12 películas de instituto muy oscuras

Generalmente asociamos el subgénero de películas de instituto con comedias protagonizadas por animadoras, quaterbacks y estudiantes normales (y/o marginados). Estos últimos luchan por sobrevivir en el ecosistema que es un instituto, gobernado por los dos primeros grupos. Tras enredos varios y coqueteos con el lado oscuro de la fuerza, la moraleja final acaba siendo que lo importante es ser uno mismo. John Hughes sentó las bases del género y más tarde films como Clueless o Mean Girls, han elaborado diversas (y exitosas y divertidas) relecturas del mismo. Pero además de este ingente número de films, se han elaborado, sobre todo en los últimos años, películas que abordan el instituto desde el drama o el thriller, para mostrarnos su lado más oscuro.


Captura de pantalla 2015-11-03 11.59.4612. Confessions (Tetsuya Nakashima, 2010)

Este film japonés se convirtió ipso facto en una obra de culto con un gran número de fans. Un retrato cruel de la violencia en las aulas, en la vida. Una historia de venganza (una cuestión que obsesiona a los japoneses) en la que una profesora se venga de los alumnos que asesinaron a su hija siendo aún más monstruosa que los asesinos. Uno nunca sabe si Confessions hace una nauseabunda crítica de la violencia en la sociedad o en realidad está banalizando la misma. Si denuncia o si expande. Es un thriller psicológico lleno de giros que mantienen al espectador atento todo el rato, pero también es una película que puede resultar moralmente repugnante. Su conversión en fenómenos cinéfilo hace que merezca la pena verla. No podíamos hacer una lista sobre el lado más perverso del cine de instituto sin incluirla.


6665c-Detachment5

11. El profesor (Detachment) (Tony Kaye, 2011)

Tras rodar American History X, un film con el que crecimos toda una generación de cinéfilos, Tony Kaye estaba llamado a comerse el mundo. Sin embargo el mundo se lo comió a él. Ha sido Detachment, un film pequeño pero con un gran reparto encabezado por un sólido Adrien Brody, el que lo ha devuelto al mapa. La película sigue a un profesor sustituto en un instituto de un barrio pobre. En la película podemos ver los escasos medios, el desencanto del profesorado, la irresponsabilidad de los padres y la frustración de los alumnos. Una enmienda a la totalidad del sistema educativo público estadounidense.


maxresdefault

10. Animals (Marçal Forés, 2012)

Desde nuestra atalaya de adultos solemos fijarnos en los problemas psicológicos que puedan sufrir los adolescentes. Como si por ser adolescentes ya fueran, per se, sospechosos de padecer algún comportamiento extraño. Quizás estamos demasiado acostumbrados a que los medios nos hablen de adolescentes con problemas. Problemas que nos dan miedo. Y en lugar de darle la voz a ellos, los escrutamos desde fuera. En Animals el adolescente protagonista se siente muy solo, abandonado en medio de un paisaje rural. Zambullido en esa soledad termina por desconectar del mundo real. El instituto se vuelve así una sombra, un fantasma que está ahí, pero con el que no interacciona. Animals es una película oscura e hipnótica pero también cruda y desagradable. Al final, la espiral de drama psicológico en la que se sumerge el protagonista, termina por empujar al film hacia el exceso. Una pena. Aún así, vale la pena.


Captura de pantalla 2015-11-03 22.04.14

9. La ola (Die Welle) (Dennis Gansel, 2008)

Un profesor propone a sus alumnos un experimento sociológico: simular que están bajo un régimen autoritario que prioriza el sentimiento de grupo y las dotes de mando sobre todas las cosas. Lo que tenía que ser una reflexión sobre los valores de la democracia termina yéndosele de las manos al maestro, al llevar los chavales el experimento demasiado lejos. La ola, basada en un caso real, nos enseña cómo de frágiles somos ante la manipulación, cómo necesitamos de forma desesperada formar parte de algo, no sentirnos solos, aunque ello conlleve convertirnos en monstruos. Da miedo. Los alumnos cambian su forma de ser de una forma demasiado sencilla, pero desde luego es una película que te hace reflexionar.


vlcsnap-00004-198. Elephant (Gus Van Sant, 2003)

Mes sí y mes también vemos en las noticias algún tiroteo en un instituto o universidad estadounidenses. Es una lacra social de la que no quieren librarse (Dios bendiga a la 2ª enmienda). Una lacra social que crea mucho dolor y miedo. Se transforma así el instituto de espacio de educación y crecimiento vital en lugar de muerte. El Gus Van Sant experimental y críptico persigue a dos adolescentes que planean entrar a tiros en su instituto. El resultado es una película gélida, incómoda y terrible. Un retrato de la nada y de la frustración y cómo de esa mezcla surgen la muerte y el horror. El film ganó la Palma de Oro en Cannes y sigue siendo la mejor película del Van Sant no comercial.


sissy-spacek-carrie-stephen-king2

7. Carrie (Brian De Palma, 1976)

Si hay una película canónica en esta lista esa es la adaptación que hizo Brian De Palma de la novela de Stephen King. Carrie sacudió a medio mundo mostrándonos un instituto bañado en sangre. Literalmente. El film narra la desdichada vida de una chica atormentada en casa por su madre ultra-religiosa y en el instituto por sus compañeros de clase. A medio camino entre el drama psicológico, el terror y lo paranormal. Carrie dejó para la historia el baile de promoción más retorcido del cine y lanzó al estrellato a una descomunal Sissy Spacek. A veces el instituto nos da miedo, aquí nos dio pavor.


heathers-1989-winona-ryder-pic-5

6. Heathers (Michael Lehmann, 1989)

Heathers, titulada en España Escuela de jóvenes asesinos, es una obra fundamental del cine de la generación X, protagonizada, por supuesto, por su musa, una joven y magnética Winona Ryder. Ryder y Christian Slater se sumergen en una espiral de violencia en la que la misma parece ser una gran broma. Sin consecuencias, sin responsabilidades. Heathers es un film cuasi nihilista sobre la banalización de la violencia. También es un agudo retrato sobre el instituto no cómo lugar de socialización, sino de extrañamiento. Como selva en la que te mueves sin entender nada de lo que pasa a tu alrededor, temeroso de encontrarte con alguna trampa, despreocupado por establecer relaciones personales reales. La etapa del instituto aparece así cubierta por una niebla tupida que hace que parezca un mal viaje de maría. Como si no fuera real. El problema es que sí lo es. Y quizás cuando te das cuenta ya es tarde. O no.


reese witherspoon election5. Election (Alexander Payne, 1999)

Una alumna (Reese Witherspoon), obsesionada con el éxito, con ser la mejor, se embarca en una demencial carrera para ganar las elecciones a presidenta del alumnado de su instituto. Frente a ella se situará el profesor (Matthew Broderick) al cargo de dichas elecciones, que intentará, por activa y por pasiva boicotearla. Por el camino ambos sacarán a relucir todos sus monstruos interiores y todos los monstruos interiores del propio sueño americano. No lo intentes, sé el mejor. Lo que podría ser un drama, se convierte, en manos de Alexander Payne, en una descacharrante comedia negrísima que juega, exitosamente, a ser un thriller político de altura. Reese Witherspoon nunca estuvo mejor, a la vez graciosa y tenebrosa. El poder corroe y Alexander Payne nos lo enseña de la mejor forma posible, haciéndonos reír.


247944_entre-les-murs

4. La clase (Entre les murs) (Laurent Cantet, 2008)

Quizás estemos ante la película más realista de la lista. Laurent Cantet planteó Entre les murs casi como un film colaborativo, trabajando con actores no profesionales, con chavales de la calle. Construyó así una película que respira realidad por los cuatro costados. Una mirada limpia al sistema educativo francés, quebrado por la formación de barrios marginales en la periferia de las grandes ciudades y la escasez de medios. Entre les murs es, en realidad, una lección magistral sobre la Francia actual, sobre la marginación, la frustración y la desigualdad que la lastran. A través de una profesora idealista y de una clase llena de alumnos con problemas, Cantet dibuja Francia. Y no es un dibujo bonito el que firma. La película puso fin a dos décadas en las que ninguna obra francesa había logrado la Palma de Oro en Cannes.


tumblr_mcui6tI9mX1qabfqvo1_12803. Después de Lucía (Michel Franco, 2012)

Las personas podemos llegar a ser muy crueles. No sólo los adolescentes, como nos gusta creer a los adultos. Podemos llegar a destruir a alguien sin darnos cuenta, cegados por nuestro propio egoísmo. En Después de Lucía, Michel Franco nos presenta a una chica que se muda a una nueva ciudad junto a su padre y cómo su vida se deshace en mil pedazos. Después de Lucía habla de lo peligrosas que son las tecnologías, la desatención parental y el silencio ante las injusticias. Es quizás uno de los retratos más crudos y terribles sobre el acoso escolar que se hayan rodado jamás. Cómo si Haneke hiciera una película sobre un instituto. Algunas secuencias son tan repulsivas que resulta imposible no apartar la mirada. Pero justamente hacia ahí apunta Franco, no apartemos nunca la mirada ante la violencia que nos asedia.


Brasme2. Respire (Mélanie Laurent, 2014)

La ópera prima de Mélanie Laurent, narra la vida de una chica que de pronto se siente completamente fascinada por una compañera nueva de clase. Su mundo pasa, de inmediato, a girar en torno a ella. Eclipsa su  vida dejando en la oscuridad a sus propios deseos, a su familia, a sus demás compañeros de instituto. Se establece así una relación malsana de dependencia entre ambas. Un amigo llama a este proceso vampirización. Una persona te chupa la vida y tú no sólo lo consientes, sino que te entregas completamente a ello. A casi todo el mundo, alguna vez, una persona le ha cegado por completo, aprovechándose de esa ceguera. No es que alguien nos haga daño es que nosotros nos hacemos daño al entregarnos a la otra persona. Nos inmolamos. Para todo aquel que haya estado en esta situación, Respire será un film duro y le tocará hondo, en lo más hondo de sus propias tinieblas.


JGL-in-Brick-joseph-gordon-levitt-18649512-1200-675

1. Brick (Rian Johnson, 2005)

En Brick, Rian Johnson filmó una de las aproximaciones más curiosas al ecosistema que conforma un instituto. Lo hizo a través del neo-noir y del cine de mafias. Dibujando un instituto corroído por el crimen organizado. Chinatown en clave adolescente. El protagonista, interpretado por Joseph Gordon-Levitt, se disfraza de torturado detective para encontrar a su ex – novia desaparecida. Y en el proceso va descubriendo toda la miseria que se esconde detrás de las taquillas y los cuartos de la limpieza. Brick es una película especial, fría, retorcida y subyugante. Un ejercicio de estilo y una subversión de la idea de género cinematográfico. Al igual que otros films de esta lista (Carrie, Heathers…) tiene madera de clásico instantáneo, de película a reivindicar con el paso del tiempo. Brick se rodó hace 10 años y aún sigue siendo completamente única, deliberadamente extraña.

Luís Ogando
Luís Ogando

Redactor

Periodista que no ejerce, doctorando a medio cocinar, picapleitos a largo plazo. Me crié en el ala oeste de una cueva que estaba a dos metro bajo tierra. Heredero natural de la loca de los gatos. Todo es mejor con queso y/o Allison Janney de por medio.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR