Yo quiero ser una chica Almodóvar

Yo quiero ser una chica Almodóvar
como la Maura como Victoria Abril,
un poco lista, un poquitin boba,
ir con Madonna en una limousine.

En España, se puede ser actriz, actor y/o “chica Almodóvar”. Verdaderos iconos de nuestra filmografí­a, las “chicas Almodóvar” son esas actrices que han protagonizado sus filmes, actrices de carácter, de raza, que han prestado sus rasgos a esos personajes imaginados y creados por el director manchego. Pero son también un auténtico subgénero dentro del femenino: son mujeres fuertes, con un punto de mamarrachas; divas de lo cotidiano, diosas del surrealismo. Algunas son los que nos gustarí­a ser, o representan todo aquello de lo que deberí­amos huir, pero siempre son personajes bombón. Así­ que, ante el comienzo del rodaje de Silencio (que en palabras de su director, se trata de un regreso “al cine de mujeres, de grandes protagonistas femeninas”), vamos a repasar algunas de esas “chicas” que nos gustarí­a ver de nuevo a las órdenes de Pedro Almodóvar (tomando prestada la canción de Sabina).

Las veteranas

Mujeres

Carmen Maura y Victoria Abril deberí­an estar siempre en las pelí­culas de Pedro, aunque sea para hacer de guardia jurado. Son de las más veteranas, y se amoldan a cualquier tipo de personaje con la plasticidad de las grandes. Pegas, pocas… A no ser que lo de Silencio vaya más en serio de lo que imaginamos. Ahí­ quedarí­a Maura, porque a Victoria Abril cuesta más imaginarla en largos e impenetrables silencios. Y en cuanto a Madonna, estamos dispuestos a compartir una limousine y, apurando mucho, se le puede hacer un hueco en la banda sonora, pero ya. En esa limousine irá casi con toda seguridad Chus Lampreave, independientemente de que participe o no en el proyecto.

Yo quiero ser una chica Almodóvar
como Bibí­, como Miguel Bosé 
pasar de todo y no pasar de moda, 
bailar contigo el último cuplé. 

Los chicos que hicieron de “Chicas Almodóvar”

mala_educacion_0373

“Lo nuestro se acabó y te arrepentirás…”, la imagen de Miguel Bosé con pelucón rubio y marcando (más) pómulo es uno de esos momentos icónicos de la filmografí­a de Pedro Almodóvar. Juez durante el dí­a, Femme Letal, con voz de Luz Casal, por las noches, lo cierto es que su personaje era un bombón sobre el papel, pero que con otro actor hubiera podido transformarse en un bombón envenado. También Toni Cantó lució taconazo y peluca, aunque con menos éxito que Bosé (Toni, si lees esto: no hagas caso a tu agente y no vayas a las pruebas de casting de Silencio. La polí­tica es lo tuyo… ¡Y lo sabes!). Mejor suerte tuvieron Javier Cámara (el más cómico de la cinta) y Gael Garcia Bernal (el epicentro del drama) en La Mala Educación.

Ha habido otros, y seguro que habrá más, pero de todos nos quedamos con el petardeo de Cámara y la intensidad de Bosé.

Yo quiero ser una chica Almodóvar
como Pepi, como Luci como Bom 
venderle al Garbo mis secretos de alcoba, 
ponerme luto por un matador. 

Las otras chicas del montón

foto-paz-vega-en-los-amantes-pasajeros-043

No hay nada peor en esto del cine que quedarse a medio camino. Cuando uno no es tan bueno como para destacar y superar a meritorias candidatas a todo, a esa legión de actrices etiquetadas como “La nueva X”;  o no es tan malo como para aspirar (únicamente) a enfundarse una bandera española como falda y decir que has estado en los Oscar, como una Sonia Monroy de la vida. Cuando una actriz se instala en esa tierra de nadie en la que resulta más conocida que valorada, puede aspirar a tener un buen personaje secundario, pero posiblemente no a protagonizar lo nuevo de Almodóvar. Y sí­, me estoy refiriéndote a ti, Paz Vega. Actriz que ha pasado de ser una revelación  interesante (Lucí­a y el Sexo),  a ser una actriz más conocida por sus proyectos (internacionales) que por sus propios papeles.

Las Chicas de nuestros ojos

pedro-almodovar-theredlist

Rossy de Palma, Penélope Cruz, Cecilia Roth y Elena Anaya, por supuesto. Más allá de de los topicazos de turno (“nuestra actriz más internacional” y similares), lo cierto es que Cruz es una buena actriz a la que Almodóvar consigue sacar interpretaciones aún mejores. Su caso es similar al de Elena Anaya, una actriz brillante, que con Pedro aún es mejor.  Cecilia Roth es la pasión y el buen hacer, y no conoce el concepto “papel pequeño”, se da a los personajes dándoles garra y corazón, también deberí­a estar en todas las pelí­culas de Pedro. Rossy de Palma quedarí­a a medio camino entre las veteranas y esas jóvenes promesas que adorarí­amos ver en el reparto de Silencio.

También incluirí­amos aquí­ a actrices como Inma Cuesta, Bárbara Lennie, Natalia Tena o Ingrid Garcí­a Jonsson. Actrices que han dejado de ser revelación pero que saben que una pelí­cula con el director manchego podrí­a suponerles el espaldarazo definitivo.

Sea cual sea el reparto final de la pelí­cula, no dudamos que se tratará de personajes ricos en matices, que nos dejarán frases celebres y serán unas Chicas Almodóvar nada del montón.

Immaculada Pilar
Immaculada Pilar

Redactora

Soy una economista que ha visto cosas que no creeriais. He bailado con lobos, curioseado el caso de Benjamin Button, he tenido un breve encuentro con El Padrino y solo me ha faltado ser una Taxi Driver. El cine no se ve, se vive.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies