El eterno cuento de hadas

Con motivo del próximo estreno de “˜Maléfica’, la precuela del clásico animado “˜La bella durmiente’, recuperamos el casi sexagenario y eterno cuento de hadas de la factorí­a del ratón Mickey. Un embriagador relato en apariencia inocente pero de fondo oscuro, que se revela cinematográficamente como una detallista evocación del gótico francés.


1.   

maléfica disney

El eterno cuento de hadas. “˜La bella durmiente’ es uno de los incuestionables clásicos inmortales de Disney. Un cuento imperecedero de esencia puramente abandonada a la fantasí­a más blanca y mágica y con una atmósfera tan envolvente y cuidada como nihilista. El argumento sigue los cánones del tradicional cuento de hadas (embrujo, romance, reino medieval…) para ofrecer apenas una hora y cuarto de clasicismo principesco cuidado y efectivo como perfecta muestra del cine de animación infantil más inolvidable pese a su conservadurismo. “˜La bella durmiente’ narra una idí­lica historia de amor empapada de los tí­picos y deliciosos elementos mágicos que la factorí­a del ratón imponí­a en sus “cuentos en movimiento”. Una historia – en su fondo, mucho más oscura y menos inofensiva de lo que puede parecer – que, pese a todo, permanece en la memoria cinéfila (y ciudadana) como una de esas eternas cintas que poner, y rebobinar, a futuras generaciones. Que, al final, es lo importante. Perdurar.


2.   

aurora la bella durmiente

Estilo gótico. Inconfundible es el estilo visual de “˜La bella durmiente’ que aprovecha las posibilidades estéticas de la animación en dos dimensiones para deleitarnos con un festí­n de detalles, colores, capas… que dotan al filme de perspectiva y poder visual. “˜La bella durmiente’ es, artí­sticamente, intachable. La identidad – gótica, medieval – estilí­stica del largometraje, que aprovecha, y se adapta, al máximo tanto la luminosidad como la oscuridad, hacen de éste uno de los filmes más coherentes, ambiciosos, encantadores y contundentes del Disney del siglo pasado. En definitiva, la pelí­cula de Geronimi resulta tan elegante como absorbente e incluso subyugante en su recreación del gótico francés de una belleza majestuosa y absolutamente lí­rica. El filme logra transmitir todas las sensaciones buscadas mediante un sensorial apartado visual y completar así­ el – quizá – tópico y plano argumento. Sin duda, su estilo – de fondos detallados y colores carismáticos – es uno de los puntos fuertes que hace de “˜La bella durmiente’ una fábula cinematográfica de carácter inolvidable.


3.   

la bella durmiente disney

El vals de Tchaikovsky. El apartado visual es tremendamente atractivo, sí­. Sin embargo, la dupla que forma con la naturaleza musical que tradicionalmente poseen los largometrajes de princesas del estudio resulta, cuanto menos, asombrosa. La adaptación del vals de Tchaikovsky (ya mí­tico el “Eres tú, mi prí­ncipe azul”) junto al resto de piezas compuestas para el largometraje conforman una banda sonora que se moldea a las necesidades de cada secuencia y combina encanto con electrizante tensión.


4.   

la bella durmiente disney

Y Maléfica. El viernes se estrena la revisitación oscura del cuento de Perrault que, además, sirve como spin-off del que probablemente sea el personaje más icónico del filme (especialmente ideado para el mismo): la bruja bella, gótica, misteriosa y diabólica Maléfica. Un personaje denso y oscuro, lleno de recovecos desconocidos y un espectral y atractivo halo de vengativa maldad, que atraviesa distintas metamorfosis (fí­sicas y psí­quicas) logrando atemorizar al espectador y ejemplarizar al máximo la esencia sombrí­a y maquiavélica del cuento inicial. A su lado, las otras hadas y animales del bosque palidecen. La mera presencia de Maléfica en ‘La bella durmiente’ – en planos imborrables y perturbadores como ese en el que, a punto de desencadenarse el conflicto dramático protagonizado por la bella Aurora, aparece poco a poco la silueta del cornudo y angulado rostro de la bruja en medio de la hoguera – aporta trascendencia dramática e interés y, además, sirve como perfecto vehí­culo para el desarrollo de todas las posibilidades artí­sticas desplegadas. Y es que, las escenas protagonizadas por el contrapunto terrorí­fico a la virginal e inocente Aurora son, además, las más bellas y majestuosas del filme: el fuego amarillo, los cielos morados, el bosque que se retuerce dañino, la rueca, el imponente dragón… Es inevitable, tenemos ganas de volver a ver a la mejor bruja Disney en la gran pantalla.

[followbutton username=’jesusteatrero’]

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: 'High School Musical' y 'Mulholland Drive'. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies