Diez princesas para el pueblo cinéfilo

Aprovechando el auge de las re-visitaciones de los clásicos de princesas ‘made in Disney’, con la nueva Cenicienta como más actual exponente y el éxito (con secuela confirmada) de Frozen como indiscutible referente, en BFace Magazine nos hemos propuesto encontrar nuestras nueve princesas cinematográficas preferidas. Sin embargo, hemos decidido voltear el significado de princesa para huir de las elegantes jóvenes portadoras de brillantes y lujosas tiaras o coronas y, en un espontáneo homenaje a Belén Esteban a pocas horas de la final GHVIP, reunir las que consideramos – por un motivo u otro – las “princesas del pueblo cinéfilo”. Divertidas, solidarias, cercanas, valientes, atractivas, glamurosas (cada una a su manera) e icónicas; así­ son nuestras elegidas:


La más sufridora

La Jeanette ‘Jasmine’ Francis de Cate Blanchett

Es princesa porque… la interpretación de una dama del cine (y ahora madrastra de cuento en la adaptación de Cenicienta que mañana llega a salas españolas) como Blanchett de un personaje escrito por un Woody Allen en estado de gracia es suficiente para que ocupe esta plaza por méritos propios. Jasmine es una pija encantadora que, de pronto, se da de bruces con la ‘desagradable’ realidad de la clase media y tiene que adaptarse a un mundo exento de lujos con la ayuda de su hermana y no pocos ansiolí­ticos y antidepresivos. Inevitable no encariñarse de un personaje, inicialmente, odioso.

Su prí­ncipe: No, Alec Bladwin la hundió en la ruina. Mejor nos quedamos con el tí­o Oscar, que no da problemas y sí­ alegrí­as.


La más icónica

La Vivian Ward de Julia Roberts

Es princesa porque… es inevitablemente un icono de la cultura pop y de las comedias románticas. Poco más hay que decir de un personaje que reafirmó el estatus de Roberts como “la novia de América” y que vive el proceso inverso al de Jasmine/Blanchett. Pero ya lo decí­a Candela Peña en la pelí­cula de León de Aranoa“no somos putas, somos princesas”.

Su prí­ncipe: Richard Gere; la pareja es, sin duda, de cine.


La más sanguinaria

La Clara de Leticia Dolera

Es princesa porque… en la tercera parte Génesis – de la saga zombie nacional ‘[REC·]’ nos enamoró y volvió locos esa Dolera desfasadí­sima, luchadora, asesina y valiente dispuesta a arremeter contra las  hordas de “no-muertos” que haga falta, motosierra en mano, para salvar el dí­a de su boda. El momento Gavilán o paloma con un vestido de novia ensangrentado en el túnel de alcantarillas es el súmmum del ideal de vida “antes muerta que sencilla”. Nuestra princesa cañí­.

Su prí­ncipe: el gavilán (o paloma), Diego Martí­n que da la talla como novio en busca de su amada. Qué bonita historia de amor creó Paco Plaza.


La más revolucionaria

La Katniss Everdeen de Jennifer Lawrence

Es princesa porque… admitámoslo, J-Law es, no una princesa, sino una reina de nuestro tiempo. Joven, divertida, guapa, desenfadada y con un Oscar y otras tantas nominaciones en su haber. En Los Juegos del Hambre consiguió lo que para otras y otros fue imposible: dignificar el papel de la intéprete en la piel de una heroí­na de acción salida de una saga superventas para adolescentes y otorgar profundidad y cantidad de matices al mismo; además de, claro, hacer saltar las taquillas de todo el mundo… ¡Y cómo disfrutamos con ella!

Su prí­ncipe: Josh Hutcherson, el Peeta cinematográficoy Liam Hemsworth, Gale. Para una mujer así­, pocos son los prí­ncipes.


Las más libres

Thelma (Geena Davis) y Louis (Susan Sarandon)

Son princesas porque… el filme de Ridley Scott es un auténtico estandarte feminista y sus dos protagonistas son inolvidables representaciones de la fuerza, la ferocidad y la libertad en la mujer. El viaje en coche por la América profunda huyendo y combatiendo el lado más bajuno de la masculinidad y huyendo de la justicia las hace notables portadoras de nuestro tí­tulo Real. Y ese final no se borra fácilmente de la retina; quizás más que princesas, sean diosas.

Sus prí­ncipes: No. Thelma y Louis no los necesitan.


La más rubia

La Elle Woods de Reese Whiterspoon

Es princesa porque… Una rubia muy legal, aunque algunos no se atrevan a reconocerlo, es otra pelí­cula clave de la cultura pop y la comedia americana del s.XXI, y el personaje de Whiterspoon otro icono feminista que lucha por despojarse de los prejuicios de la sociedad hacia ella para alcanzar sus propósitos. Y los alcanza, vaya que si los alcanza: pero siempre con encanto y una sonrisa.

Su prí­ncipe: aunque al principio no lo parezca, Luke Wilson.


La más musical

La Sandy Olson de Olivia Newton-John

Es princesa porque… es inevitable no incluir una princesa ‘cantarina’ en nuestra lista. En GreaseSandy lo tiene todo para ser la apropiada: su carácter evoluciona a lo largo de la cinta desde una apariencia dulce e inocente hasta el mí­tico “You’re the One that I Want” en el sorprende a todos pisando fuerte y llevándose por delante al Danny de Travolta y las lí­deres del instituto (The Pink Ladies).

Su prí­ncipe: “It’s automatic! It’s systematic! It’s hydromatic!” Claro, Danny “John Travolta” Zukko.


La más buena-mala

La Cady de Lindsay Lohan

Es princesa porque… a su manera, Lindsay Lohan deberí­a ser nombrada la princesa ‘trash’ oficial de Hollywood. Sus inicios prometedores e inocentes en Tú a Londres y yo a California contrastan con su presente oscuro: Chicas malas se encuentra en su etapa intermedia y combina a la perfección ambos caracteres en una de las comedias más lúcidas sobre institutos. Hilarante. Su personaje tiene que hacer frente a brujas villanas de manual para conquistar a sus súbditos pre-universitarios y a su principe.

Su prí­ncipe: Jonathan Bennett.


Las más ‘indies’

‘Las ví­rgenes suicidas’ de Kirsten Dunst & co.

Es princesa porque… casi todos los personajes femeninos que lideran las pelí­culas de Sofia Coppola son auténticas princesas en su concepción más clásica: vací­o en un mundo de lujos. La Elle Fanning de Somewhere, la Emma Watson de The Bling Ring o la propia Dunst en Marí­a Antonieta (en este caso de forma más literal) responden a este canon con facilidad. Sin embargo, nosotros nos quedamos con las chicas “suicidas” de su ópera prima: su encanto, su melancolí­a, su misterio… nos encandilan.

Su prí­ncipe: muchos quieren llegar con ellas al trono, pero cuidado con tantearlo de verdad.


¡Vota! ¿Cuál es tu favorita? ¿Echas alguna en falta? ¡Deja tus sugerencias en comentarios!

[socialpoll id=”2260837″]

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: ‘High School Musical’ y ‘Mulholland Drive’. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies