Crítica | Solo Química

Olivia tiene 22 años y trabaja de dependienta en una perfumería. Está enamorada del guapo y famoso actor argentino Eric Soto, un joven acostumbrado a los lujos y a una vida donde las apariencias son lo más importante. Un día, los caminos de ambos se cruzan y es la espontaneidad de la chica la que llama la atención del intérprete, tanto que a partir de ese momento empezarán a vivir una relación muy especial. Esta es la historia de ‘Solo química’, película dirigida por Alfonso Albacete, que fue presentada en el pasado Festival de Málaga y que ahora llega a las taquillas españolas.

Tras ‘Entre vivir o soñar’ o ‘Mentiras y Gordas’, Albacete ha vuelto al cine con una de esas historias de cine dentro del cine que bebe ligeramente de las ya clásicas en el género romántico ‘Pretty Woman’ o ‘Notting Hill’, en la que el famoso y adinerado actor trata de feminizar a una dependienta cualquiera  de una perfumería cualquiera para convertirla en una refinada dama de paladar exquisito, capaz de distinguir el sabor de buen vino, más allá de saber adivinar si una hamburguesa es del VIPS, de McDonalds o de Burguer King.

solo-quimica-imagen-6

‘Solo química’ no es profunda, ni innovadora, ni busca conmover al espectador. Se trata, simplemente, de una comedia romántica a la que quizá le faltan muchos elementos para ser perfecta pero tiene los suficientes para entretener. Aunque el guión es algo flojo y está lleno de topicazos a los que fácilmente puede uno anticiparse, el trío protagonista se muestra muy voluntarioso y salva los platos en los ciento diez minutos que dura el film. Ana Fernández y Alejo Sauras están convincentes y llevan el peso de la película con firmeza (especialmente ella). Por su parte, el argentino Rodrigo Guirao está algo más flojo y en algunos momentos roza, incluso, la artificiosidad en su interpretación.

En el apartado de actores secundarios, Jaime Olías y María Esteve merecen una mención destacada, ya que sus apariciones ayudan a oxigenar la película cuando más lo necesita. Olías, cuyos trabajos siempre son un agrado, interpreta aquí al típico amigo gay que sabe de moda y de andar con tacones, mientras que Esteve es la amiga íntima de la protagonista, con un punto de gracia y vulnerabilidad a partes iguales, que se lleva la mayoría de carcajadas de calle.

solo-quimica-imagen-9

Otro desengrasante necesario son los cameos, más o menos sorprendentes, como los de Bibiana Fernández (desde aquí pedimos un papel protagonista para ella, ¡ya!), Rossy de Palma (demasiado insoportable en actuación y personaje), o Esmeralda Moya. Finalmente, cabe destacar la ciudad de Barcelona como otro protagonista más, a través de preciosas panorámicas que invitan a darse una escapada por la capital catalana, y una banda sonora juvenil de lo más acertada, con temas de Fangoria, Zahara o Miss Cafeína.

Con todos estos ingredientes, ‘Solo química’ es la película perfecta para quienes, con actitud adolescente y sin exigir demasiado, busquen entretenerse un rato, estar fresquitos en el cine y quieran dar unos eurillos a nuestro cine español.

Virginia Martí­nez
Virginia Martí­nez

Redactora

Documentalista Audiovisual. Escritora vocacional. El cine y la música son dos de mis esenciales de vida. Pienso en positivo.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR