Canciones quemadas: no la toques otra vez, Sam

¿Conocéis esa horrible sensación de estar sentado en la butaca de un cine, viendo una maravillosa película y que de repente empiece a sonar una canción que detestas o que has escuchado ya mil veces antes de estar postrado en la sala de cine con ojos vidriosos y oídos ensangrentados? ¿Conocéis esa horrible sensación de volver a escuchar la canción cien veces después en billones de sitios diferentes o en mil distintos films? ¿No? Pues fuera de aquí que nadie te ha dado vela en este entierro musical.

Esta semana vuelven a dar la nota (qué perfecto juego de palabras) las Barden Bellas. Que en realidad nadie las conoce por ese nombre, sino por el de “las chicas que cantan acapella en la película de Pitch Perfect. Las de los vasitos no aptos para arrítmicos como yo. Pues este viernes se estrena la segunda parte en cines con un gran repertorio musical mitad original, mitad ya producido que me ha hecho reflexionar sobre lo pesados que pueden ser algunos cineastas a la hora de elegir las canciones de sus películas.

Por ello, en un afán de autolesionarme, he decidido recopilar las canciones más trilladas de la Historia del Cine: las que han surgido a raíz de películas y no han parado de sonar; las que, en un alarde de originalidad, han sido utilizadas en mil y una obras cinematográficas para despertar en nosotros un claro instinto asesino; o las que ya estaban de por sí quemadas y a algún buen samaritano se le ha ocurrido incluir en su película para jodernos a todos.

No lo hagas, ten piedad…

CUPS

Es doloroso empezar con la canción que ha lanzado a la fama a Pitch Perfect (Dando la Nota), pero es que se lo merece. Todo empezó con un juego gracioso de vasos, algo dulce y simpático… Pero ha acabado por convertirse en la mismísima bestia de los infiernos. Hubo un momento que si no sabías hacer lo de los vasos, estabas muerto para la sociedad. Y luego se extendió a la radio o al ordenador de mi madre. Era una plaga. Y ahora cada vez que suena, solo puedo odiarla. Y vosotros también, arrítmicos.

MY HEART WILL GO ON

Mi corazón si que no va a continuar hacia adelante. Es imposible. La gente la recuerda como la canción más bonita del cine, pero yo solo puedo ver al estúpido Jack no teniendo tres dedos de frente para darse cuenta que TAMBIÉN CABÍA EN ESA PUERTA. Claro, la gente llora que te llora, y así durante mil años y mil reposiciones en televisión de Titanic, mientras la canción suena una y otra vez sin descanso. Lo llego a saber y te tiro del barco, junto a Céline Dion. 

WONDERWALL

¿Sabéis lo peor acerca de esta canción? Que marcó mi juventud y ahora me cuesta escucharla entera. Antes la podía oír todo el día en bucle y ahora me siento reticente hacia ella. ¿Por qué? Por Xavier Dolan y Mommy. Antes de que los fans venga a acuchillarme, diré en mi defensa que había miles de canciones igual de chulas y un poco menos quemadas y conocidas en mi vida y en la de todo el mundo en la Tierra para poner en ese momento de felicidad. El momento me chirrió. Maldito seas, Dolan.

I FEEL GOOD

Me empiezo a encontrar mal. Y no porque sea una canción excesivamente recurrente, sino porque sale en tantas que ni siquiera me acuerdo de en cuáles. Generalmente en comedias ridículas o en films que se toman un respiro y te muestran a un caballero saliendo de la casa de una bella dama porque ha triunfado y de repente se siente maravillosamente bien y decidido a cantar esta estúpida canción. Y sí, recuerdo que sale en Garfield. Y sí, ahora me ha entrado repentino odio por los gatos.

WHITE RABBIT

¿Alguien ha dicho drogas? ¿Sí? ¿Qué será esta vez? Tenemos heroína (y no Wonder Woman), cocaína, pastillitas rojas o azules… Que no digo que la canción esté mal, que de hecho está bien. Pero cansa y agota volver a escucharla en una escena donde un personaje se coge el colocón del siglo y empieza a ver conejos saltarines a su alrededor. Por favor, sale hasta en Los Simpson. Si sale ahí es que algo va mal.

BORN TO BE WILD 

Aparecemos en un desierto. Una bola de estas de ramas secas rueda por el suelo. El plano se va alejando. Suena el ruido de varios motores. La cámara realiza un barrido hacia la derecha hasta que vemos una carretera. Al fondo hay como ondas del calor que desprende el asfalto. Probablemente sea Texas. Suena una canción. Aparecen a lo lejos una panda de moteros tatuados. Booooooooooorn to be wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiild. Y así cien veces, en cien películas distintas. Habéis captado el concepto, ¿no?

EYE OF THE TIGER

Y llegamos al final. Porque siempre tiene que haber un final. Pero antes, me tengo que enfrentar a un malo malísimo y tengo que entrenarme para poder vencerle. ¡Subiendo unas escaleras! Da igual de qué forma sea: retocada para no pagar derechos de autor, pequeños acordes, una versión parecida, publicidad, Rocky, Persépolis… Cuando he hablado antes de los gatos, también se puede extender a los tigres. Una vez, tiene su gracia y puede pasar a la historia. Dos veces, puede tener su encanto. Tres ya es pasarse y quemarla. Survivor se ha hecho de oro. Y mis oídos también por aguantar tantas veces esta canción o a gente intentándola cantar: “Nananana ai of de taiger nanananananana raisin up nanananana rivaaaaal”

Sé que me he dejado algunos clásicos, pero no pasa nada. Sé que no habéis reproducido ninguna canción porque vuestros tímpanos iban a explotar por tanta sobreexposición de música trillada y masticada y sobre escuchada en el mundo del cine. Por cierto, ¿tenéis alguna canción más que haya sido achicharrada por el cine? En ese caso, no dudes en comentarlo y dar un disgusto al resto de personas en la Tierra. Si tenéis alguna duda sobre los títulos de las canciones, todas son Darude – Sandstorm.

Y después de esto, me prenderé fuego.
German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies