í‰rase una vez Matthew McConaughey

í‰rase una vez Matthew McConaughey, érase una vez un actor encasillado, que a pesar de conocer su gran potencial, no podí­a mostrárselo al mundo. Durante un tiempo anduvo entre papeles menores o secundarios en comedias románticas banales. Por aquellos tiempos, el escritor Michael Connelly, gran referente de la novela policí­aca, publicaba El Inocente (The Lincoln Lawyer, 2005). Este hecho, aparentemente paralelo, supondrí­a un cambio en la vida del intérprete. Tras varios años de carrera, McConaughey decidió descansar un tiempo, buscar otras perspectivas, hasta que llegó 2011. Ese mismo año se estrenarí­a El Inocente, adaptación cinematográfica de la obra ya mencionada, y el actor tendrí­a su primera oportunidad como personaje principal de la pelí­cula. Al fin habí­a conseguido un papel protagonista de su talla.

Sobra decir que la pelí­cula no se convirtió en una obra maestra del séptimo arte, pero sí­ que supuso un punto de inflexión en la carrera del actor de Texas, un galán de marca blanca que ha resultado ser una estrella de la interpretación, pasando de la nada al todo en apenas tres años. El año 2011 fue el de Killer Joe, por la que consiguió una nominación en los Spirit Awards a mejor actor. Ya en 2012 se llevarí­a el premio a mejor actor secundario en los Critics Choice Awards por Magic Mike de Steven Soderbergh, y protagonizarí­a Mud de Jeff Nichols, cinta aclamada por la crí­tica de forma unánime. Después de este periodo de ascenso ya está en la cima.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=j7ikhQJvdAQ[/youtube]

Con un papel de apenas diez minutos, el bueno de Matthew es capaz de dejarte boquiabierto en El Lobo de Wall Street, y si no es así­, habrán sido las carcajadas las que te lo habrán impedido. Ironí­as de la vida, es el propio McConaughey el que le ha arrebatado el Oscar a mejor actor a DiCaprio, su compañero en la pelí­cula de Scorsese, que se ha ido de vací­o una vez más (y ya van cinco).

Dallas Buyers Club, la pelí­cula que habí­a sido rechazada hasta 86 veces en 20 años (habéis leí­do bien), le ha dado a McConaughey la oportunidad de interpretar a Ron Woodroof, un drogadicto al que en 1986 le diagnosticaron SIDA y le pronosticaron un mes de vida. Después de perder 23 kilos y realizar uno de los trabajos más sobresalientes de su vida, ha podido llevarse un saco de premios para casa. La cinta se estrena este viernes en España (cuatro meses más tarde que en EEUU) y un servidor recomienda su visionado, eso sí­, en versión original (lo que le han hecho a Jared Leto es para echarse a llorar).

í‰rase una vez Matthew McConaughey, érase una vez un actor consolidado cuyo talento ya no origina tanta sorpresa y sí­, una gran admiración. La última joya es True Detective, que es televisión, que es HBO, pero que ante todo es cine. Ocho horas de cine por episodios. El creador de la serie, Nic Pizzolatto, comentaba lo siguiente sobre Matthew y su personaje, el detective Rust Cohle:

  “En las manos de un actor de menor escala, muchas de estas lí­neas podrí­a sonar ridí­culas. El propio Cohle es en sí­ mismo muy singular, pero se necesita un actor que puede vender eso. Es mi trabajo ser capaz de escribir la habilidad de un personaje, pero Matthew tiene un entendimiento del mismo que solo él podí­a poseer”.

Por si todo esto no fuera suficiente, en el horizonte hay dos proyectos muy jugosos: lo nuevo de Christopher Nolan, Interstellar, uno de los estrenos con mas hype de 2014; y Sea of Trees, de Gus van Sant, donde le acompaña el actor japonés Ken Watanabe. í‰rase una vez Matthew McConaughey, érase una vez una estrella del cine.

[followbutton username=’ignaciopoveda’]

Nacho Poveda
Nacho Poveda

Redactor

Lo sé, sólo es cine (pero me gusta).

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies