La saga REC: “Pablo, grábalo todo… ¡por tu puta madre!”

Quién les iba a decir en 2007 a Jaume Balagueró y Paco Plaza que su pequeño y profesional experimento macabro, que rodaron sin pensar en el futuro, iba a convertirse en una saga de éxito mundial y referente del cine de terror en España. Con tres pelí­culas a sus espaldas, más de 60 millones de euros recaudados y una cuarta a puntito de estrenarse de manera oficial, la saga REC se ha convertido en un must de tu estanterí­a de pelí­culas aterradoras.

Precisamente, BFace Magazine tuvo la oportunidad de asistir a un maratón para ver las tres primeras partes con motivo del estreno de [REC]4 en cines el próximo viernes. La Tropa Produce y Filmax pusieron en marcha la Horror Party que estuvo presentada por Leticia Dolera, Paco Plaza, Jaume Balagueró y Javier Botet. El equipo, micrófono en mano, contó anécdotas de los rodajes, hizo algún que otro spoiler a los rezagados que no habí­an visto todaví­a la saga y dejó caer ciertas pistas sobre una posible quinta parte grabada de nuevo en found footage, unas declaraciones que nos pillaron inadvertidos debido a las palabras que el propio Balagueró pronunció hace unos meses: “No habrá [REC]5 porque después de ver la cuarta no quedarán ganas”. ¿Quizás a Paco Plaza sí­ le ha picado el gusanillo para una franquicia al estilo hollywoodiense? En cualquier caso, una quinta pelí­cula serí­a más que bienvenida y te vamos a contar por qué.

[REC]: “¡Mi hija solo tiene anginas!”

    

“Solo era un experimento”, se exculpaban Plaza y Balagueró de su inmediato éxito alcanzado con la primera parte de una gran saga que habí­a calado entre los amantes del cine de terror. Y como experimento, hicieron lo que quisieron y consiguieron sacar adelante una pelí­cula a la que es prácticamente imposible sacarle algún defecto. Todo empieza muy inocente, muy cotidiano: la vida de los bomberos, una sencilla reportera y una noche cerrada en el centro de Barcelona: “Esto es una loterí­a, igual toca que no toca”, decí­a el jefe de bomberos. Y vaya si te tocó, íngela… El premio gordo.

Con un plano-secuencia de 20 minutos que pasa inadvertido por cómo la atmósfera te va engullendo en la butaca, el ritmo frenético de REC es una montaña rusa sin paradas. Si es tu primer o segundo visionado, la tensión te va a carcomer por dentro y el miedo y el susto van a estar presentes en todo momento. Si ya la has visto varias veces y has eliminado cualquier factor sorpresa, la vas a disfrutar de la misma manera porque es entretenida y no decae en ningún minuto de los casi 90 que dura el metraje. Precisamente, la cotidianidad que encontrábamos al principio se traslada a la comunidad de vecinos en la que los encargados de la pieza nos presentan ciertos personajes variopintos que reflejan la marca España sin decoros y utilizando todos los rangos de edad; una particularidad, que recuerda sin duda a pelí­culas como La Comunidad de ílex de la Iglesia, que usa el factor vecinal como contrapunto cómico para esa maraña de infectados con la que se han encontrado los bomberos y el equipo de Mientras usted duerme.

La rambla de Catalunya sirvió como escenario para un edificio que se ha convertido en lugar emblemático y en el que “¡Nos han encerrado como a hamsters!”. El guión de REC es magistral, algo llamativo teniendo en cuenta que solo es una serie de pautas a través de las cuales los actores tení­an que interactuar e improvisar muchos de los diálogos, a veces orquestados para tener órdenes contradictorias y provocar también tensión entre el reparto que luchaba entre la vida, la muerte… y el susto. Gracias a esta naturalidad, se han quedado grabadas en la memoria algunas frases mí­ticas y un personaje que se ha convertido también en un icono de la franquicia como heroí­na y superviviente: íngela Vidal (Manuela Velasco), una actriz que ha reinventado el concepto del scream queen por el de mala hostia queen en un papel entrañable y sanguinario al mismo tiempo, que ya será recordado junto a otras grandes estrellas del cine de sagas de terror como Sigourney Weaver (Alien), Milla Jovovich (Resident Evil), Jodie Foster (El silencio de los corderos) o Neve Campbell (Scream).

[REC] 2: “¡Dé la puta orden!”

[REC] 2 supone un gran ejercicio de cómo lograr hacer una secuela sin hacer exactamente lo mismo que habí­amos visto hasta la fecha. Y es que el número al lado del tí­tulo no es solo indicativo de que se trata de una segunda parte, sino también es una señal, porque vamos a tener doble ración de tramas y doble ración de cámaras (más de dos en este caso). La segunda parte de Balagueró y Plaza se abre camino en la explicación, un poco más avanzada, sobre qué está ocurriendo en ese edificio… y en el resto de Barcelona. Los realizadores no se andan con chiquitas y el contrapunto humorí­stico se ve algo más reducido para dejar paso a la brutalidad, la acción y los sustos más impactantes y claustrofóbicos.

Los GEOS estaban allí­ y, por tanto, la seriedad y la preocupación eran mayores. Además, la magnitud del problema también se reflejaba en el grupo de jóvenes que no sabí­a ni por dónde les lloví­a la sangre y los disparos mal apuntados; no í­bamos a volver a tener a nuevos y jóvenes héroes como íngela Vidal, que para eso estaba ella allí­ con su cámara. Sabí­amos que nos í­bamos a enfrentar a algo terrorí­fico. Con lo que no contábamos era que fuese a serlo tanto. Y la culpa de ello no solo lo tienen los infectados, sino también Javier Botet, un actor que padece Sí­ndrome de Marfan que le provoca tener unas extremidades muy largas y una delgadez extrema. No hay mal que por bien no venga, ya que esto le ha servido a Botet para encarnar a uno de los monstruos de terror más logrados y horripilantes del cine: la niña Medeiros. Algunos insensatos acusaron a Jaume y Paco de usar tecnologí­a 3D para crearlo, pero era solo Javier enfundado en latex y maquillaje: “Se me ha encasillado… en el papel de mujer”.

Muchos criticaron a esta segunda parte por ahondar en la parte religiosa para explicar la historia de Tristana Medeiros. Sin embargo, en ningún momento fue un elemento sorpresa o un giro inesperado de los acontecimientos, ya que superpones numerosas referencias a lo católico en el final de la primera parte. De hecho, el ofrecer una breve explicación de los infectados le hizo ganar puntos por esa mezcla de lo exotérico de la religión y lo razonable de la ciencia. Sin embargo, a cada explicación que se daba, surgí­an otras cuantas. ¿Un guión demasiado ambiguo? No, un guión que necesita otras dos partes para ser explicado. Y es que la imaginación no entiende de lí­mites.

[REC] 3: “¡Hoy es mi dí­a!”

Paco Plaza se queda solo ante el peligro de dirigir una tercera parte que no contaba con todo el apoyo del público: el found footage desaparece y solo ocupa unos pocos minutos dentro de la introducción de la pelí­cula, como si fuera el tí­pico ví­deo de boda que todas las parejas felices tienen y guardan como recuerdo de que un tiempo pasado fue mejor. Sin embargo, no se puede aplicar este sí­mil al Génesis de la infección, porque REC nunca ha dejado de ser buena y la calidad no ha decaí­do en ningún momento. Su tercera entrega es una muestra de ello. Es arriesgado cambiar por completo el formato de una pelí­cula, pero se repite la misma fórmula que en la segunda parte: si se quiere sorprender y hacer algo nuevo, fresco y diferente, se tiene que hacer con todas las consecuencias. Y así­ lo demuestra Koldo (Diego Martí­n) cuando rompe la cámara, un gesto muy significativo y una declaración de intenciones: es el dí­a de mi boda, mi familia está muriendo, Clara está desaparecida y no me sale de los huevos que alguien grabe lo que hacemos, ¡porque no tiene ningún sentido grabar esta masacre!

Una vez justificada con creces la ausencia de videocámaras, Plaza tiene campo libre y demuestra que está completamente desatado. No solo él, sino también Leticia Dolera, una novia dulce y sangrienta que, a pesar de su final, no deja que nada arruine el dí­a de su boda. Y aunque no acaba lloviendo a gusto de todos por culpa de un abuelo sordo, la brutalidad y la poca piedad de una interpretación magní­fica de Clara consiguen alzarla como uno de los mejores personajes de la saga, con respeto siempre de la señorita Vidal. Esto es solo una muestra de que [REC] 3 saca a relucir su lado más canalla, satí­rico y sangriento de la saga; ese lado que habí­amos visto en sus dos anteriores entregas de una forma más breve y controlada. El “¡Apóstatas! ¡Hijos de puta!” o Tino Casal de fondo en medio de una matanza con motosierra a manos de una novia recién casada son algunos ingredientes del humor negro que desprende [REC] 3 y que son explotados al máximo de una forma brillante y muy gore. Además, no solo sirven para contar dónde empezó de verdad la infección, sino también para saber algunas cosas más de los propios infectados… y de su reflejo.

Acercándonos de nuevo al costumbrismo español a través del bodorrio del siglo, se vuelve a ver una pasión por lo cotidiano, esta vez ahogada entre muchos más litros de sangre e infección. [REC] 3: Génesis es un seguro de que la consolidación de esta saga se ha producido con enorme satisfacción. La desconfianza era importante ante la desaparición de la cámara en mano, pero Plaza ha sabido jugar bien las cartas y ha provocado que, ahora mismo, el hype de los fans haya alcanzado lí­mites insospechables ante el inminente estreno de la cuarta y, de momento, última entrega de la saga de REC.

[REC] 4: introduzca aquí­ frase épica que pasará a la eternidad

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3qKiAcgbLlc[/youtube]

Hoy es el preestreno de la cuarta pelí­cula de la saga. El viernes se producirá su estreno oficial en toda España después de haber visitado el Festival de Sitges. Esta vez es Jaume Balagueró el que se enfrenta solo a un nuevo proyecto en el que íngela Vidal ha logrado ser evacuada del edificio y volverá a ser la protagonista junto a otros personajes que estarán encerrados en un barco en el que se está analizando e investigando la infección que, como no puede ser de otra manera, se descontrola por completo. Paco Manzanedo, Hector Colomé e Ismael Fritschi son algunos de los actores que completan el reparto de este cierre del que se espera que resuelva, de una manera u otra, todas las preguntas y dudas planteadas a lo largo de las tres entregas anteriores.

El propio Balagueró ha afirmado que en [REC] 4: Apocalipsis habrá muchas sorpresas inesperadas. Tendremos que esperar todaví­a un poquito más para conocer los misterios detrás de la infección en REC. Eso, o elucubrar nuestras propias teorí­as como hicieron algunos dibujantes de cómic en [REC] 0: Historias inéditas o varios escritores en [REC]: Los relatos perdidos. ¿íngela Vidal estará infectada? ¿Veremos de nuevo a la niña Medeiros? ¿Habrá más supervivientes en el edificio? ¿Se habrá conseguido una cura para la infección? ¿Saldrá alguien vivo del barco?

“La misión ha terminado. Solicito evacuación. Continúe con el plan previsto y quémenlo todo”.

 

German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

1 Comentario

    Deja tu comentario :)

    ¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

    Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Ingrese aquí Captcha : *

    Reload Image

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies