Espera en la Jungla | ‘Jumanji’

Hoy me corresponde hablar en este espacio de una de esas pelí­culas que pueden tacharse de sobrevaloradas o mitificadas por una generación pero que, realmente, se erigen como obras fácilmente memorables por mucho tiempo que haya pasado desde su estreno. Veinte años cumplirá “˜Jumanji’ en 2015 y entonces resultará inevitable no acordarse de ella con una sonrisa si no triste, desde luego melancólica.

No es esta la sección para homenajear a un intérprete de la talla de Robin Williams, fallecido a los 63 años en la madrugada del pasado martes, entre otros motivos porque mi compañero Jonathan Espino ya lo ha hecho en este mismo medio de forma, claro, impecable, pero es difí­cil – casi imposible – no teñir este comentario que en otro momento hubiese sido tan jovial y ligero como el filme que nos ocupa, de cierta tristeza; convertirlo, de una forma u otra, en un pequeño obituario que sirva para recordar a aquel capaz de que pelí­culas en conjunto tan recordadas en la cultura popular como “˜El club de los poetas muertos’, “˜Flubber’, “˜El indomable Will Hunting’ o esta “˜Jumanji’, sean identificadas rápidamente por su carismática imagen.

tumblr_mwklknKIlT1r9atbdo4_500

tumblr_m4uamhUbSn1r1yj84

Pese a que quizás sus interpretaciones más plausibles se den en el terreno dramático con las ya mencionadas ‘El club de los poetas muertos’ ‘El indomable Will Hunting‘ o las también populares ‘Good Morning Vietnam‘ e ‘Insomnio’, inevitable es asociar el rostro de Williams a la infancia (ya sea por contemporáneo o por atemporal) gracias a su Peter Pan en ‘Hook’, el doctor de ‘Flubber’, la mí­tica Señora Doubtfire que aportó frescura y diversión al eterno gag del hombre que debe travestirse para cumplir X objetivo o misión, o el Alan Parrish que queda atrapado en un misterioso juego de mesa mágico de nombre ‘Jumanji’.

Ejemplo fundamental y perfecto de cine familiar de impoluta eficacia y destellos de una muy agradecida originalidad, ‘Jumanji’ es un ejercicio de naturaleza, ya originalmente, nostálgica impecable a la hora de cumplir sus propósitos, ambiciones y pretensiones que se enmarcan, de forma tan indudable como sincera y orgullosa, en los estándares del cine de aventuras infantil.

Su punto de partida es de un atractivo desbordante para las mentes de los más pequeños al combinar inalcanzables elementos fantásticos habituales en los inocentes sueños (y pesadillas) infantiles con algo tan usual en sus vidas como lo es un juego de mesa (¿quién no ha pasado tardes lluviosas jugando en familia? Desde el Monopoly a la Oca o el Parchí­s, las opciones son infinitas…), así­ como también lo son sus vistosos y, por entonces, impresionantes efectos visuales pero es la combinación del electrizante carisma de Robin Williams y un pulso rí­tmico prácticamente inquebrantable lo que convierte una potente premisa en un loable entretenimiento con la suficiente personalidad como para no pasar desapercibido en la marabunta de tí­tulos que llegan “prefabricados” destinados al target familiar.

tumblr_mrqwcjHtWN1s05z7qo1_500

jumanji-3

‘Jumanji’ es recordada por su virtud de impresionar y sorprender en las primeras incursiones cinéfilas de cualquier persona pero también por destilar una agridulce, deja un poso enormemente melancólico, magia que solo esos clásicos atemporales del género del pasado siglo logran causar a pequeños y mayores, propios y extraños.

Desgraciadamente, hoy, esa Jungla que tanto nos aterrorizaba como nos fascinaba e ilusionaba no está poblada de criaturas tan feroces como, por suerte o por desgracia, imaginarias sino que la presencia interpretativa más relevante del divertido y juguetón largometraje de Joe Johnston que nos reveló a una jovencí­sima Kirsten DunstRobin Williams, también ha quedado absorbido por la frondosa selva donde van a parar los grandes. Aquellos que nos hacen reir, llorar y, ante todo, soñar. Y por muchos cincos y ochos que squemos tirando a los dados, no volverá. Descanse en paz, genio. JU-MAN-JI.

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: ‘High School Musical’ y ‘Mulholland Drive’. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies