10 películas LGTBI que deberías ver

2015 fue un buen año para el cine protagonizado por personajes LGTBI. La academicista La chica danesa llevó a un público generalista al cine. La Carol de Todd Haynes fue uno de los films más hermosos y estimulantes del año. La Tangerine de Sean Baker, nos mostró, desde el corazón del cine indie americano, el día a día de dos prostitutas transexuales. Y Desde Allá de Lorenzo Vigas nos recordó que no sólo se hace cine queer en los países anglófonos. Esta lista pretende, precisamente, visibilizar las historias LGTBI que se han rodado en las últimas décadas en otras cinematografías del mundo, más allá de la estadounidense y la británica. Obras de culto (e icónicas) como La vie d’Adèle, C.R.A.Z.Y. o la filmografía de Almodóvar, han dejado paso, también, a otras miradas, teniendo la firme intención de que éste sea el primero de una serie de artículos que exploren el cine LGTBI.

 

noord

10. Noordzee, Texas (Bavo Defurne, 2011)

La ópera prima del belga Bavo Defurne, nos sumerge en un pequeño pueblo costero en los años 70, para hablarnos tanto del descubrimiento del sexo y la madurez emocional, como de la familia, institución en permanente desestructuración. Así, Noordzee, Texas, es a la vez un coming of age y un drama familiar, salpicado por una especia de realismo mágico oscuro e hipnótico. Aborda temas habituales en las historias LGTBI, pero lo hace con personalidad.


desde alla

9. Desde allá (Lorenzo Vigas, 2015)

El cine latinoamericano ha explorado la psique y las existencias de personajes homosexuales desde hace bastantes años. Ahí están la cubana Fresa y Chocolate (Tomás G. Alea y Carlos Tabío, 1993), o la mexicana Y tu mamá también (Alfonso Cuarón, 2001). Las historias protagonizadas por personajes homosexuales han ido en aumento en los últimos años, con películas como, XXY (Lucía Puenzo, 2007), Hoje eu quero voltar sozinho (Daniel Ribeiro, 2014) o El tercero (Rodrigo Guerrero, 2014). En este caldo de cultivo, el venezolano Lorenzo Vigas estrenó el thriller Desde allá en el Festival de Venecia 2015, ganando el León de Oro. Desde allá es un thriller psicológico que sigue a un dentista que disfruta observando a hombres desnudarse para él, en una caótica Caracas. Hasta que un día se queda prendado de un chaval que sobrevive cometiendo pequeños hurtos. Desde allá viene a ser una Muerte en Venecia corrompida y sudorosa. El film no se ha estrenado aún comercialmente en España, pero cabe suponer que llegará a las salas a lo largo de este año.


80 egunean

8. 80 egunean (José María Goenaga y Jon Garaño, 2010)

80 egunean es el primer largo de ficción del dúo José María Goenaga-Jon Garaño, los autores detrás de Loreak, ese retrato intimista de la pérdida y del universo femenino. Temas que ya estaban presentes en 80 egunean, la historia de dos amigas de la infancia que se reencuentran en la vejez y entre las que surge (o quizás renace) una conexión especial. No es muy común ver en el cine historias sobre personas que están a punto de entrar, o se encuentra plenamente inmersas, en el último acto de su vida. Menos aún, si estas historias plantean debates sobre la sexualidad de sus protagonistas. Por eso 80 egunean es una película tan importante.


tomboy

7. Tomboy (Céline Sciamma, 2011)

Si bien el la exploración de la sexualidad en la adolescencia ha sido un tema recurrente en el cine, la reflexión sobre la identidad, la sexualidad y las emociones en la infancia, ha sido poco tratado hasta la fecha. Tomboy nos presente a una niña, con apariencia de niño, que juega a ser un hombre, aprovechando que se ha mudado con sus padres a una nueva casa. Pero ¿hasta qué punto la protagonista juega a ser un chico o es, en realidad, un chico? Tomboy es una apuesta arriesgada por hablar de temas que comúnmente son tabú, pero que están ya instalados en nuestras sociedades. No debemos tener miedo a cuestionar nuestra propia identidad y reflexionar sobre ella.


Ha-Buah

6. Ha-Buah (La Burbuja) (Eytan Fox, 2006)

El israelí Eytan Fox es uno de los cineastas queer más importantes del nuevo milenio. Desde Yossi & Jagger (2002), un drama bélico que hablaba de la homosexualidad en el ejército, ha ido tejiendo una filmografía que vincula directamente la situación sociopolítica de Israel y Palestina, con la lucha por los derechos de las personas homosexuales. De las zonas de conflicto a la liberal Tel-Aviv, Fox nos habla de su país, pero también de lo difícil que es amar cuando todo lo que rodea a los amantes está en contra de ese amor. Precisamente Ha-Buah (La Burbuja), nos presenta una historia de amor imposible entre un israelí y un palestino, con el odio entre dos pueblos y la violencia de fondo. Tierna y dura a partes iguales. La tercera película de Fox, tras la sensacional Lalehet al hamayin (Caminar sobre las aguas) (2004), peca de excesiva en su recta final, pero cala hondo.


El tiempo que queda

5. Le temps qui reste (El tiempo que queda) (François Ozon, 2005)

François Ozon, el enfant terrible del cine francés de finales de los 90, ha explorado, de forma persistente, los diversos tipos de relaciones sexuales que se establecen entre las personas en nuestros tiempos. Los personajes homosexuales son comunes en su cine, pero quizás el protagonista de El tiempo que queda, sea el que mejor, y más hondo, ha retratado. Romain se está muriendo, nadie lo sabe, pero sufre un cáncer terminal. Su mundo se viene abajo. Y en el tiempo que le queda se debate entre luchar por lo que deseaba conseguir o claudicar antes de la derrota final. Ozon, casi siempre excesivo, se contiene hasta construir un retrato intimista de la desesperación pero también de la esperanza que nace justo antes del final. El tiempo que queda duele, pero también emociona.


inconu

4. L’inconnu du lac (El desconocido del lago) (Alain Guiraudie, 2013)

L’inconnu du lac es una película extrañamente enfermiza, preñada de ese humor francés tan retorcido como absurdo. Un hombre acude a un lago, conocido por ser un lugar de cruising, y queda fascinado por un hombre, que cree que pudo haber asesinado a otra pareja sexual. Tras este arranque, asistiremos a un perverso juego erótico dónde la pasión y el peligro van de la mano. Guiraudie bebe del noir francés para construir un thriller psicológico áspero, tórrido y turbador, que no dejará indiferente a nadie.


amal

3. Fucking Amal (Lukas Moodysson, 1998)

Fucking Amal es, de las películas que forman esta lista, la más conocida dentro del queer cinema no anglosajón. Un clásico de la temática LGTBI por derecho propio. Fucking Amal, ambientada en la fría sociedad nórdica, nos muestra la vida de una adolescente insatisfecha y solitaria, que descubre, a través de la relación con una amiga, un sinfín de posibilidades, experiencias, sentimientos y deseos. Fucking Amal es una película extrañamente emotiva, implacable y comprometida. El film catapultó a Moodysson a la fama, convirtiéndolo en un autor a tener en cuenta dentro del cine europeo.


laurence

2. Laurence Anyways (Xavier Dolan, 2012)

El quebequés Xavier Dolan no es sólo uno de los directores más prometedores del cine actual, sino también uno de los autores más influyentes del mismo. Tras sus primeras 5 películas, ya se ha consolidado como cineasta de referencia. Su cine está plagado de personajes homosexuales en permanente conflicto con sus deseos. En Laurence Anyways nos relata el complejo viaje de una mujer transexual por ser ella misma, mientras lucha por mantener en pie la relación con su novia, que se ve golpeada por la necesidad de su pareja de vivir como la mujer que siempre ha sentido que es. A través del tiempo seguimos a unos amantes torturados, que intentan compaginar su amor y sus deseos, con la obligación de vivir en una sociedad que no es capaz de entenderlos. En su tercera película Dolan emprendió, sin duda alguna, un viaje a la madurez como narrador.


Happy Together

1. Happy Together (Wong Kar-wai, 1997)

¿Y si volvemos a empezar? Dos amantes viajan desde Hong-Kong a Sudamérica, en busca de las cataratas del Iguazú. Al final acaban anclados, atrapados en sí mismos, en su relación viciada, en Buenos Aires, la ciudad que está justo al otro lado del mundo. Se aman, se destruyen y sí, vuelven a empezar. Una y otra vez, en un tango emocional que nunca llega a su fin. Happy Together es una trampa emocional. El propio Wong Kar-wai estuvo atrapado durante el rodaje en Buenos Aires, incapaz de hallar la salida en su propia historia. Happy Together es una trampa, pero también un estado de ánimo: estar anquilosado sin ser capaz de librarte de tu propio bucle. ¿Quién no se ha sentido alguna vez atrapado? La quinta película de Kar-wai es la historia de una constante huida hacia ninguna parte. Nosotros somos nuestra propia cárcel.

Luís Ogando
Luís Ogando

Redactor

Periodista que no ejerce, doctorando a medio cocinar, picapleitos a largo plazo. Me crié en el ala oeste de una cueva que estaba a dos metro bajo tierra. Heredero natural de la loca de los gatos. Todo es mejor con queso y/o Allison Janney de por medio.

1 Comentario

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR