Fight Club | El hijo de Saúl vs. Mustang

La categoría de mejor película de habla no inglesa, suele ser una de las más estimulantes de los Oscar. Aunque los premios de la Academia de Hollywood galardonan al mejor cine estrenado en Estados Unidos durante todo el año anterior, rara vez se abren en las categorías principales a films rodados en un idioma diferente al inglés. La última película de habla no inglesa que irrumpió con fuerza en los Oscar fue la Amour de Michael Haneke, hace 3 años. Con lo cual, esta categoría sirve de escaparate mundial para alguna de las películas más relevantes de las diversas cinematografías del planeta. Este año la gran favorita al Oscar de habla no inglesa es la húngara Saul Fia (El hijo de Saúl), y su principal rival es la franco-turca Mustang. Por lo que, salvo sorpresa mayúscula, el cine europeo sumaría su 7ª victoria en los últimos 10 años. Si los Oscar son anglocéntricos, esta categoría es eurocéntrica. Ya se sabe, no todas las periferias son iguales. Completan la categoría la danesa Krigen (A war), la jordana Theeb y la colombiana El abrazo de la serpiente, único film rodado en español que ha alcanzado la nominación este año. A continuación analizamos brevemente a las dos favoritas.

son of saulSaul Fia (El hijo de Saúl) de László Nemes – Hungría

Cuando Saul Fia, la ópera prima de László Nemes, operador de cámara del cineasta Béla Tarr, se estrenó en Cannes, en entusiasmo crítico fue tan grande que se convirtió, de inmediato, en la principal favorita al Oscar de habla no inglesa. Precisamente su condición de ópera prima la alejó de la Palma de Oro, pero aún así fue galardonada con el Gran Premio del Jurado y comenzó un exitoso recorrido mundial. Saul Fia está ambientada en un campo de concentración nazi y sigue a un judío húngaro que se dedica a conducir a otros judíos a las cámaras de gas y acto seguido deshacerse de los cadáveres. Una premisa escalofriante para una película terrible, una obra que se clava en los ojos del espectador. Nemes rueda El Horror con una elegancia y una inteligencia inauditas. Saul Fia hace un uso del fuera de campo apabullante. Nunca vemos las cámaras de gas, pero oímos lo que pasa en ellas.  Casi como si Nemes recogiera el testigo del Stroheim de Greed (Avaricia), nos deja al lado de la puerta, pero no nos muestra lo más horripilante, porque no lo necesita, la ausencia de imágines es incluso más impactante. Estamos ante una obra audiovisual total. Una película que nos sumerge en uno de los episodios más terribles de la historia mundial a través de la mirada de un hombre deshumanizado, que ha perdido toda esperanza de supervivencia y cuyo único motivo para seguir con vida es enterrar de forma adecuada el cadáver de su hijo. En un año de cine anglófono bastante flojo, Saul Fia debería haber estado nominada en categorías como mejor película, director, actor, fotografía o montaje. Ha tenido que conformarse con ser la favorita en su categoría natural. Y gracias, porque se rumoreó que el comité tuvo que rescatarla para que llegara al corte de 9 films. No es una película fácil, es una patada en la boca del estómago.


mustangMustang de Deniz Gamze Ergüven – Francia

Resulta curioso que la principal cinematografía del mundo (en términos de calidad e influencia) de habla no inglesa, la francesa, no haya ganado este Oscar desde 1992, con Indochine. Es un hecho difícil de explicar, desde luego. Si bien es cierto que Amour, aunque representaba a Austria, es una película, sobre todo, francesa. Justo lo contrario que Mustang, el film seleccionado por los galos, que a pesar de ser una producción francesa es, principalmente, una película turca, dirigida por una turca, ambientada en Turquía y sobre Turquía. Mustang nos cuenta cómo 5 hermanas adolescentes, llenas de vida, se ven atrapadas por la misoginia local, obligadas a dejar de ser libres, para convertirse en mujeres que esperan a que algún hombre se quiera casar con ellas. Lo que podría ser un drama terrible, en manos de la novel Deniz Gamze Ergüven, se convierte en una historia cuasi mágica, entrañable, entretenida y optimista. Tiene un mérito enorme lograr construir un cuento tan reivindicativo y humanista, sin caer en el sentimentalismo ni en la brocha gorda. Si Saul Fia es un film difícil de ver, por lo crudo que es, Mustang es una película agradable, a pesar de lo dramática que es su historia. Ello se debe a un guion plagado de buenos diálogos y situaciones tiernas y a un reparto de actrices jóvenes sensacional. Tiene muy difícil imponerse a su rival húngara, una de las películas más importantes del año cinematográfico, pero no hay que descartar que este film se haga con el corazón de los académicos.

Luís Ogando
Luís Ogando

Redactor

Periodista que no ejerce, doctorando a medio cocinar, picapleitos a largo plazo. Me crié en el ala oeste de una cueva que estaba a dos metro bajo tierra. Heredero natural de la loca de los gatos. Todo es mejor con queso y/o Allison Janney de por medio.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR