El cine que levanta ampollas | Censurando, que es gerundio.

La censura era y sigue siendo una herramienta muy fuerte para acallar las bocas de aquellos que tienen algo que contar. La cultura, y por ende el cine, es uno de los sectores que primero se ven afectados por este sistema y por un motivo u otro, muchísimas películas han sido elevadas a la categoría de clásico por las polémicas que en su día crearon con su estreno. Hoy, en El Celuloide, desgranamos algunos de estos motivos y aportamos ejemplos de grandes escándalos que molestaron a distintos sectores activando los mecanismos de censura:


Nadie se libra (o sí) de la Santa Iglesia

Y es que las diversas religiones son uno de los más importantes frentes abiertos que tiene la industria cinematográfica a la hora de medir y valorar los contenidos más sensibles que incluyen en sus largometrajes. No obstante, el poder dogmático de algunas creencias es muy fuerte en muchos países confesionales y la más mínima tergiversación de alguna de sus guías o principios puede suponer la censura total en importantes territorios para la taquilla por no hablar de la existencia de numerosos movimientos conservadores que boicotean estas obras si finalmente pasan el tamiz de la calificación y llegan a estrenarse en salas. Ay, que Dios nos pille confesados.

[vc_gallery type=”nivo” interval=”0″ onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” img_size=”835×532″ images=”37996,37997,37998,37999,38001″]


¡Ultraviolencia!

Muchos largometrajes han causado un impacto enorme en la sociedad por su tratamiento de la violencia a lo largo de la historia y aunque actualmente vivimos en un mundo acostumbrado a ver (tanto en la cruda realidad de los Informativos televisivos, como en la ficción más fantasiosa) escenas de gran contenido violento, muchos siguen abriendo brechas y creando debates en la sociedad por este motivo. Prohibiciones, denuncias, montajes impuestos e incluso grandes manifestaciones sociales también han intentado reducir el poder que – según los más críticos en este aspecto – tiene el cine para influir en la población, en este caso, negativamente.

[vc_gallery type=”nivo” interval=”0″ onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” img_size=”835×532″ images=”38002,38003,38005,38004,38006″]


Todo lo que Usted siempre quiso saber sobre el sexo, pero nunca se atrevió a preguntar

Guardando habitualmente una estrecha relación con los dos grupos anteriores, las relaciones sexuales no siempre han sentado bien cuando se plasman en la gran pantalla. De hecho, bien porque son acusadas de banales e idealizadas o bien por la dureza en la que estas se llevan al último límite ético, muchas de ellas han levantado ampollas entre la cinefilia (y lo que no es cinefilia) y hoy en día siguen teniendo el aura provocador de fantasía secreta mal vista más allá de la intimidad de nuestro hogar.

Pero no solo eso, en este caso y con aún más importancia, el cine que trasladaba a la pantalla distintas condiciones sexuales ha sufrido la censura y denuncia de distintos colectivos ultra conservadores que lo tachan de perjudicial para la infancia e incluso anti-natura. Desde BFaceMag apostamos, siempre, por la igualdad y la diversidad en cualquier ámbito, desde el respeto.

[vc_gallery type=”nivo” interval=”0″ onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” img_size=”835×532″ images=”38011,38009,38008,38007,38010″]


“Con ustedes, el Presidente…”

La política es otro ámbito dentro de los círculos poderosos de nuestra sociedad que se ha visto empañada y duramente criticada en numerosas cintas. En relación con este tema, el séptimo arte nunca se ha cortado en (dependiendo de cual es el director, cual la nacionalidad, cual el productor y cuales son los objetivos comerciales) azotar con fuerza a bandos políticos contrarios, y destapar conflictos escondidos y polémicas que los Estados buscaban a toda costa ocultar. De esta forma, además de la tradicional censura en ciertos países donde hay derechos sociales más débilmente reconocidos, son famosas las grandes campañas de desprestigio que algunos gobiernos occidentales han lanzado – en la mayor parte de las ocasiones, de forma sibilina – contra estos incómodos filmes incluso apartando algunos de ellos de la carrera por el prestigio de los premios.

[vc_gallery type=”nivo” interval=”0″ onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” img_size=”835×532″ images=”38012,38013″]

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: 'High School Musical' y 'Mulholland Drive'. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies