Crí­tica | Los Boxtrolls

Después de tantas pelí­culas dirigidas a los adultos, ya era hora de que los más pequeños -y los que ya no lo somos tanto- pudiesen disfrutar de una pelí­cula de animación.

Así­ que les presentamos a los Boxtrolls, unos pequeños monstruos que habitan bajo las calles de Cheesbridge -un pueblo con más corrupción que España- que son súper crueles, secuestran a los niños y se los comen, tal como hicieron con el protagonista, Eggs. Vamos, lo tí­pico que hace cualquier ser inferior a la raza humana. Como era de esperar, ésos pequeñines no serán tan malvados y el muchacho tampoco estará muerto.

Al ser una pelí­cula de dibujos animados, está claro que tiene que haber el bando de los buenos y el de los malos. Los primeros, son los Boxtrolls, el joven Eggs y Winnie, la hija del alcalde que ayudará a los protagonistas a conseguir ser aceptados por los habitantes del pueblo. Los segundos, son una banda de malos-no-tan-malos liderados por Birlante –el malo-muy-malo– y que se dedican a capturar a los monstruitos para llegar a la cúspide de la sociedad.

Boxtrolls

Sin duda alguna, lo más destacable del film es que está rodado a través de stop-motion, una técnica bastante complicada y laboriosa y, más aún, si se hace para una pelí­cula en 3D como ésta. La verdad es que han sabido lograr maravillosas escenas de acción que te dejan con un buen sabor de boca. Además, la vestimenta de los personajes y sus propias facciones son geniales y, sobre todo, los escenarios están muy elaborados y cuentan con miles de detalles.

Sin embargo -y siendo un poco rebuscados, no lo vamos a negar- podrí­amos pensar que tiene una trama un poco complicada para los más pequeños, ya que podrí­a ser una crí­tica a la sociedad de clases, pues el objetivo del villano, es eliminar a todos los Boxtrolls para conseguir un sombrero blanco y asistir a las reuniones con los más cool de Cheesebridge.

Algunas escenas, como la forma en la que Birlante se deforma debido a su alergia al queso y como ésta es curada por unas sanguijuelas que le chupan la sangre, son un poco duras y grotescas para un público infantil.

Un detalle muy importante y con el que, sinceramente, estoy muy contenta, es la referencia en el trailer oficial a  las parejas homosexuales; ya que la Laika, la productora, ha sido pionera en introducir ésto en las pelí­culas de animación.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=GJOw133rd0k[/youtube]

Quizás, una de las pegas que podemos encontrar es que el recurso Minions está demasiado explotado. Es decir, eso de recurrir a monstruitos inexistentes con los que morir de amor ya está más que visto. Pero, bueno, el ser humano es muy de tropezar con la misma piedra y volverse a enamorar de bichos así­.

Minions - Muero de amor

Uno de los mejores momentos lo proporciona el villano, ya que, además de ser el malo más malo, es un travesti en su tiempo libre. Sublime.

La vida es demasiado corta como para perder el tiempo sin ver pelí­culas de dibujos animados; así­ que, ya sabes, a volver a la infancia se ha dicho.

[followbutton username=’nunurob’]

Núria Robaina
Núria Robaina

Redactora

Estudio Publicidad y Relaciones Públicas por casualidad, pero ejerceré por vocación. Algún dí­a hablarán de mi en el cine; mientras tanto, hablo yo de él. ¡Mamá¡, voy a ser artista!

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies