Crítica | Novatos

“Ustedes todavía no han entendido que esto lo hacemos por su bien, para que se integren. Para que hagan amigos”.

Hace algo más de tres años, al igual que el cineasta Pablo Aragüés, me eché la mochila al hombro y me fui de mi pueblo para estudiar periodismo en la universidad. La gran ciudad me esperaba. Al contrario que el director maño, mi destino estuvo en un piso de alquiler en una ciudad alejada del campus donde iba a estudiar. Pablo, sin embargo, fue a parar a un Colegio Mayor de Ciudad Universitaria en Madrid. Conozco historias, por amigos y amigas que han vivido largas temporadas en residencias de estudiantes, que le revolverían el estómago a más de uno. El propio Pablo cuenta en la web que hay sucesos de la realidad que no fueron incorporados al guión porque no parecerían reales en la película.

Y con todo ello creo que Novatos se queda coja, light, zero, sin azúcar o cualquier apelativo dietético que prefieras.

Que esté a medio gas no significa que suspenda la película. Al contrario, la apruebo y recomiendo su visionado de manera encarecida porque considero que, en pleno Siglo XXI, las novatadas todavía son un tema tabú, están aceptadas socialmente y, por si fuera poco, casi nadie es consciente de sus peligrosas consecuencias. Pero claro, hay algunos elementos de la cinta que me chirrían y que si no digo reviento.

Todos podemos sentirnos identificados en cierta medida con las situaciones de nuestro cuarteto protagonista (Javier Butler, Lucía Ramos, Alejandra Onieva y Nicolás Coronado), pero lo que podría dar lugar a escenas realistas, naturales y cotidianas acaba como una maraña de diálogos forzados y poco creíbles. Claro, yo estoy en medio del cine, sumergido de lleno en la película, y de repente me saltan con algo así; solo puedo retorcerme de incomodidad en la butaca, mientras pienso lo artificial e incomprensible que ha quedado esto que acabo de ver. ¿De quién es culpa? La mitad es problema de los diálogos, demasiado novelescos y típicos. La otra mitad, del casting. Hay como 30 actrices y actores en toda la película que tienen algún diálogo y solo soy capaz de creerme a los cuatro protagonistas. Ni siquiera Emma Suárez pasa la criba como secundaria.

Imagen del reparto protagonista de Novatos

A esto se le puede añadir la relación amorosa entre Carla y Álex que, aunque se presenta como solución y alivio a todos los males y se resuelve de manera aceptable, acapara demasiados minutos en pantalla y resta importancia al valor social y a la denuncia de varias problemáticas sociales que, en teoría, dieron pie a la creación de la película (el bullying, la baja autoestima o el maltrato psicológico). Hay un punto de la película, incluso, en la que Aragüés se deja llevar por esa aceptación tradicional de las novatadas y las abandona en un segundo plano hasta el final de la cinta. ¿Cuáles son las motivaciones de los personajes? ¿Qué hay detrás de toda esa violencia? ¿Qué papel juegan las autoridades? Alguien podría argumentar que el director quería transmitir el desamparo, la incomprensión y la pasividad ante esa problemática. Es posible, pero creo que no es ni el lugar ni el momento para ponerse suaves. Es hora de criticar, machacar y encontrar respuestas y soluciones. En este sentido, faltaba garra y mala leche.

Poster alternativo de Novatos

Pero no solo tengo críticas para repartir. He dicho que es necesario ver esta película y lo sigo manteniendo. A pesar de que Pablo Aragüés es también un novato de los largometrajes y que el proyecto fue financiado por crowdfunding en Verkami, se aprecia enormemente el gran esfuerzo y cariño puestos en la película. Además, yo veo un talento latente y unos diamantes en bruto con los que espero que, en próximas ocasiones, Pablo nos atrape y maraville. En concreto, me refiero a esos impactantes tramos inicial y final creados a partir de una fuerza descomunal y unas escenas efectivas y poderosas con las que se tendrían que haber construido el resto del relato para no dar lugar a una Novatos descafeinada. Si el desarrollo de la obra se hubiera fabricado a raíz de ese poderío, Novatos no se hubiese convertido en esa película light que te deja un regustillo agridulce al final.

Fotograma de Novatos

Fotografías obtenidas de novatosfilm.com

German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

1 Comentario

    Deja tu comentario :)

    ¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

    Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR