Alabama Monroe: Cuando las estrellas se apagan

Hay pelí­culas que entretienen, otras que te hacen reí­r, otras que te hacen llorar,… Y luego, hay otras que, desde el primer plano, se te meten bajo la piel, erizándote el vello y provocándote emociones que creí­as imposibles de sentir ante una pantalla. Una de esas pelí­culas es ‘Alabama Monroe‘, una cinta belga que este año se encuentra nominada al Oscar a mejor pelí­cula de habla no inglesa.

En ella, mediante un montaje desordenado al que luego haré alusión, se nos cuenta la lucha de dos padres por sobrevivir a la enfermedad de su única hija, a quien la han diagnosticado cáncer. Aunque en el tráiler pudiera parecer que estamos ante la tí­pica historia de amor, ‘Alabama Monroe’ visita los lugares más oscuros del ser humano, haciendo que al espectador se le salten las lágrimas, no tanto por obstinarse en ser lacrimógena (que, en algunas ocasiones, también), sino por su capacidad de formar un relato tan real y tan duro que llega a tocar en los momentos más difí­ciles.

Todo el relato está abocado a la tragedia. Desde el primer minuto, sabemos que la pequeña va a morir y, cuando esta muere, se nos crea la incertidumbre de si Elise también lo hará. Toda la pelí­cula está impregnada de tal melancolí­a que, incluso, en los momentos felices, hay algo triste que nos hace tener solamente una media sonrisa.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=MOPwa1WZJ70[/youtube]

La construcción del relato es quizás uno de los puntos fuertes de ‘Alabama Monroe’. Aunque la pelí­cula arranque con la niña ya enferma, retrocedemos y avanzamos como un péndulo, mostrándonos actuaciones country con canciones bellí­simas, que nos cuentan que cualquier tiempo pasado fue mejor, para volver a la oscuridad de un presente lleno de tristeza. Aparte del montaje, la pelí­cula es tan brillante gracias a dos espléndidos interpretes como son Veerle Baetens y Johan Heldenbergh, que dotan a cada momento de una verdad impresionante con simplemente un gesto o una mirada.

Los momentos musicales son en los que mejor se ve esta quí­mica entre ambos, sobre todo, en el que se conocen, donde ella está estupenda; y en el que Didier se enfrenta al público, con la actuación anterior en la que las manos, ¡los planos de las manos!, lo dicen todo.

¿Podrí­amos señalar algún aspecto negativo de la pelí­cula? Quizás sea algo repetitiva a la hora de mostrar las discusiones o los momentos de mayor tensión, pero es algo totalmente perdonable, ya que mide los momentos de tal manera que pasas del llanto a la sonrisa en apenas dos segundos, en lo que tardan Baetens y Heldenbergh en ponerse tras el micrófono.

‘Alabama Monroe’ es un drama cercano a la perfección que, gracias a sus actuaciones country, encuentra un filón que la distingue de otras pelí­culas del estilo, como la también alabada ‘Declaración de guerra‘.  Con dos protagonistas sublimes y un montaje exquisito, se convierte en una de las propuestas más recomendables de la cartelera del momento.

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies