Crítica | ‘Mad Max: Fury Road’: A toda mecha

¿Quién le iba a decir a George Miller que resucitando la saga con la que se estrenó tras las cámaras iba a conseguir su primera nominación a los premios de la Academia? ¡Y con setenta años! Los caminos de los señores académicos son inescrutables pero, por fin, parece haber unanimidad en una de las nominadas en la máxima categoría y es que ‘Mad Max: Furia en la carretera’ ha cautivado allá por donde se ha visto proyectada. Quizá no tenga el mejor guion, ni la historia más original pero se te queda grabada en la retina como muy pocas los han conseguido.

En ‘Furia en la carretera’, asistimos a una persecución de dos horas en la que no ha lugar para el descanso: una vez que se apagan las luces de la sala, prepárate a sudar porque no hay concesión alguna. Desde ese arranque monumental hasta la secuencia clímax, es una sucesión non-stop de explosiones, saltos al vacío, coches que derrapan y polvo, mucho polvo en un desierto que parece que tenga vida propia.

mad-max-fury-road-image-charlize-theron-abbey-lee-courtney-eaton-zoe-kravitz-riley-keough

Los personajes también están excepcionalmente dibujados. La favorita de todos es Imperator Furiosa, una enorme Charlize Theron que roba todas las miradas con esa cabellera rapada y esa rabia que desprende en cada una de las escenas; sin embargo, yo difiero y me quedo con Nux, el personaje de Nicholas Hult, que brinda la mejor interpretación de su carrera convertido en ese esqueleto humano adicto a la adrenalina.

Lo que hace a ‘Mad Max: Furia en la carretera’ tan especial es que, a pesar de ser una cinta de acción, tiene la mejor factura técnica (con permiso de ‘El renacido’) que hemos visto en mucho tiempo: la fotografía, el montaje, la música, los efectos especiales, la manera en que Miller rueda a sus setenta años… Todo es para quitarse el sombrero y hacer la ola. Sencillamente, espectacular.

‘Mad Max: Furia en la carretera’ no ganará en los Oscars el máximo galardón (ojalá) pero sí que es una de las mejores películas del 2015. Totalmente imprescindible y un MUST absoluto para los amantes del cine de acción. Esperemos que las secuelas que están en camino estén a la altura.

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR