Crí­tica | Alma Salvaje

¿Qué camino hay que tomar cuando tu vida ha llegado a una encrucijada de la que es casi imposible salir? Esa es la pregunta que se formuló Cheryl Strayed justo cuando el abismo al que habí­a decidido precipitarse estaba llegando a su fin. Tras una inesperada tragedia personal y su incapacidad para superarla, la joven soltó las riendas de su vida y empezó a maltratarla hasta un punto crí­tico. Y fue ese tramo, el que delimitaba la salvación de la destrucción, el que le hizo ver que las cosas debí­an cambiar si querí­a sobrevivir. ¿Cómo poder encontrar un sendero que te devuelva a tierras pací­ficas y reconfortantes? Efectivamente, encontrándote a ti mismo.

Alma Salvaje (Wild) nos presenta el gran viaje fí­sico y personal de Cheryl Strayed a través del Pacific Crest Trail durante tres meses. Un trayecto lleno de obstáculos de todo tipo que convertirán a una chica aparentemente frágil y destructiva en una auténtica superviviente. Sin embargo, el espectador no sólo verá las complejidades de un largo peregrinaje por paisajes tan bellos como hostiles, sino que también podrá ser testigo de la lucha personal que la protagonista mantendrá contra ella misma durante todo el trayecto. Y es que el gran peso del film no está en las adversidades climáticas o naturales con las que Cheryl deberá lidiar, sino en los pequeños y continuados flashbacks que irán componiendo poco a poco ese complicado puzzle que es el personaje hasta convertirlo en un auténtico ejemplo de superación.

foto-alma-salvaje-4-155

Lo que podrí­a haber sido una pelí­cula soporí­fera y poco novedosa -no es la primera vez que asistimos al viaje interior de un personaje en la historia del Cine- consigue un resultado mejor del esperado gracias a muchos aspectos. La labor de Jean-Marc Vallée en la dirección es solvente, midiendo la carga dramática y filosófica de la cinta y logrando que su ritmo no decaiga en casi ningún momento. La efectividad con la que el equipo de fotografí­a ha capturado el poder visual del Pacific Crest Trail es innegable, pero no es lo único que nos ha capturado durante todo el metraje. La principal atracción del film es, pese a quien le pese, las grandes interpretaciones de los personajes femeninos de la historia. Reese Whiterspoon está impecable como en pocas ocasiones a lo largo de su trayectoria, pero quien de verdad se lleva todos nuestros halagos es Laura Dern. La actriz, que interpreta a la madre de Cheryl Strayed, dota al personaje de un carisma y una sensibilidad con la que es imposible caer rendidos a sus pies, adorarla y emocionarse en ciertos tramos del film. Dos actrices en estado de gracia que no sólo consiguen darle credibilidad a sus personajes, sino que incluso logran el difí­cil objetivo de llegar a los espectadores con una naturalidad loable.

En definitiva, Alma Salvaje es un viaje por lugares tan convulsos y peligrosos como los recuerdos, las promesas incumplidas, el dolor, las oportunidades perdidas o la misma muerte. Todos ellos contenidos en un paraje tan maravilloso como la vida misma. Una aventura visual y psicológica que profundiza en la psicologí­a del ser humano y en la capacidad que éste tiene por sobrevivir y corregir sus errores. Una pelí­cula que sorprende, enamora y te deja con un par de reflexiones tras su visionado. Todo será cuestión de coger la mochila y caminar.


Jorge Bastante
Jorge Bastante

Filólogo e intento de escritor, amante de cualquier cosa que me evada de la realidad y asesino de spoilers. Vivo en constantes trámites con los guionistas de mi vida, aunque reconozco que les está quedando una dramedia muy resultona | @jorbasbo

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies