7 pelí­culas para enamorarse de Jake Gyllenhaal

Hola Jake Gyllenhaal, es probable que no me conozcas. De hecho, es muy posible que no leas este artí­culo. Pero no pasa nada, no te culpo. Todos cometemos errores en nuestra vida; tus padres en primer lugar, por ponerte ese apellido impronunciable y difí­cil de escribir. Aunque mirándolo por el lado positivo, quizás fueron unos visionarios y pensaron que dentro de unos años te convertirí­as en alguien destacable gracias a tu apellido como Benedict Cumberbatch o Matthew McConaughey. No te guardo rencor por tener tu apellido copiado en el portapapeles de Word. De hecho, escribo esto porque estoy enamorado de ti.

Hoy quiero mostrar al mundo todo lo que siento por ti a través de tus pelí­culas más famosas y que te han encumbrado hacia la fama y hacia mi corazón. Mi intención es que la gente, cada vez que esté sola en su casa tirada en el sillón con una manta por encima y comiendo palomitas con sirope de chocolate mientras llora desconsolada porque no tiene a nadie en su vida, tenga la oportunidad de conocerte y enamorarse de la misma forma que yo lo hice hace 6 años cuando te vi por primera vez en Donnie Darko. Esto va por ti, Jake: “tqm amr mio”.

1. DONNIE DARKO

Tení­as mi edad, 20 añitos, cuando rodaste esta pelí­cula que fracasó estrepitosamente debido al 11-S, pero que luego remontó en los cí­rculos cinéfilos y consiguió convertirse en una cinta de culto. Eras muy jovencillo y con tu guapura te rodeaste de un reparto y un guión fantásticos que formaron parte de lo que se podrí­a considerar una pequeña influencia para Interstellar, con sus agujeros de gusano y sus universos paralelos. Estabas muy guapo haciendo de muchacho loco de los huevos y medio drogado por las medicinas. La verdad es que hiciste un papel cojonudo. Fuiste un gran descubrimiento. La gente te empezó a poner cara. No se aprendí­an tu nombre, pero sabí­an quién eras. Y encima te masturbabas en alguna escena o llamabas anticristo a Patrick Swayze. ¿Se te puede pedir más?

2. Cí“DIGO FUENTE

Sí­, por supuesto que se te puede pedir más. Parece que le cogiste gusto a eso de los viajes en el tiempo y no pudiste perderte la oportunidad de protagonizar una pelí­cula en la que mueres cada 8 minutos. Fue casi una hora y media de angustia para mí­ viéndote morir de diferentes maneras (atropellado, quemado, roto en trocitos) solo porque tení­as que encontrar una bomba en un tren por orden de la señora Vera Farmiga. ¡Y siempre fallabas! Pero a pesar del horror de verte fallecer tantas veces, estabas realmente mono conquistando el corazón de tu amada e intentándola salvar tantas veces como morí­as en una especie de Dí­a de la Marmota, pero con acción, bombas, sufrimiento y un laberí­ntico guión.

3. PRISONERS

Venga, me voy a mojar que lo he nombrado antes: haces mejor de detective excéntrico que Matthew McConaughey en True Detective. Ya está, ya lo he dicho. Si estoy enamorado de ti es por una razón, y esa razón es defender tus papeles hasta la muerte. Consigues con tus tatuajes y tu tierna seriedad transmitir una tensión y una profesionalidad que ni siquiera Hugh Jackman, que también está sorprendente en este papel, consigue. Te dejas la piel en ese papel y alguien como yo lo nota en tu rostro: cómo te sacrificas por buscar a las niñas, cómo pareces agradable para después sacar tu pistola con algún sospechoso. Eres muy expresivo, muy misterioso y esa cara angelical hipnotizante permite conocer la desesperación que te impulsa hasta el extremo en ESA escena sangrienta y borrosa con el coche. IM-PRESIONANTE. Jake, mira lo que consigues; parece que estoy haciendo una oda sobre tu cara.

4. ENEMY

Llegados a este punto, Jake, me pregunto si en el mundo existe alguien mejor que tú. Y he encontrado la respuesta: tener a dos tí­os exactamente como tú. Y Enemy es el caldo de cultivo perfecto para poder disfrutar de ti por partida doble, con dos personalidades que consiguen agobiar y perturbar a cualquiera que vea esta pelí­cula que has rodado también por partida doble. Es difí­cil digerirte en esta cinta, no nos vamos a engañar, pero la sutileza de tu interpretación llega a ser asfixiantemente placentera. Tu actuación Tus actuaciones son impecables y vienen acompañadas de un guión bastante complejo. Pero, ¿cuántas de tus pelí­culas son sencillas? Pocas, y la verdad es que no pasa nada, porque es una delicia verte en esos laberintos demenciales que le hacen explotar el cerebro a cualquiera. Pero tiene fácil solución: en este caso, es es cuestión de verla otra vez… detrás de otra… y que cada uno la interprete como medianamente pueda.

– Joder, estás muy bueno. – Ya, tú… también.

5. LOVE AND OTHER DRUGS

No me gusta demasiado la idea de Anne Hathaway comiéndote los morros; me parece injusto y doloroso y no me has dado la oportunidad de conocerte, pero es bueno saber que no solo eres un hombre misterioso, que tienes un doble, que eres policí­a o que estás loco de la cabeza. Es bueno saber que también puedes ser normal y tierno. No nos vamos a engañar, la pelí­cula es una comedia romántica y, a pesar de que puede llegar a ser graciosa e inteligente, tampoco da para mucho más. Lo positivo por tanto es poder verte en otros registros, ver que eres bastante cómico y payaso (en el buen sentido). Sí­, y se te ve desnudo. Muy desnudo. Y eso siempre mola. ¿Acaso otros actores no tienen el derecho de ganarse el sueldo de vez en cuando con algún trabajo rápido, divertido y sencillo?

6. BROKEBACK MOUNTAIN

Retiro lo dicho anteriormente, sí­ hay algo mejor que existan dos como tú. Que seas gay. Eso al menos me da bastante más esperanzas de cara a mi futuro familiar contigo en el que tenemos dos hijos y vivimos en una casa de los suburbios millonarios en Los íngeles. Brokeback Mountain es una pelí­cula sencilla, pero arriesgada al mismo tiempo, con un guión tierno y rompedor de los cánones del western. El amor prohibido homosexual es una de las cosas más temibles en un mundo aún cohibido y no tan liberal como alardea ser. Imagí­nate como era en los 60. Es cierto que estás muy contenido, quizás te falta pasión. Pero a pesar de esa dureza con la que la relación es tratada, el amor está presente de una manera poderosa a través no solo de tu grandiosa actuación (y la de Heath Ledger, que deberí­a haber acabado en Oscar), sino también de la banda sonora y la espectacular dirección en la que os visteis sumergidos.

7. NIGHTCRAWLER

Y llegamos al final. Un final que en realidad es un principio, porque creo que tu actuación en Nightcrawler va a hacerte despegar por completo en la carrera de los Oscars para el año que viene en Southpaw. Estás calentando motores para llevarte el premio (que deberí­as haberte llevado ya) y vas a por todas. Ya te he confesado antes que no te gusta lo simple, tú lo sabes mejor que nadie. Te pone lo complejo y lo arriesgado, ¿eh? En esta pelí­cula estrenada el viernes en España eres el eje y sustentador; una mezcla de asperger y psicópata que no tiene sentimientos ni escrúpulos y que demuestra que el morbo y la audiencia son los únicos objetivos que se persiguen últimamente en periodismo, aunque tengas que romper todos los códigos deontológicos de la profesión. Tus diálogos carentes de sensibilidad y directos a meter el dedo en la llaga o tus sarcasmos sin compasión hacen de Nightcrawler una delicia sangrienta y despiadada que sin duda será recordada por tu maldad para ganar dinero y reconocimiento a toda costa.

¡Quiero el jodido Oscar!

Lo sé, no he nombrado Zodiac. Pero no hace falta que hable de ella porque Fincher volvió a hacer malabares que dejan al espectador boquiabierto y descolocado. Y en esta declaración de amor ya ha habido mucho de eso. Y tampoco he nombrado El dí­a de mañana. Y no lo haré. Da asco. Y seguramente a ti también te dé asco. Pero no pasa nada, tienes un Curriculum prácticamente intachable y asombroso. Todo el mundo comete errores en su vida. Tus padres te pusieron ese apellido. ¡Y ahora eres famoso! Y solo gracias a tu espectacular talento, el que me ha cautivado y enamorado. Y el que seguirá haciéndolo en tus próximas pelí­culas, porque sé que no me vas a decepcionar. Excepto si protagonizas El dí­a de mañana 2. Entonces sí­ lo harás. Y tendrás que compensármelo.

German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

2 Comments

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies