Joaquin Phoenix, diferente e imprescindible

Esta semana llega a nuestras pantallas El sueño de Ellis (traducción literal, claro está, de su tí­tulo en inglés: The Immigrant). La pelí­cula nos brinda la oportunidad de disfrutar de Joaquin Phoenix, un actor diferente e imprescindible. Durante su carrera, nos ha dado tantos momentos brillantes, de actor curtido, intenso y camaleónico, como momentos que nos han dejado a todos descolocados, ¿os acordáis?.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=RRb_3hCa72Y[/youtube]

Nota: todo ESO era broma, pero no lo supimos hasta más tarde, cuando pensábamos que “habí­amos perdido” a Joaquin Phoenix.

Capaz de transmitir la pasión de un cantante capital en la música americana; la maldad más retorcida de un celoso emperador romano; el lado romántico de un nerd enamorado de su sistema operativo; o la inseguridad y trauma del ex-marine captado por la secta de aires cienciólogos que dirige el malogrado Seymour Hoffman… Sea como sea, Phoenix es ese tipo de actor que logra vaciarse de tal manera, que desaparece en sus personajes.

En el horizonte, su participación en lo nuevo de Woody Allen y su nueva colaboración con Paul Thomas Anderson, Inherent Vice, en la que compartirá protagonismo con Benicio del Toro, Reese Witherspoon y Josh Brolin, entre otros. Pero mientras llegan, es interesante repasar algunos de sus papeles más celebrados.

Comodo (Gladiator, 2000)

Le supuso nominaciones a infinidad de premios, pero quizás se trataba de un personaje demasiado orgulloso de su propia maldad como para ser premiado.

(Ojo: el próximo ví­deo es un spoiler tamaño familiar. Si no habéis visto la pelí­cula… ¿a qué estais esperando?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=XPTyxZwuDGw[/youtube]

Aquel mismo año apareció también en Quills, en la que interpretaba a un cura que tení­a que lidiar con el mismí­simo Marques de Sade. Una amistad peligros donde las haya.

Ray Elwood (Buffalo Soldiers, 2001)

Quizás la pelí­cula se merecí­a más cariño del que recibió. Sea como sea, estamos ante uno de los personajes sinvergí¼enza con más carisma, con un Phoenix muy cómodo en la piel de Elwood. La pelí­cula es muy crí­tica con el papel del ejército en tiempos de paz, con un tono de sátira muy acertado.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=yQ32qmKlgDw[/youtube]

Jack Daglish (Hotel Rwanda, 2004)

Tras trabajar con M. Night Shyamalan en Señales y El bosque, o con Thomas Vintenberg (It’s all about love), Phoenix interpretó a un fotógrafo que dice lo que todos los demás piensan, en esta pelí­cula basada en los hechos acaecidos en la primavera de 1994, en pleno genocidio ruandés.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=0QMKv3vRHtg[/youtube]

Personaje atí­pico, quizás, en la filmografí­a de este actor, que desprende humanidad por todos sus poros. Contrapunto perfecto a todos esos personajes atormentados con los que va construyendo su filmografí­a.

Johnny Cash (Walk the line, 2005)

Es posible que, si ese año no hubiera competido contra Capote Seymour Hoffman, ahora estuviéramos hablando de “el ganador de un oscar, Joaquin Phoenix”. Independientemente de ello, es uno de los personajes puntalen en su carrera, convincente en todo el viaje emocional del artista, y como cantante, ya que eran los actores los que interpretaban las canciones que sonaban en la pelí­cula.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3CYnGpOgjmY[/youtube]

Leonard Kraditor (Two Lovers, 2008)

Con James Gray, director de El sueño de Ellis ha trabajado en otras ocasiones. La más celebrada, de momento, es esta Two Lovers, en la que Phoenix, un joven judí­o con tendencias suicidas, acaba debatiéndose entre dos amores: la encantadora y terrenal Sandra, y la conflictiva (y más explosiva) Michelle.Su Leonard inspira ternura, y esa lucha entre sueño y realidad, entre lo que nos divierte y lo que nos conviene, da lugar a una pelí­cula tan desalentadora, en muchos momentos, como casi de obligado visionado.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=ttd1M4mUSrY[/youtube]

Tras esta pelí­cula, vendrí­an los años de locura, los del falso documental I’m still here (2010),que tanto dieron que hablar. Para muchos, su mejor interpretación, no ya en la pelí­cula sino por cuanto plató, fiesta, etc., por la que aparecí­a.

Freddie Quell (The Master, 2012)

Paul Thomas Anderson le recuperaba para el cine ¿convencional?, y lo hací­a dándole un personaje tan complicado de interpretar, como limitado a la hora de despertar la simpatí­a del espectador. Hay quienes lo definen como el personaje cumbre, el más complejo, de su carrera. Y aquí­ es donde debemos añadir un “de momento”. Vista su intensidad como actor, no dudamos que nos brindará más personajes atormentados, intensos y “oh! se merece todos los premios, pero vamos a premiar a otro menos complicado”.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=YcTf7CO-hdA[/youtube]

La intensidad, como se puede ver en esta escena, no está peleada con la risas.

JoaquinPhoenixHerTonguetrailerwide4

Hace poco, le hemos visto en Her. La pelí­cula de Jonze le dió la oportunidad de sonreir más veces que en toda su carrera, y de darnos un personaje cercano. Otra muestra más de la versatilidad de este actor tan intenso como diferente. Imprescindible.

[followbutton username = ‘rodasons’]

Immaculada Pilar
Immaculada Pilar

Redactora

Soy una economista que ha visto cosas que no creeriais. He bailado con lobos, curioseado el caso de Benjamin Button, he tenido un breve encuentro con El Padrino y solo me ha faltado ser una Taxi Driver. El cine no se ve, se vive.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies