Crítica | ‘La novia’: La Belleza en cada plano

Estamos en un punto en el que parece que la mayor parte de las películas que vemos están hechas con el piloto automático puesto: escenas comunes, personajes arquetípicos, historias repetidas,… Da la sensación de que estemos viendo una misma película una y otra y otra vez, como si presenciáramos un Día de la Marmota cinematográfico. Sin embargo, por suerte, hay veces que eso no ocurre y suceden cosas maravillosas como ‘La novia’.

‘La novia’ es un faro al que todos debemos mirar cuando hablemos del nuevo cine español: es arte, es belleza, es dolor, sangre y sudor, es lo más cercano a la perfección que nos vamos a encontrar este año en el cine. Sí, todos sabemos que la perfección no existe pero, si existiera, sería algo muy parecido a lo que Paula Ortiz ha conseguido con su segunda película: sólida, certera, un disparo al corazón en cada diálogo, una fotografía melancólica en cada plano.

12000850_1083848741643846_7336479983419205403_o

Esta adaptación de ‘Bodas de sangre’ pasará a la Historia de nuestro cine por varios motivos: el primero, la traslación perfecta de las páginas de Lorca a la pantalla; el segundo, un reparto que brilla con luz propia y sobrecoge al espectador por la crudeza de sus interpretaciones; y el tercero, una dirección de Ortiz deslumbrante, magistral, jugando con maestría entre lo terrenal y lo onírico, entre la vida y la muerte de esta novia que sólo quiere lo que no puede tener: quizás el mayor drama al que podamos enfrentarnos en esta vida, un amor imposible y abocado sin remedio a la tragedia.

Mención especial merece ese trío protagonista que se mimetiza con sus personajes en este árido romance a tres bandas: Inma Cuesta, una novia que dice todo con una mirada dolida, herida, marcada por una infelicidad demasiado tiempo sostenida y que no debería tener grandes problemas para alzarse este año con el Goya a Mejor actriz protagonista; Asier Etxeandia, la víctima de ese amor prohibido, El novio, un hombre que pasa de la alegría a la ira en lo que dura un día sin tener mayor culpa que la de amar y no ser correspondido; y Álex García, el amante, el novio en la sombra, el oscuro objeto de deseo de la novia, un hombre de raza que embelesa y cautiva solo con esa voz tibia que cala cuando recita los versos de Lorca al oído.

lanovia3

Más allá de ellos tres, destaca Luisa Gavasa como la madre de El Novio, arrebatadora en cada plano, llena de certidumbre ante lo que está por venir, única sabedora de un destino fatal y, por ende, sufridora durante todo el metraje de manera contenida, guardando la ira en su interior y expulsándola de forma brutal en el momento justo, en esa hoguera que alumbra y desnuda a todos antes del clímax final.

‘La novia’ es de esas películas que hacen que el cine sea nombrado séptimo arte porque tantísima belleza sólo puede ser nombrada de esa forma: Arte.

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

1 Comentario
  1. Cariño, me has dejado una ganas locas de ver esta película. La defiendes con una pasión que se contagia. Ole tú y ole como escribes

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR