“˜Inside Llewyn Davis’: el gato de los Coen

Al Hollywood más tradicional no le suelen gustar las pelí­culas tristes, ni los antihéroes, ni los perdedores, para eso ya está el cine independiente o de autor. Qué paradoja, resulta que ese cine independiente, en su mayor parte, es el Hollywood de la industria disfrazado de independiente. Por una razón clara: a pocos les gusta reconocer sus miserias y miedos, y menos pagar para verlos reflejados de manera tan directa en pantalla grande. ¿Pero es que acaso todo el mundo triunfa en la vida? ¿No tropezamos todos más de dos veces con la misma piedra? ¿Somos tan idiotas que nos gusta hacer de la vida un drama continuo? ¿Por qué necesitamos que alguien nos de un puñetazo para darnos cuenta de que ese no es el camino? Y por eso es que Hollywood es el reflejo de tantos, porque nada es lo que aparenta. Hollywood es Dios. Y esto no es una canción folk.

La canción folk es Inside Llewyn Davis, historia de perdedores en el Nueva York triste y gris de principios de los 60′. Oscar Isaac es un maldito fracasado que da vueltas en la vida sobre el mismo eje del que no puede ni se atreve a salir. Dice la RAE que el folk es: música moderna inspirada en temas o motivos de la música folclórica. Lo que serí­an hoy las covers de Youtube, vaya. Para Llewyn Davis el folk era la ví­a de escape a su melancolí­a y amargura que contagia desde el primer segundo con la ya “canción para tarde de lluvia” Fare Thee Well que canta a dúo con Marcus Mumford de Mumford & Sons, casado con Carey Mulligan. Carey Mulligan, aquí­ repite el contraste femenino con Oscar Isaac en Drive (2011) y hace casi un cameo especial de la amargada impresentable y pesada que tanto gusta a los Coen. Entre tanta tristeza te puedes parar a pensar si la Peggy Olson de la primera temporada de Mad Men no serí­a amiga del personaje de Carey: amargadas en Nueva York. Ojalá. El contrapunto a tanta desolación es Justin Timberlake que hace del folk una ví­a de escape diferente, la de la juventud que cantaba por su libertad y en desacuerdo con un Gobierno obsesionado por Vietnam. Con ese genial Please Mr. Kennedy, y momento épico de la pelí­cula. Las dos caras del sueño americano, la doble moral. Nadie querí­a el folk triste y desilusionado de Llewyn Davis en la era pre-Dylan, todos cantaban el folk esperanzador de Timberlake.

llewyn carey
“Si no es nuevo y nunca envejece, entonces es una canción folk”

¿Y entonces qué pinta un gato en todo esto? Buena pregunta. El gato es él, Llewyn Davis. El gato que se escapa de casa, que anda sin rumbo, que no sabe ni donde vive, ese es él. Ese gato que vive en la sociedad del sueño americano que él ni disfruta ni encuentra. El gato de los Coen.

Como un manager musical de los 60′, buscando nuevas estrellas folk de público masivo, dice Boyero en El Paí­s“No entiendo por qué me tengo que pasar 2 horas con alguien que desde el principio no tiene ningún atractivo para mí­” Vaya por dios, que poco le gustan a Boyero las historias de necios, ¿eh? “No veo dinero aquí­” le espeta Grossman, productor musical. Y John Goodman, en su corta aparición le escupe: “Eres cantante de folk y tienes un gato. ¿Eres marica?” con el que puede ser un verí­dico, por triste, eslogan de los gatos. Son las piedras del camino de Llewyn Davis, una tristeza que no llueve a gusto de todos, pero que es universal.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=oK9u5DstOBc[/youtube]

 

 TOP6 SPOILER:

1. El principio y el final es el mismo. En modo bucle. Eso explica lo atrapado que está Llewyn Davis en su propia vida.

2. Creedme si digo que hay gente que no entiende el punto 1.

3. Carey Mulligan está amargada, pero esto ya no es spoiler.

4. Spoiler es que Carey tiene una aventura con Llewyn, se queda embarazada, dice que el plan es abortar, pero miente. Ahí­ la razón de su malhumor.

5. Todas las mujeres de las pelí­culas de los Coen están amargadas y estorban en la vida del macho. Eso se explica con la misoginia.

6. El gato se llama Ulises: https://twitter.com/El_Gato_Ulises 

Rubén Linde
Rubén Linde

Activista cultural. De pequeño quería trabajar en el videoclub del barrio, pero cerró. Después me hice agente de Hollywood. Showbiz! | @ruben_linde

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies