7 Reglas para fabricar un éxito de taquilla

La comedia española Ocho Apellidos Vascos se vendí­a como la “tí­pica españolada” y, para sorpresa de muchos (entre los que me incluyo) ha resultado ser un auténtico bombazo de taquilla. Los primeros tráilers dejaban un poco frí­o: un par de chistes sobre clichés regionales y la pareja Dani Rovira-Clara Lago como principal reclamo. Nada hací­a presagiar un éxito así­, pero en el primer dí­a de emisión se colaba en la lista de los quince mejores estrenos de la historia del cine español. La recaudación después de dos fines de semana ya ha superado los nueve millones de euros habiendo contado con un presupuesto de cinco. Ahora nos preguntamos, ¿cómo ha podido suceder esto? ¿realmente en Telecinco Cinema esperaban algo así­? ¿tiene tanto tirón Carmen Machi?

Para analizar este fenómeno, he intentado condensar en un único top las 7 reglas más importantes para fabricar un éxito de taquilla. Son reglas reales que muchos productores tienen en mente a la hora de comprar un guión y poner en marcha un proyecto. Así­ que si quieres venderle una historia a Enrique Cerezo, o desarrollar una producción rentable, debes conocerlas.

exitos taquilla 1

REGLA Nº 1 – COMEDIA

Hay géneros que venden más que otros, no estoy descubriendo nada. No digo que sea imposible producir un western con números musicales y mucho gore, pero es complicado que se recupere la inversión si sólo va a verla tu familia y un jubilado que se ha equivocado de sala. La gente demanda evasión porque vivir en España se está convirtiendo en deporte de riesgo y cansa un poco. El género evasor por excelencia (con permiso de los superhéroes) es el de la comedia. Haces malabares dignos del Circo del Sol para pagar el alquiler/la hipoteca, el transporte, la luz, el agua, el gas, la comida. Llega fin de mes y tienes que elegir entre: ver un drama de época sobre el conflicto entre dos pueblos de Bosnia rodado en plano secuencia, o tomarte un gin tonic con los colegas. La elección es muy fácil, hay que ponérselo más complicado. Haces una comedia, con un buen guión, te rí­es, esas cosas. Dicen las malas lenguas que el 80% de guiones comprados en España son comedias.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=u61F_qvdid0[/youtube]

REGLA Nº 2 – STAR SYSTEM

Los actores son los que venden la pelí­cula, tal vez algún director (Almodóvar, Amenábar, ílex de la Iglesia…). El star system es muy sencillo de entender. Qué prefieres: ver una pelí­cula de Martin Scorsese protagonizada por Christian Bale, Hugh Jackman y Leonardo Dicaprio, o ver un remake de Pink Flamingos dirigido por Paul W. S. Anderson protagonizado por gente de la calle. Está claro que la primera opción es la correcta. De hecho si no prefieres ver cualquier cosa antes que la segunda opción tienes un problema. Eres masoquista, o estás distorsionando la realidad. Ve al médico.

REGLA Nº 3 – FAMILIAR/TODOS LOS PíšBLICOS

En este caso es aplicable lo que ocurre en televisión. Que sí­, que en el cine lo que prima es el mencionado star system, pero tampoco seamos tontos y nos quitemos público potencial. Que sí­, que Crepúsculo lo ha petado y el target es muy concreto, niñas de 10 a 12 años histéricas y que casualmente también son las que chillan en los conciertos de One Direction, pero a que tú también la has acabado viendo. Tener pareja no puede ser todo ventajas. Ya sabéis, personajes de distintos perfiles para que cada tipo de público empatice con ellos, o al menos que la mayorí­a de la gente pueda ir a ver tu pelí­cula, que a tu abuela eso de ver a dos lesbianas explorar su sexualidad no creo que le vaya a atraer demasiado. No más que Hugh Jackman.

exito taquilla 2

REGLA Nº 4 – ASPIRACIONAL

Si hablábamos de actores y público, habrá que hablar de personajes. La construcción de los personajes es el elemento más importante a la hora de que los espectadores empaticen o no con los protagonistas. Si el personaje es un hombre en paro que, a pesar de ser un poco gañán, quiere ser mejor padre pues tenemos un personaje aspiracional. Si encima decide organizar un espectáculo de strip-tease para pagar la manutención del chico y no perder la custodia pues tenemos una comedia. Y así­ surge Full Monty. Costó tres millones y medio e hizo 50.

REGLA Nº 5 – BASADO EN HECHOS REALES

Al gran público le gusta eso de que el cine sea verdad, porque todos sabemos que lo que vemos es ficción, pero oye, que yo quiero creérmelo y que sea realista. Es irónico que algo que históricamente empezó centrado en lo irreal (las maravillosas idas de olla de Mélií¨s) haya evolucionado hacia lo real y lo postmoderno (¡ha dicho postmoderno! ¡es un hipster!). Volviendo al tema: basar pelí­culas en hechos reales gusta, hasta el punto de que es una obligación meterlo en el tráiler una docena de veces para que quede bien claro. Legiones de cuñados llenan los bares después del estreno para pregonar que el personaje de DiCaprio en El Lobo de Wall Street es real y está en la calle. Qué paí­s Estados Unidos, todos robando.

REGLA Nº 6 – ADAPTACIí“N

La mayorí­a de pelí­culas de gran presupuesto que se hacen son adaptaciones. Pueden ser novelas, comics, videojuegos o la etiqueta de un bote de champú. Las adaptaciones de obras conocidas funcionan muy bien por dos motivos: ya existe un público que se interesó en ese contenido previamente, aunque fuera en otro soporte; y, en muchos casos (Marvel, Los Vengadores y demás), ya existe una franquicia potente construida alrededor de los personajes. Lo que antes se limitaba al merchandising y ahora ha evolucionado hasta ser “Narrativa Transmedia”.

exito taquilla 3

REGLA Nº 7 – PROMOCIí“N

Probablemente la regla más importante es invertir en publicidad. Si quieres despilfarrar dinero y no tienes claro qué departamento deberí­a nadar en oro, la respuesta es promoción. Tu pelí­cula puede ser una obra maestra y que el boca a boca haga el resto, pero no es lo habitual. El modelo del cine ahora mismo es reventar la taquilla en el estreno. Para eso hay que hacer publicidad hasta que te odien, debe haber eventos en el centro de todas las ciudades y si puedes meter explosiones aún mejor. Para esto es muy útil tener a una cadena detrás. Las televisiones tienen que invertir (al menos) el 5% de sus ingresos en producción cinematográfica. Lo más habitual ahora mismo es que se lo fundan en un par de producciones grandes a las que le dan bombo sin freno (Ocho Apellidos Vascos, ejem ejem).

Después de todas estas reglas para fabricar un éxito de taquilla, sólo me queda un apunte, probablemente lo más difí­cil pero también lo más satisfactorio: haz una buena pelí­cula. Y con buena pelí­cula me refiero a una que contente tanto al público como a la crí­tica. Si lo consigues, todos salimos ganando. Suerte.

[followbutton username=’ignaciopoveda’]

Nacho Poveda
Nacho Poveda

Redactor

Lo sé, sólo es cine (pero me gusta).

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies