Placer culpable | 10 años de ‘Chicas malas’

Hoy en El Celuloide celebramos los diez años del estreno de ‘Chicas malas’. Esa comedia ‘teen’ que navega entre las aguas propias del “guilty pleasure” y las de la pelí­cula de culto. ¿Por qué? Desgranamos las cuatro claves del éxito.


1.   

Es el “guilty pleasure” definitivo. La cúspide de ese género en sí­ mismo que es el de las pelí­culas pretendidamente malas y absolutamente divertidas. Y más que eso. “˜Chicas malas’ aprovecha su condición de comedia adolescente tópica y superficial para ofrecer al espectador hora y media de desbordante frescura y un humor tan desmedido como sorprendentemente inteligente. El guión de Tina Fey está asombrosamente bien construido y supone un, aunque ensoñado, certero estudio de la rivalidad adolescente lleno de vitalidad y luminosidad formal. “˜Chicas malas’ huye de cualquier ápice de conservadurismo y se empapa de los clichés de la comedia adolescente para erigirse como un divertimento ácido y mordaz que golpea como un destello placentero y abrumadoramente enérgico en el corazón de la “high school comedy” americana. No digamos “guilty pleasure”, digamos JOYA.


mean-girls

2.

Cantera de estrellas. “˜Chicas malas’ sirvió también como vehí­culo impulsor de una generación de estrellas femeninas que han ido cultivándose en sus correspondientes caminos interpretativos. Al final “la chica buena” es la mala, y viceversa. Poco hay que decir de Lindsay Lohan quien parece estancada en el, antes polémico pero ya neutro, territorio de los titulares de la prensa de corazón con sus constantes escarceos amorosos y problemas con la justicia yankee y destinada a habitar cameos en sagas cómicas ultra estiradas y agotadas. La mejor parada del grupo ha sido, sin lugar a dudas, Rachel McAdams. La actriz ha sabido labrarse el camino en romances adolescentes con el sello Nicholas Sparks (“˜El diario de Noa’, “˜Todos los dí­as de mi vida’…) para acabar trabajando con realizadores tan respetados como Terrence Malick – en “˜To the wonder’ -, Brian de Palma – en la inédita en España “˜Passion’ -, Richard Curtis“˜Una cuestión de tiempo’ -, o Woody Allen – en “˜Medianoche en Paris’ . Amanda Seyfried también ha comenzado su ascensión bajo el amparo Sparks y continúa en el ojo del huracán gracias a papeles más o menos afortunados en cintas tan mediáticas como “˜Lovelace’, “˜Los miserables’ o “˜Mamma mí­a!’. Mucho más perdida está Lacey Chabert, lejos del foco de atención, poblando telefilms y doblando series de animación. “˜Chicas malas’ fue también el primer gran papel de una ahora ascendente Lizzy Caplan (actualmente en la serie “˜Masters of Sex’) y la primera gran aparición en la gran pantalla de la, ahora, dupla cómica que forman Amy Poehler y Tina Fey.


regina george chicas malas

3.

Un poco de todos. Pese a la atmósfera tan caricaturizada y puramente americana que invade el largometraje, existe quizá de forma soterrada un aroma identificable y puede que incluso nostálgico, que hace ver esta “˜Chicas malas’ como un “espejo de feria” (de esos que te hacen más gordo o más delgado; más bajo o más alto) de la, cruda y traviesa, realidad. En la mezquindad y tonterí­a de los personajes, en sus tejemanejes y claroscuros tan poco inocentes (o no), reside el poder carismático y reconocible de los mismos. La paradojicamente distante cercaní­a de un entorno de instituto a ratos salvaje, a ratos hilarante, en el que todos – en algún momento u otro, de una manera u otra – hemos estado. En ese aroma suscitado por los cuidados detalles y las múltiples referencias que Fey introduce en el largometraje, encontramos el pilar sobre el que se sostiene la pelí­cula, gracias al cual se diferencia de las demás comedias “teen” producidas en Estados Unidos: la certera mordacidad con la que están dotados cada uno de sus gags (incluso los más inofensivos) que hacen que esta comedia se aleje de los estereotipos que retrata para situarse en un terreno mucho más complejo pero, también, mucho más agradecido. Mucho más disfrutable. Mucho más divertido.


1db01670-7184-0131-34be-160aa3b0ca38

4.

10 años después… Sigue fresca. Fresquí­sima. A punto de cumplir su primera decena (se estreno en salas americanas el 30 de abril de 2004), la obra sigue divirtiendo (y mucho) al espectador. No sufre el paso del tiempo y lo electrizante de su esencia, lo sigue siendo. Al final, una vez nos alejamos de los tecnicismos, de los pros- y contras a analizar en este espacio, de las taras y los puntos fuertes; una vez nos alejamos del sector “crí­tico” lo que importa en un caso como éste es que nos diviertan. Y ésta cinta, con sus buscadas contradicciones y con sus personajes a ratos naif, a ratos desgraciados, conquista el apetito cómico de cualquier tipo de espectador, de cualquier sector cinéfilo. Lo dicho, una joya. Un placer (culpable).

chicas malas milkshake

[followbutton username=’jesusteatrero’]

 

 

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: 'High School Musical' y 'Mulholland Drive'. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies