Hermosa juventud perdida

Cuando sea rico–

Hermosa juventud perdida, única representación española en el último Festival de Cannes y… ¿la pelí­cula más necesaria del cine español actual? ¿Estamos hablando de pelí­culas necesarias? Si la cuota de nuestro cine queda cubierta en términos económicos con Ocho apellidos vascos y Carmina y Amén, que sea Hermosa Juventud la encargada de remover conciencias y pedir auxilio a una sociedad ciega ante una realidad ahogada.

Jaime Rosales firma aquí­ un retrato fiel y desesperanzador de la juventud actual de barrio que ve el término de “clase media” ya muy lejano y sobrevive con lo mí­nimo de un sueldo o pensión por familia. Un submundo sin estudios, al borde de la exclusión social, y desinteresado por la vida en general. Una juventud ví­ctima de la sociedad, ví­ctima del entorno que les rodea. Una juventud que ya no cree en el futuro porque el presente es tan negro que ni se levanta para desayunar, ni vota para siquiera ver luz en el horizonte. Nada, esta hermosa juventud no ve nada, sólo vací­o a lo lejos.

hermosa juventud

El planteamiento de Hermosa Juventud es una realidad que ha dejado de ser un caso aislado de un programa televisivo de Callejeros para convertirse en una norma general. Una norma que asusta. Generaciones enteras de jóvenes perdidas en el vací­o de la indiferencia y desinterés por la vida. Un desinterés desencadenante y contagioso como la mayor de las pestes. El desinterés y la desgana social como la enfermedad de principios del siglo XXI. Una desgana transmitida a través de mensajes de Whatsapp. Porque la narrativa visual de Jaime Rosales mezcla el casi-documental con el historial del smartphone para representar el paso del tiempo de una manera tan real que cuando llega el momento de cortar la pelí­cula el estado de shock confunde la primera persona con la tercera del singular.

Dice Jaime Rosales que la principal intención del casting era la búsqueda de jóvenes atractivos para representar esa hermosa juventud. Jóvenes que aparentemente lo tendrí­an todo para mirar la vida desde el prisma del optimismo, pero con una realidad bastante alejada. Consiguiendo así­ el contraste que golpea como un bate en la cabeza. Nadie quiere ir al cine a que le den una lección, en Hermosa Juventud nadie es más culpable que uno mismo. Natalia consigue el valor para escapar de su agujero, pero desde luego, el que se va a ir de España seré yo como Ingrid Garcí­a-Jonsson no tenga su Premio Revelación en los próximos Goya. Es lo mí­nimo que pido por esta Hermosa Juventud.

.

.

[followbutton username = ‘ruben_linde’]

Rubén Linde
Rubén Linde

Activista cultural. De pequeño quería trabajar en el videoclub del barrio, pero cerró. Después me hice agente de Hollywood. Showbiz! | @ruben_linde

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies