5 monjas que lo petaron en el cine

Ser monja está de moda. Y si aún no lo está, lo estará. ‘Quiero ser monja’ llegaba la semana pasada a nuestras televisiones para revolucionar al país entero, deshacer estereotipos y confirmar otros tantos. Cinco jóvenes declaraban haber sentido la llamada al más puro estilo Claudia Traisac, y orgullosas, lo contaban por televisión. Por ello, es necesario recordarte en este tiempo de coyuntura monjil cinco monjas que en su día dieron mucho que hablar en el cine. ¿Con cuál te quedas?

Whoopi Goldberg en Sister Act.

Corría el año 1992 cuando la no-monja con más flow de San Francisco logró colarse en las pantallas de cine. La hermana Mary Clarence nos hizo bailar y cantar, y el éxito fue tal, que tuvo una secuela un año después. Esta monja/cantante de casinos, que ha hecho las delicias de Antena 3 durante muchas tardes de domingo en nuestras vidas, es de obligada referencia cuando pensamos en monjas del cine. Queremos tu vuelta, Whoopi.

Julie Andrews en Sonrisas y Lágrimas.

No podíamos dejar pasar el que ya es un clásico del cine musical. Y es que, aunque Julie Andrews siempre ocupará nuestros corazones como Mary Poppins (y quien lo niegue, miente), en The Sound of Music consigue también enamorarnos. Este film, inspirado en una historia real, consiguió llevarse cinco premios Óscar, aunque la pobre Julie, nominada a mejor actriz, no se lo pudo llevar. Sin embargo, tenemos que hacerle un hueco entre las mejores monjas del cine porque hasta ahora nadie ha conseguido ser tan empalagosa y adorable al mismo tiempo.

Chus Lampreave en Entre Tinieblas.

Pedro Almodóvar lo tuvo claro desde el principio. Chus debía aparecer en sus películas, y no dejó de insistir hasta que ésta cedió y se metió en la piel de Sor Rata de callejón, una peculiar hermana de la más peculiar aún orden de las ‘Redentoras humilladas’. Este grupito de monjas, dignas representantes de la movida madrileña, merecen ser recordadas, y más aún Chus, un ángel del cine español.

Gracita Morales en Sor Citroën.

Los 60 fueron los años de Gracita, que conseguía colarse en algún que otro papel de secundaria graciosilla de casi cualquier película española. Sin embargo, es en las carnes de la hermana Tomasa como mejor la recordaremos siempre. Son tantas las tardes de Cine de Barrio las que Sor Citroën nos ha dado, que no podemos dejar pasar el momento para premiarla como una de las monjas icónicas por excelencia de la historia del cine.

Concha Velasco en Teresa de Jesús.

Todavía corrían los años de Cuéntame cuando una joven Concha Velasco se ponía en la piel de Santa Teresa para rodar esta película, resumen de una serie de televisión emitida por TVE en 1984. Concha, que interpretó la vida y obra de esta santa con una crudeza admirable, pudo consagrarse con este proyecto como una de las actrices por excelencia que a día de hoy continúa siendo.

Jorge Abad Sánchez

Redactor

Aunque venga de Publicidad y RR.PP., estoy abierto a nuevos mundos. Nadie dijo que ser chico Almodóvar fuese fácil

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR