Begin again: Tócala otra vez, John

¿Puede una canción salvarte la vida? Esta es la premisa de la nueva pelí­cula de John Carney, director de la alabada ‘Once’, que regresa ahora con esta comedia romántica buenrollera sobre una muchacha que es abandonada por su novio cantante y que, una noche, mientras canta en un café, es descubierta por un productor musical que le da la oportunidad de cambiarle la vida. Ella es Keira Knightley, él es Mark Ruffalo y el tercero en discordia, Adam Levine. Con todos estos ingredientes, ¿merece la pena acercarse a ella?

A ‘Begin again’ le pasa lo contrario de lo que le suele ocurrir a otras: cuenta con un tráiler que no le hace justicia. La pelí­cula, mediante un montaje ingenioso en su primer tramo, nos coloca en las vidas de estos dos personajes por separado para llegar hasta ese punto de colisión en el que ambos comienzan a trabajar juntos. Aunque algo repetitivo por el uso de la misma escena en varias ocasiones, la presentación de los personajes está tan bien pensada que difí­cilmente nos llega a molestar. El uso de las canciones es el complemento perfecto para sazonar una comedia que intenta esquivar los clichés lo mejor que puede (algunas veces sin éxito) gracias a unos números musicales que, como ya pasara en ‘Once’, apuestan por el minimalismo, por la desnudez de una banda y un micrófono. Además, Carney ha sabido introducir dos pequeñas escenas musicales para el recuerdo, de esas que te hacen sonreí­r durante largo rato, no por sus maravillosas coreografí­as ni mucho menos, sino por el carisma de dos actores que se dejan llevar y, con ellos, también nosotros.

La secuencia de Ruffalo y Knightley por las calles de New York, con los cascos, bailando, tiene muchí­sima magia sin contar prácticamente con nada (si tener New York como escenario puede considerarse como nada).

Adam22
Adivina quién sorprende con su actuación…

Aunque no carente de carisma, Knightley no termina de convencer con su exceso de muecas, medias sonrisas, lloro pero rí­o y es que parece que la actriz pierde gran parte de su talento cuando sale de las pelí­culas de época. Quizás esto no se notarí­a tanto, si no tuviera delante a un Ruffalo que, como siempre, realiza una interpretación más que notable y a dos secundarios muy correctos: Catherine Keener y Adam Levine, quien verdaderamente sorprende con una actuación muy sólida para ser su primer papel de peso.

La actuación final con Levine cantando y mirando de soslayo a Knightley llega realmente a emocionar y es todo gracias a él que sabe representar todo lo emotivo del momento.

‘Begin again’ es más divertida que ‘Once’, más optimista, más agradable. Los crí­ticos preferirán la segunda pero este nuevo musical, sin pasar a la historia ni cosechar ningún premio, te hará disfrutar y reí­r, aún con sus fallos, más que las últimas comedias románticas de los últimos años, y eso ya es un logro.

Aquí­ podéis disfrutar de la banda sonora de la pelí­cula. Muy recomendable el ‘Lost stars’ cantado por Levine:

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies