con nombre de joya para que te miren con ojos de ‘este tío/tía sabe lo que se hace’.


Copas dignas. Si hay un punto del que tenemos que tomar buena cuenta es este. En las fiestas de la Preysler no verás a la gente bebiendo en tazas del desayuno o en vasos de la Nutella. No más peleas por la única copa que te queda en pie en la estantería. Recuerda, Preysler thinking. Ve al IKEA y luego di con todo el morro que son de Zara Home.


Listas de reproducción premium sin “¿Qué música la pega a la lubina al horno?”. Sabemos que da mucha risa imitar con tus amigos los molestos anuncios de Spotify, pero eso tiene que pertenecer al pasado. Ahora eres el tipo de persona que tiene un vino delicado que reservas para momentos especiales.


Recena ilustre. Sustituye aquí el sandwich y el metasandwich por canapés. Sorprende a tus invitados colocándolos en pirámide.

A la Preysler también le entra hambre cuando bebe


Del ‘a tomar por saco se quede así’ a lo sofisticado. Viste tu casa para la ocasión. Luz ténue, vino blanco esperando en la cubitera y cojines limpios. Vamos, lo normal.


Más vino blanco. Venga otra copita pero siempre manteniendo la actitud cocktail.

Ademas no se si lo sabéis pero Viña Esmeralda, de Bodegas Torres, estrena botella e imagen que enaltecen su elegancia y feminidad. La nueva botella es única; su forma de gota evoca la delicadeza y frescura de este conocido vino blanco que toma su nombre del color esmeralda del Mediterráneo. Vamos lo más de lo más.Captura de pantalla 2015-06-27 a la(s) 19.05.01


Estar moreno antes que nadie. Lo pasamos siempre por alto pero cuando te quieres dar cuenta ya es verano y te han invitado a una súper fiesta en la finca de Rodrigo donde instan a traerte el bikini.


Jugar a ‘Yo también soy sumiller’. Saborea fuerte el gusto a flores, miel de acacia y fruta tropical, huele con mucha intención su aroma fresco y aprecia el inconfundible color del moscatel. Como extra puedes soltar conceptos al aire del sector vinícola como ‘Me gustan las mujeres, me gusta el vino y si tengo que olvidarla me voy y olvido’.


Hacer brindis sin tirar nada. Pues eso, que no es Pressing Catch, evita también las rimas obscenas relacionadas con tu posible éxito nocturno. Por el bien de tu audiencia, por favor, contén tu exaltación y brinda inclinando la cabeza como diciendo ‘ole tú’. Mira, así.Brindar con vino y la Preysler

Lo dicho. Que viva el vino.

Cinco horas con Juani

Madres, whatsapp, luz, fuego, destrucción

De las cuales 4 se las pasó «Escribiendo…»

Imagina el estereotipo típico de madre andaluza. ¿Ya? Vale, pues ya conoces a mi madre. Seguro que has pensado en el público de Canal Sur o en algún vídeo de Alguna Pregunta Mes. Sí, son presa fácil de zappings y creedme que Juani, aka copywriter de mi corazón, se merece uno para ella sola, este.

Podría haberme ido a cumplir con una de mis habituales tareas de mujer independiente como el curso de patchwork o las sesiones de electrocardio pero decidí sentarme y hacer eso que olvidamos en nuestro día a día: responder a mi madre por Whatsapp. Tanto me lo propuse, que me pasé cinco horas venerando el móvil, capturando pantallas y esperando, esperando un montón. Eso sí, descubrí que era un gran momento para tareas que alimentan el alma como doblar ropa interior o hacer salmorejo.

Antes de empezar con el zapping de Juani tenéis que saber el contexto de las señoras de Despeñaperros para abajo. Las identificaréis por cinco rasgos característicos:

  1. Exageran fuerte. Sobre todo en el ámbito del clima, la comida y los hechos improbables.
  2. Hablan alto, porque es su timbre de voz, no porque griten. Remarcarán esto último.
  3. Se escandalizan fácilmente: “¿¡Que bajas en Blacar [blablacar] con un hombre?! ¡¿Los dos solos?! ¡¿Que es médico?! Ah entonces sí, pero dile que no corra”.
  4. Ven programas de cantar. Esto no lo puedo explicar.
  5. DiooostesaaalveeMaríiiiaaaa.

Después de este manual os doy la bienvenida al grupo de ‘Familia’ que tengo con mis padres y mi hermano. El naming del grupo es predecible, lo sé, pero bien de coherencia.

  • Comerte así, frijolito. (Nunca me explicó lo que quería decir).

Escribir guasa, el concepto

  • El primer paso es reconocer que tienes un problema.

Una madre nunca falta a un mensajes en cadena

  • Ese edificio de más de tres plantas no puede ser de España.

Madres, whatsapp y geolocalización

  • Que no te falte de nada, hija caníbal.

Tu madre no quiere que pases hambre

  • La escatología es tan innombrable como Voldemort.

Escatalogía y madres

  • Así fue como me hice inmortal.

El frío se quita con leche calentica

  • DiooooossstesaaaalveeeMaríiiiiiaaaa

marido

Podrían haber sido más de cinco horas, pero sucedió algo que le puede pasar a toda madre multitasker. Y es que si tú doblas calcetines mientras hablas con ella, ella puede fregar toda la casa para que al final de la noche te pueda decir que es la primera vez que se sienta en todo el día.

Y así fue como el cubo de la fregona zanjó mi coloquio con Juani.

Voy a darle un fregao al móvil

Los límites de quererte a ti mismo

A mi madre le duele la boca de decirme que para que te quieran los demás primero tienes que quererte a ti mismo; pero macho, vamos a tener que ir poniendo diques al mar porque últimamente me estoy cruzando con Narcisos endemasía y estoy haciendo un ejercicio muy poderoso para no odiar al ser humano.

Es mentalizarze y quererze de verdad, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo a quererte tú mucho porque quieres también al que tiene a tu lao y todo zale de verdad de deporte.

Si la Generación del 98 se diera una vuelta por 2015 sus poemas serían lo más parecido a Mr. Wonderful. Que sí, que la vida es un regalo, el cielo es azul, el sol brilla y los pájaros cantan pero necesito algo de drama, y Álex Ubago estará de acuerdo conmigo. Hemos tomado demasiados cafés en tazas de CÓMO ME AMO.

Quiérete pero no seas hostiable porque al mundo no le importa todo lo que sale por tu boca. Alguien tiene que marcar los límites de quererte a ti mismo y rápido, antes de que los lunes se conviertan en una puta pasada.

Aprende a detectarlos y huye. Te damos tres pautas para que prejuzgues siempre que puedas. (Si te sientes representado en alguno de estos casos no sé qué decirte… Si deseas perdonarme manda 5 euros a hombre arrepentido al 742 de Evergreen Terrace. Dejo el perdón en tus manos).

¿Cómo reconocer a los egocéntricos 2.0?

1. Las biografías de Twitter.

Un volumen de información innecesaria que pide a gritos un “¿Ah, sí? Cuéntame más”. Normalmente referida a sus éxitos en la vida o el putoamismo en general, con hashtags muy locuelos y en inglés a ser posible.

Los limites de quererte a ti mismo_Molg


2. Las fotos de Instagram

El hábitat del selfie, de la perfección y del culto a sí mismo; vamos, de la insoportable levedad del ser. Primerísimos primeros planos de cualquier parte de su cuerpo y un número de poses proporcional al número de hashtags que adornan la foto #instayomimeconmigo. ¿De dónde sacan el dinero, el tiempo, las parejas ideales y los trabajos tan envidiables? Te preguntarás tú. Pues, amiguis, no es otra cosa que el resultado de mezclar la exageración con la inventiva y la flor que tienen en el culo. Con suerte se te irá el dedo y le darás a Me gusta para cargar su barrita verde de ego.

Muses los limites de quererte a ti mismo

 


3. Las conversaciones face to face

Te hablan, sonrisa de ajá. Te explican sus cosicas, asientes. Te dan ejemplos de cómo ser un crack, buscas un arma blanca a tu alcance. Te cuentan cómo todo lo que les pasa en la vida es una puta pasada. Te preguntas si el cable del cargador del iphone valdría. Te tocan el hombro, te abalanzas sobre él. 

Estos últimos son los más difíciles de combatir puesto que, por desgracia, no le puedes soltar un “Next” y volverte al autobús; y no, lo del cargador es jugársela.

gif next

Muy atento, pueden parecer personas normales con interés real en saber algo de ti pero, cuidado, porque su pregunta es un boomerang que desemboca en ellos mismos. ¡Son verdaderos maestros del “Pues yo…” “Ahora que lo dices, yo…”, “eso no es nada, yo…”. Ellos más siempre, no permitas que te hagan llorar. Fatal eso.

Ahora que sabes quiénes son emprende tu lucha.

Ningún cordobés fue maltratado durante la elaboración de este artículo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies