CASABASE: pan, cositas y tradición italiana al lado del Retiro

Casabase

Hace unos días estuvimos en Casabase y puedo afirmar algo con seguridad: los italianos saben cómo vivir la vida. Eso es así.

Julia Roberts lo descubrió en «Come, reza, ama» mientras se ponía las botas comienzo pizza, y bebiendo vino.

Yo también lo sé; por eso no pierdo la oportunidad de disfrutar de la gastronomía italiana siempre que puedo.

ADVERTENCIA: no nos hacemos responsables de que al leer este artículo comiences a salivar o te pongas a buscar vuelos a Italia para el próximo fin de semana.

casabase

Francesco y Angelica son los dueños de este particular local y llevan en Madrid desde 2013. Unos años más tarde decidieron abrir Casabase, un lugar para hacerle justicia a la auténtica comida y tradición italianas.

Casabase se encuentra muy cerca del Retiro, en la calle Dr. Castelo. Es un local pequeño, coqueto y que respira aceite y albahaca. Allí podemos comprar (y probar) productos 100% italianos.

Desde aceite, chocolates, embutidos, quesos, especias…y otros productos artesanales como el pan, hecho en uno de los pocos hornos de leña que quedan en Madrid.

casabase

Casabase tiene una parte de tienda y otra de degustación. Se puede desayunar, comer o tomar el aperitivo mientras practicas tu acento italiano.

Tienen una carta con tostas, bocadillos y ensaladas y, cuando el hambre aprieta y te apetece un poco de todo, es difícil decidir.

Así que, por mi parte, probé unos bocadillos y unas tostas que, la verdad, estaban riquísimos. A mí en mi casa, por más que compre mozzarella y jamón en el supermercado, no me salen así.

casabase

Porque Casabase se diferencia en sus productos, ya que buscan la mayor calidad en cada pequeña cosa que hacen.

Ahí estaba yo, mano a mano. Con un bocadillo con mozzarella, jamón de parma, aceite de oliva con limón y otro con queso de cabra a leche cruda y tomates confitados. Y, para mí, el plato estrella: unas tostas de speck con queso y miel fundidos.

casabase

Creedme si os digo que es difícil salir de allí con las manos vacías. Así que os recomiendo ir a primeros de mes, con hambre, con dinero y con hueco en la nevera.

Cómo no dar vergüenza en el gimnasio: 7 cosas que deberías evitar.

gimnasio

Septiembre significa muchas cosas: el comienzo del curso, la vuelta a la rutina, las primeras noches de frescor otoñal; pero hay lugares que en los meses de septiembre hacen su agosto particular: los gimnasios.

El gimnasio es ese local que ves de vez en cuando cuando bajas al chino a comprar cerveza y patatas y al que, incluso, te has acercado alguna vez a pedir información o a coger un folleto.

A finales de agosto los gimnasios se frotan las manos esperando a que cientos de personas lleguen de sus vacaciones desesperadas por bajar los excesos del verano.

gimnasio

Como si del primer día de rebajas se tratara, podemos observar un crecimiento excepcional  entre un mes y otro. Normalmente puedes entrar a cualquier clase o utilizar la máquina que quieras y ahora te tendrás que pelear y usar tus mejores armas para llegar primero y que no te quiten el sitio.

Locura.

Has intentado evitarlo durante el resto del año, incluso te saltaste la operación bikini porque según tu abuela parecías un ángel de Victoria’s Secret, pero ahora no te quedan excusas, sólo barriga.

gimnasio

Ha llegado la hora de apuntarte al gimnasio de tu barrio y, aparentando fuerza de voluntad, no dudas en planear todos los días que vas a ir y todos los retos que vas a superar. Hay muchos errores que puedes cometer y que pueden provocar que no quieras volver a pisar ese lugar.

Por eso mismo aquí te traigo 7 maneras de dar vergüenza en el gimnasio que deberías evitar:

Arrasar con la moda fitness. Vale, te has apuntado al gimnasio. Eso no significa que tengas que llenar tu armario incluso antes de empezar, con tops y mallas como si fueras una estrella del crossfit. Primero aguanta una semana, luego compra.

gimnasio

Meterte en tu primera clase y creerte Beyoncé. No vayas paseando tu trasero con esas mallas que te has comprado. En tu primera clase vas a perder el ritmo como todo hijo de vecino.

gimnasio

Caerte de la cinta. Cuando estás motivadísimo de la vida y empiezas a correr en la cinta como si fueras Forest Gump, cuidado. No serás ni la primera ni la última persona en caerse.

gimnasio

Hacerte fotos o vídeos mientras entrenas. Completamente innecesario. Los espejos que hay en las paredes no son para posar, de verdad.

gimnasio

Hablar con tu amiga Mari Carmen durante todo el entrenamiento. Todo el gimnasio se va a enterar de que el Johnny te ha engañado. Todo el mundo te odiará por hablar durante horas en vez de ir a hacer lo que tienes que hacer.

gimnasio

Creerte Hulk y fallar. Desmayarte, vomitar o derivados. Si empiezas yendo al gimnasio 4 horas al día no vas a aguantar ni lo que dura una clase de spinning. No te hagas el entendido, tú y yo sabemos que no puedes con esas pesas.

gimnasio

Saludar al buenorro o buenorra de turno y que no te devuelva el saludo. No, no te está mirando. Y si te está mirando es porque tienes la cara roja y empapada en sudor y estás a punto de caerte al suelo.

gimnasio

En definitiva, haz un poco lo que te de la gana, pero siempre con precaución. No queremos que no vuelvas a pisar el gimnasio por vergüenza ni que te rompas un brazo en el intento.

 

 

 

¡Ya está aquí! La vuelta al cole en cómodos pasos

vuelta al cole

El Corte Inglés lleva anunciándolo durante meses y en el calendario van pasando los días. Pero parece que tú todavía no estás preparado para la vuelta al cole.

Deja de llorar sobre la arena y de intentar parar el tiempo con trucos de bruja barata. Nada ni nadie te va a librar de esta.

Yo, que era de esas que esperaban ansiosas el comienzo de las clases, te diré que no es tan malo. Al cole, a la universidad o al trabajo, la vuelta a la rutina te espera con los brazos abiertos. Es mejor que no mires atrás porque no te va a servir de nada.

Como si de la pócima para crear a las Supernenas se tratara, lo mejor que puedes hacer es afrontarlo con positivismo y con azúcar y cosas bonitas.

Por supuesto, hay varias cosas que no debes olvidar para que esta vuelta al cole te salga redonda:

En primer lugar tienes que lucir el moreno (o al menos el color de persona con salud y vitaminas) que has adquirido durante las vacaciones. Paséate con gracia. Talón, punta, talón punta. El colorcito en la cara te sienta bien, este es tu reality de supermodelo particular.

vuelta al cole

Enseña las fotos adecuadas. A nadie le interesan tus 400 fotos en Gandía (tu playa, tu alegría) o en la verbena de tu pueblo. A no ser que hayas estado en Tailandia o derivados, no te pases enseñando tus fotos del verano.

vuelta al cole

Sin embargo, si has estado en Tailandia sí, tienes carta blanca para dar envidia y para restregarle a todo el mundo tu maravilloso verano. También puedes invitarme el año que viene para que ambos seamos felices.

Elige la ropa que vas a llevar. Este era un ritual típico de mis vueltas al cole; los días previos pensaba concienzudamente en lo que me iba a poner. Nunca sabes con quién te vas a encontrar en el ascensor, a lo mejor te descubre un agente y soluciona tu futuro. La noche anterior deja la ropa preparada como deberías haberlo hecho toda la vida con tu uniforme del colegio de monjas.

vuelta al cole

Cárgate de tuppers. Si tienes que llevarte la comida – oh, mundo cruel – lo mejor es que empieces ya a preparar tus mejores platos y hagas hueco en el congelador. Cuando pasas las vacaciones con tu familia es una buena idea que dejes caer discretamente que al llegar a tu casa tendrás el frigorífico tan vacío como tu alma.

Con un poco de suerte te darán comida para entre 1 semana y 3 meses, depende de lo delgado que te hayan visto o la pena que les hayas dado.

¡A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre!

vuelta al cole

Plantéate metas. Este es el momento, cuando lo haces en Nochevieja ya es demasiado tarde. Septiembre es el comienzo del nuevo curso, que es mucho más importante. ¿Quieres apuntarte al gimnasio? ¿no vas a volver a dejar las cosas para última hora? ¿tienes en mente encontrar a tu amor verdadero?

Ya va siendo hora de que te centres, tía.

vuelta al cole

Disfruta del recreo. Oh, el recreo, dulce motivador de las juventudes. Tanto si estudias como si trabajas, tienes que aprovechar esos pequeños descansos en los que te tomas un café, una pieza de fruta – qué sano, qué bueno -, o decides pasar de todo y robarle las galletas de chocolate a tus compañeros.

vuelta al cole

Esto es importante: no te quejes. Has tenido que preparar todo, tienes sueño, se te ha caído el Cola Cao encima en el desayuno…BASTA. Está permitido que digas que tienes depresión postvacacional 1 vez, incluso 2. Pero de verdad, a nadie le importa.

Y no hay nada más horroroso que una persona quejándose continuamente.

vuelta al cole

Ahora sí, cárgate la mochila a la espalda y sal por la puerta con la cabeza bien alta: La vuelta al cole no podrá contigo.

Vas a arrasar por la vida.

[youtube id=»Fn1h3AQk_TQ» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]

7 excusas para comer helado en cualquier momento

excusasparacomerhelado

 

Comer el primer helado del verano siempre es un momento especial. Y el décimo también.

A mí lo que me gusta del verano es poder tomar helado sin que nadie me mire raro ni me juzgue por mis decisiones.

[youtube id=»1xtfCZENOhw» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]

 

Porque cuando en diciembre voy por la calle con un helado, guantes, bufanda y 4 capas de ropa, a algunos parece resultarles extraño.

Pero en verano todo es mágico y nadie juzga porque no quiere ser juzgado, o todo el mundo tiene buenas excusas para comer todos los helados que quiera sin necesidad de dar más explicaciones.

Si te cuesta expresar las razones que te llevan a disfrutar de tan delicioso manjar, te propongo unas cuantas. Sólo tienes que tener confianza en ti mismo para que todos te crean cuando las dices.

He aquí las 7 excusas perfectas para comer helado en cualquier momento:

Es un digestivo. Como el licor de hierbas. Cada uno elige lo que le viene mejor para bajar la barriga durante la siesta.

helado

Después de comer algo salado, mi cuerpo me pide dulce. Esta frase se puede usar como una necesidad vital que, en caso de no ser satisfecha, no te permitirá llegar ni a la vuelta de la esquina. Mi cuerpo no pide salsa, mi cuerpo pide un helado.

helado

Me ha dado un bajón de azúcar. ¿Eres diabético? no. Qué más da, todos tenemos necesidades.

helado

Me mareo con el calor. Así que necesito azúcar. Pon cara de tristeza, siéntate, coge un abanico y hazte la folclórica dramática.

folclorica

He comido ensalada. Esto significa que puedes permitirte comer cualquier cosa el resto del día, porque hará balance, equilibrio perfecto. Da igual que te compres 5 helados, porque está claro que se compensa con la ensalada.

helado

Me ha dejado mi novio/a o compañero sentimental. Te lo mereces y punto. Te mereces disfrutar de la típica escena de película americana que tiene como protagonistas a una tarrina de helado, a una cuchara y a ti.

drama

Luego lo bajo en la piscina. Esto es: mentira. Tú y yo sabemos perfectamente que en esa piscina lo único que vas  hacer es remojarte y, como mucho, lucir palmito en el borde mientras esperas que alguien te descubra.

juzgar

¿Contento?

Ya nadie podrá separaros, estáis hechos el uno para el otro. Elige una excusa, coge el monedero y baja al supermercado o al chino más cercano a reencontrarte con tu verdadero amor de verano.

Viva el helado.

helado

Pokémon Go: tu nuevo vicio y cada día el de más gente

Pokemon

La nueva droga del siglo XXI ha llegado al mundo en forma de videojuego. Quién nos iba a decir que en el 2016 Pokémon volvería a ponerse de moda.

Hace años, cuando éramos mozos y mozas y nuestra vida era sencilla y carecía de preocupaciones, jugábamos a ser Ash Ketchum en nuestra Game Boy Color.

[youtube id=»0HlRTfKxVAU» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]

Ahora, años más tarde y con un nivel de madurez que no creíamos posible, seguimos jugando a Pokémon.

Teníamos esa espinita en el corazón, la de no haber podido ser un entrenador Pokémon en la vida real. Nintendo lo ha resuelto. Ha hecho que miles de personas vayan por la calle sin despegar la cara de la pantalla de su móvil (durante más tiempo del habitual).

La gente ha salido de sus casas, móvil en mano, para jugar a un videojuego. Algo inimaginable cuando pensamos en los típicos gamers que se quedan horas y horas frente a la pantalla de su ordenador, consola o derivados, para jugar en la oscuridad.

pokemon

Como todo, hay ventajas e inconvenientes:

  • Ha conseguido sacar a la gente a la calle. Incluso a pesar de los casi 40ºC.
  • Ha revivido a los Pokémon. Nos han devuelto a la infancia/adolescencia/juventud (depende de la edad que tengas, no hay que prejuzgar).

Pura nostalgia.

  • Seguramente se convierta en una nueva forma de ligar. El nuevo Tinder.

¿Te gusta ese entrenador que te mira con ojos de deseo, fuego y pasión y que, además, ya va por el nivel 9?

  • Vas a hacer más km que Rajoy, for real. Los gimnasios se están vaciando y los fitboys y fitgirls se dedican a cazar Pokemons mientras consiguen unas piernas y un culo definido.

Pero…

  • Eso sí, se terminó lo de ir manteniendo una conversación mínimamente lógica por la calle. Si el whatsapp era malo para mantener una relación social real, esto es el fin.
  • Hay que tener cuidado, no serás la primera ni la última persona en intentar capturar un Pokemon en un sitio peligroso. Evita los acantilados, las vías del tren, las azoteas…lo lógico, mira por dónde pisas.
  • Si te lo descargas, acabarás comprando gadgets al por mayor para ir subiendo de nivel. Se te acabará el dinero y tendrás que comer arroz y pasta por los siglos de los siglos.
  • La batería y los datos de tu teléfono van a durar menos que una tableta de  milka con Oreo en tu casa. Calcula.

pokemon

Si todavía no te lo has descargado, huye, aún estás a tiempo de no caer.

Como dicen por las redes: la mitad de mis amigos se está casando y la otra mitad está jugando a Pokemon.

Sea como sea: hazte con todos.

7 personajes que encontrarás en la piscina

Con la llegada del verano y con los casi 40º de temperatura que tenemos en nuestro querido país, la gente sólo sale a las calles para dirigirse a la piscina.

Si no tienes la suerte de tener una piscina en tu urbanización, acabarás en una pública. Con lo que eso conlleva. Y es que es de saber popular que en la piscina siempre encontraremos una fauna urbana, llena de personajes característicos.

Cuando corras con tu toalla en la mano hacia el único sitio libre que has visualizado, fíjate en lo que te rodea. Niños, niñas, mujeres y hombres haciendo las delicias de cualquier sociólogo.

Quizás seas uno de ellos y todavía no te hayas dado cuenta.

Después de una exhaustiva investigación, he encontrado los 7 personajes más típicos:


Los que ocupan tu espacio vital

Las piscinas públicas siempre están llenas, da igual el día y la hora. Si has encontrado un hueco en el que poner tu toalla, éste se irá reduciendo progresivamente a medida que se coloquen a tu alrededor, cada vez más cerca, porque les da igual. Ten cuidado, empiezan tocando una esquina de tu toalla y acaban de ocupando tu casa.

piscina


Los divinos

Hombres y mujeres que van a la piscina con un look pensado, impoluto. Se dedican a pasear o refrescan sus pies en la orilla mientras mueven el pelo con gracia.

piscina


Los conguitos

Con los primeros rayos de sol ya se ponen morenos, y van a estar presumiendo y comparando su tono de piel con la del resto de seres humanos hasta el fin de los tiempos. (En realidad llevan morenos desde el mes de marzo, pero siguen vuelta y vuelta sobre la toalla).

piscina


Los icebergs

Esos seres que, a pesar de pasar horas en la piscina, siguen siendo más blancos que la sábana del anuncio de Ariel. Provocan el llamado efecto albedo.

piscina


Los gambas

Representan ese porcentaje de personas que a) no les da la gana echarse crema y acaban fritos o a la parrilla b) tienen la mala suerte de echarse crema protección 200 y aún así quemarse.

piscina


Las sirenas de agua clorada

Da igual que haya aforo completo en la piscina y que cada vez que te muevas te choques contra alguien. Van a nadar. Van a nadar y van a creer que están en una piscina olímpica, compitiendo entre ellos. Son las sirenas de H2O, excepto cuando tienen que parar cada 10 segundos para sortear a la gente.

piscina


El del slip

En singular, no suele haber muchos y destaca por lo minúsculo de su bañador. Otro ejemplo de esta especie es la que lleva tanga y hace topless con vistas al puesto de helados Kalise.


No nos olvidamos de los demás. Adolescentes que se tiran de bomba,  familias con niños,  señoras de barrio, socorristas y el resto de habitantes de la piscina pública. Y tú, ¿de quién eres?

 

Triana, el sabor de Andalucía en Madrid

triana

Este verano no voy a poder viajar a Andalucía a disfrutar de la vida mientras me tomo un salmorejo y pescaito frito, así que he tenido que buscar Andalucía en Madrid, y he acabado en Triana.

Triana ya no está en Sevilla, ahora está en el centro de Madrid. Concretamente, en el número 31 de la calle Menorca, a pocos minutos del Parque del Retiro.

Triana abrió hace casi 10 años en Madrid, por lo que no es raro encontrar sus mesas llenas de gente disfrutando del sabor 100% andaluz. Ahora, además, cuenta con una imagen más renovada y moderna.

Tanto si quieres comer, como si quieres tomarte un vino o una copa o disfrutar de su terraza,  se adapta a todos los gustos.

triana

Y, como compartir es vivir, sobre todo cuando a comida se refiere, mi recomendación más sincera es pedir varios platos y raciones y probar de todo un poco.

No hay que ser egoísta con tus compañeros de comida, sabemos de sobra que siempre acabas mirando el plato de otra persona con ojillos recelosos y arrepintiéndote de tu elección. Aprovecha y pide todo.

triana

No pueden faltar platos como el salmorejo, el cazón el adobo, las tortillitas de camarón o los flamenquines. Platos tradicionales y sencillos que siempre nos hacen la boca agua.

La carta es bastante amplia y es difícil elegir qué pedir cuando lo quieres todo. Además, su menú del día es muy asequible, cuesta 12,50€ y tienes bastantes opciones para elegir. Para el postre siempre hay hueco, sobre todo si incluye tartas de queso o de manzana; eso es así.

En general, un sitio cómodo y actual en el que disfrutar de la tradición andaluza sin tener que viajar. Sólo me faltó el mar y la música para que la experiencia fuera completa. Triana es un sitio para ir solo, con amigos, con tus padres o con la vecina del quinto; cualquier excusa es buena.

Cuando se te cae el móvil y ves tu vida pasar

La pareja perfecta: tu móvil y tú. Nunca antes habías querido a un objeto inanimado tanto como quieres a tu móvil, a la extensión de tu brazo, lo primero que miras por la mañana al despertarte y lo último antes de cerrar los ojos al acostarte. Con él vives en un paraíso que tiene como banda sonora Juntos de Paloma San Basilio: lo vuestro es un romance como ningún otro.


[youtube id=»ucPi5jnmepE» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Pero, de forma inesperada, mientras estáis juntos viviendo un momento perfecto, se desliza entre tus manos (que de pronto se han vuelto de mantequilla y son incapaces de sostenerlo) y se aproxima a estrellarse contra el suelo.

Mundo cruel.

Tu regocijo se transforma en un drama y el tiempo pasa a cámara lenta. Ahora te has convertido en Céline Dion y gritas con furia porque, lamentablemente, no puedes hacer nada para evitar que tu amado móvil sufra una estrepitosa caída.


[youtube id=»NGrLb6W5YOM» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Miles de pensamientos se acumulan en tu cabeza mientras suena una balada, la banda sonora de tu vida se ha vuelto gris.

«Mierda».

«Cuánto tiempo hace que tengo este móvil».

«Cuánto dinero tengo en la cuenta».

«Cómo puedo explicar que no se ha roto por mi culpa».

«Tendría que haber contratado un seguro».

«Por favor, que no caiga boca abajo».

Pobre inocente, tú que piensas que la ley de Murphy no te va a afectar, y que tu bien más preciado va a caer boca arriba y ni un milímetro de su reluciente pantalla va a verse afectado.

Por supuesto que no, el móvil siempre cae boca abajo.

móvil

Mientras te agachas a recogerlo, rezas a todos los dioses que conoces y sudas más que aquella vez que te metiste a probar la clase de spinning. Aquí pueden ocurrir dos cosas sin importar la altura desde la que se caiga el móvil:

1. Que te quede alguna vida por gastar y el móvil esté intacto. En este caso da las gracias, recoge tu móvil y aléjate con cuidado, protegiéndolo con tu vida si es necesario.


[youtube id=»dQw4w9WgXcQ» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


2. Que el karma te castigue por tus malas acciones y ahora la pantalla de tu móvil se haya dividido en mil partes. Haberlo pensado antes, ya no hay nada que hacer, pero no perderás el optimismo e intentarás utilizar la pantalla rota hasta que te cortes un dedo y no quede más remedio que arreglarla.

Jurarás que la próxima vez tendrás más cuidado.

Pero todos sabemos que no lo tendrás.

[youtube id=»NrLkTZrPZA4″ align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]

Lo que no te atreves a hacer hasta que sales de tu pueblo

Tú, que has dejado tu pueblo o tu pequeña ciudad de provincia para adentrarte en la fauna madrileña. Olvídate del qué dirán; en Madrid tienes la libertad de hacer lo que quieras sin que Paquita la del bar de tu pueblo vaya a contarle a tu madre que su hija se emborrachó y dio el espectáculo subida en la barra como las camareras del bar Coyote.

capital city

En una ciudad grande, puedes vestirte como quieras. Por fin podrás ponerte esos zapatos de plataforma de 20 centímetros y purpurina o la camisa del año 1800 d.C que te compraste en una tienda de segunda mano. La gente no te va a mirar como si fueras el bicho raro.

Como mucho, te mirarán por la cantidad de divinidad y glamour que tenías escondidos y que ahora sacas a relucir. Eres el influencer de tu barrio.

chicas malas

Ponte a cantar o a bailar por la calle, en el metro o desde tu balcón de 1×1 metros. No hace falta que te presentes al casting de La Voz para dar un espectáculo y que la gente se gire al oírte berrear. Si eres bueno igual hasta puedes ganar algo para pagarte un café en Starbucks y subirlo a Instagram.

fullhousedance

No te preocupes, siempre puedes encontrar trabajo vendiendo algo. No es difícil encontrar trabajo si no tienes muy clara tu vocación. Tienes la posibilidad de convertirte en alguno de los perfiles más temidos: los relaciones públicas de las discotecas y los comerciales de ONG; quienes luchan incansables por ser los primeros en hablarte cuando sales de casa.

woodyallen

Puede que te cruces con personas bordes y sin energía vital, pero tendrás muchas más posibilidades de conocer a gente nueva.

Cuidado con sonreír a alguien y pedirle que sea tu amigo; que no estamos en una película y tienes pocas probabilidades de conocer a tu BFF o al amor de tu vida en el metro, sólo van a pensar que estás mal de la cabeza.

Salir de tu pueblo

Acuérdate de avisar a tus compañeros de piso antes de desaparecer y no pisar el suelo de tu casa en todo el fin de semana, porque sino puedes encontrarte con que han alquilado tu habitación durante unos días para amortizar tu pérdida.

Nadie te va a echar la bronca por dormir en casa ajena, sólo querrán conocer los detalles.

diary

Eso sí, lo más natural es gastarte todo tu presupuesto mensual en un fin de semana y tener que sobrevivir a base de arroz hasta final de mes. La cruda realidad de vivir en una ciudad grande, es que los precios son mucho más elevados, y salir una noche a darlo todo significará que tendrás que quedarte a pan y agua los próximos días.

A no ser que tengas un sueldo digno, entonces sal, amigo, sal y acuérdate del resto de nosotros en tus noches de libertad y desenfreno.

Siempre puedes volver al pueblo.

sin dinero

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies