Cantantes en la gran pantalla

Tras el estreno de Begin Again, en la que Adam Levine (Maroon 5) da el salto a la gran pantalla, repasamos otros nombres que, con mejor o peor suerte, decidieron dar el salto. Son nuestros cantantes en la gran pantalla.

 

David Bowie

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=0nSzSfmC4MI[/youtube]

Hay una cierta mí­stica alrededor de David Bowie, uno de esos cantantes cuyas incursiones en el cine no levantan resquemor. Le hemos visto en tí­tulos como El último truco (Christopher Nolan, 2006), en la desternillante Zoolander (Ben Stiller, 2001) y en pelí­culas de cine más independiente como Basquiat (Julian Schanabel, 1996). Nosotros, de tener que elegir, nos quedarí­amos con su interpretación en Dentro del laberinto (Jim Henson, 1986). Tipo carismático, su personalidad parece suplir las posibles carencias que como actor pudiera tener.

 

Elvis Presley

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=TTBeYcP2y5Q[/youtube]

No tení­a el carisma de, por ejemplo, Frank Sinatra, capaz de compaginar una carrera sólida como cantante y como actor, pero estaba claro que habí­a que exprimir al máximo el jugo que una estrella como Presley podí­a dar. Por lo que su salto al cine tiene algo de irremediable. El cantante insistió en participar en pelí­culas dramáticas, pero los dos primeros intentos no obtuvieron los ingresos que se esperaba, por lo que decidió pasarse a la comedia. En muchos casos, sus pelí­culas eran como videoclips extendidos, donde el cantante interpretaba sus temas sin demasiada exigencia interpretativa, pero el negocio funcionaba y las bandas sonoras se vendí­a bien. Al menos durante un tiempo. El declive personal y artí­stico en este caso, fueron de la mano. Posiblemente, Viva las Vegas (George Sidney, 1964) es su mejor comedia musical, debido en gran parte a la quí­mica que existió entre Elvis y Ann-Margret.

 

Whitney Houston

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3JWTaaS7LdU[/youtube]

La malograda cantante intentó llevar su éxito como cantante a la gran pantalla y, en cierto sentido lo consiguió. Las bandas sonoras de sus pelí­culas se vendieron muy bien, de hecho El Guardaespaldas (Mick Jackson, 1992) sigue siendo la banda sonora más vendida de la historia. Aunque las crí­ticas a su interpretación nunca fueron demasiado positivas, las incursiones cinematográficas de Houston fueron éxitos comerciales, dejando la sensación de que no eran más que excusas para seguir poniendo a la venta una nueva banda sonora.

Jennifer Lopez

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=PNvCiCbbXgQ[/youtube]

Caso curioso el de Jennifer Lopez. Cantante superventas que saltó a la fama por su interpretación en Selena (Gregory Nava, 1997), con nominación al Globo de Oro incluida, pero capaz también de protagonizar la que es para muchos la peor pelí­cula de la historia, Gigli (Martin Brest, 2003). Lo cierto es que lo ha intentado con comedias, dramas más o menos tópicos, pero no ha logrado afianzar el éxito de Selena. Y aunque su participación junto a George Clooney en Un romance muy peligroso (Steven Soderbergh, 1998), puede que haya sido su mejor papel, Jennifer, si lees esto, déjalo ya…

 

Madonna

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=imgmCHSqkas[/youtube]

La ambición rubia también dió el salto a la gran pantalla, y aunque muchos (como Sean Penn) prefirirí­an olvidar sus pelí­culas, lo cierto es que la artista no ha dejado de intentarlo. Evita (Alan Parker, 1996) no esté considerada entre las mejores pelí­culas de su director, pero lo cierto es que tanto crí­tica como público reaccionó favorablemente. De esta manera, Madonna, ambiciosa y perseverante, demostraba que era capaz de lo mejor. Años más tarde, cuando casi acabó con la carrera de Guy Ritchie, su marido en aquellos momentos. que la dirigió en Barridos por la marea (2002), demostró que, en lo que a cine se refiere, también era capaz de lo peor.

 [socialpoll id=”2214461″]

Hay muchí­simos más ejemplos, pero con estos ya nos queda bastante claro que no siempre el salto a la gran pantalla ha ido seguido del éxito y reconocimiento del esfuerzo interpretativo (si es que lo ha habido, claro). Pero David Bowie no se va a quedar solo entre los que no tropiezan al dar el salto.

Lars Von Trier dicen que le hizo la vida imposible a Bjí¶rk en el rodaje de Dancer in the Dark. Tanto que la cantante se ha quedado sin ganas de volver a intentarlo. Sin embargo, la cantante se llevó el galardón a la Mejor Actriz del Festival de Cannes.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=-DAikmiIdE8[/youtube]

Tampoco Norah Jones ha vuelto a la interpretación (más allá de un cameo en Ted), tras protagonizar My Blueberry Nights (Wong Kar-wai, 2007), en la que realizaba una interpretación más que notable.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=xCQxdrc5xig[/youtube]

Y para el final, dejamos a quien ha triunfado de forma incontestable tanto en música como en cine, recogiendo premios en ambas facetas. Es actriz, cantante, compositora, productora, y directora de cine. Es Barbra.

Alerta spoilers (si no habéis visto la pelí­cula, confiad en mi y pasad del ví­deo)

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=4SFSFyTj6QQ[/youtube]

 

[followbutton username = ‘rodasons’]

 

Immaculada Pilar
Immaculada Pilar

Redactora

Soy una economista que ha visto cosas que no creeriais. He bailado con lobos, curioseado el caso de Benjamin Button, he tenido un breve encuentro con El Padrino y solo me ha faltado ser una Taxi Driver. El cine no se ve, se vive.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies