‘Her’: amar en tiempos modernos

–  BeautifulHandwrittenLetters.com, ¿dí­game? –

En el futuro cercano de Her, el modelo de negocio de moda es que un desconocido te escriba cartas a mano por ordenador mediante sistema de voz. También vestir para ir al Peach Pit de Sensación de Vivir (como Olivia Wilde, una de las citas fallidas de Joaquin Phoenix). Un mundo retro-futurista en el que Spike Jonze ya ha puesto su piedra. Una sociedad con la tristeza y melancolí­a como modo de vida, solo capaz de expresar sentimientos profundos a través de un aparato electrónico. Ese futuro es ahora.

El mayor problema de Joaquin Phoenix es la capacidad de regalar amor anónimamente a desconocidos y ser incapaz de afrontar su vida real. ¿Vida real? En Her, el OS1 (Sistema Operativo) viene a completar los sentimientos vací­os de todo aquel que necesite compañí­a. Samantha, –mediante previa instalación de software– o Scarlett Johansson, (V.O., por favor) aparece como el halo de vida que Theodore necesita en ese momento. Samantha cumple todos los requisitos: se rí­e de tus chistes sin gracia, es tu secretaria personal, abierta, extrovertida, con ganas de conocer mundo. Pero es un OS1. Un clí­max de sentimientos reales, pero con fecha de caducidad. Samantha no es una persona a la que puedas tocar, pero te mantiene despierto y te hace feliz. En busca de una relación complaciente que por defecto no lo hace en todos los sentidos, una relación que cure las heridas pasadas. –“You’re dating with your computer?”–, Rooney Mara, como ex mujer de Theodore (papel en principio de Carey Mulligan, que dejó por Gatsby), viene desde La Red Social con el cuchillo afilado de Aaron Sorkin (“Good luck with your video game”). Esa Rooney Mara cubre lo que Theodore no ha sido capaz de afrontar en la vida: el matrimonio. La relación de pareja real, la que un dí­a te hace el desayuno y al dí­a siguiente no. Las relaciones que duelen y terminan.

Si en la maravillosa I’m Here (2010), Spike Jonze ya jugaba al amor entre robots con el dolor de las relaciones egoí­stas que te roban cada una de las partes del cuerpo, en Her utiliza la angustia del divorcio y fracaso sentimental para preguntar a gritos qué es eso del amor. Aquí­, la Samantha de Spike Jonze habla por Scarlett Johansson, sustituta a última hora de la elegida por el, en principio, co-guionista, Charlie Kaufman (Cómo ser John Malkovich, Olví­date de mí­), Samantha Morton. ¿Cuál es el problema? La historia se convirtió en algo realmente muy personal.

Captura de pantalla 2014-03-01 a las 04.01.47

Spike Jonze – Sofia Coppola (1999-2003). Spike Jonze y Sofia Coppola llevan jugando al gato y al ratón desde que firmaron los papeles de divorcio. Si Lost in Translation (2003) serví­a como declaración de intenciones por parte de <<la Coppola>>, dejando al bueno de Spike en los agradecimientos de los créditos, y la sospecha general de su representación de relación asfixiante y monótona, con un novio fotógrafo y de carácter apático. Her viene a ser la respuesta de Jonze a los sentimientos de esa parte de la pareja egoí­sta y manipuladora. ¿Quién es el bueno?

Lost in Translation, una de las pelí­culas más importantes y descriptivas de la primera década del siglo XXI. La soledad en los tiempos del iPod. Si Scarlett Johansson ya se aburrí­a y se distraí­a cantando en karaokes de Tokio con Bill Murray no quiero imaginar lo que harí­a con un OS1 – con ella misma –. Aquí­ la soledad ya no es un modelo de vida opcional, es prácticamente una norma aceptada por la sociedad. El mundo al que nos dirigimos como una flecha. Por eso no resulta tan loco pensar en un futuro mucho más cercano de lo que en principio se nos vende. Samantha (Scarlett Johansson) es un Sistema Operativo, Siri también lo es. Esto ya es la soledad en los tiempos del iPhone (todo en uno), y solo han pasado 10 años. ¿Sientes un derrumbamiento de ánimo cuando la baterí­a de tu iPhone desaparece y no dispones de cargador a mano? Si la respuesta es correcta, probablemente no tengas que acudir a ningún médico especialista, sino ir corriendo al cine a sentir una catarsis emocional con Joaquin Phoenix y abrazaros con compasión. Porque Siri no dispone de una App con sustituta de carne y hueso. Siri es lo que es, <<alguien>> disponible 24h para cualquier consulta absurda que se te ocurra. Y con millones de complacidos alrededor del mundo.

Cuando en este futuro cercano, una empresa asociada al OS1 atrae a los clientes poniendo cuerpo deseable a la voz del sistema operativo crea el conflicto esperado. Como si en 2013 tu videoclub online te enví­a las pelí­culas a casa a través del correo ordinario (Netflix). Conflicto de conceptos. El amor en tiempos modernos.

lost her2

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=3vddb8wo42M[/youtube]

TOP6 SPOILER:

1. Lecciones que nos da Her:

2. La llama del amor tiene fecha de caducidad.

3. Las redes sociales han asesinado las relaciones en pareja cruelmente.

4. La mejor amiga del mundo se llama Siri porque nunca protesta por nada.

5. Las prostitutas no satisfacen tanto.

6. Spike Jonze y Sofia Coppola, gracias por el divorcio. 

[followbutton username=’ruben_linde’]

Rubén Linde
Rubén Linde

Activista cultural. De pequeño quería trabajar en el videoclub del barrio, pero cerró. Después me hice agente de Hollywood. Showbiz! | @ruben_linde

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies