Llega ‘Jurassic World’: los mejores momentos de la saga

Intenta imaginarte que vives en el perí­odo cretácico. Al entrar en un claro, te topas con este pavo de dos metros. Se mueve como un ave, meneando ligeramente la cabeza. Tú te quedas quieto porque piensas que quizás su agudeza visual se basa en el movimiento, como el tiranosaurio, y que no podrá verte si no te mueves, pero no… El velociraptor no. Tú le miras y él te mira fijamente. Entonces empieza el ataque, pero no de frente, sino por los lados junto a dos raptores que ni siquiera habí­as visto porque el velociraptor caza en manada, ¿sabes? Utiliza sistemas coordinados de ataque. Y hoy se han reunido unos cuantos y te rajan con esta garra retráctil de quince centí­metros que corta como una cuchilla y que tiene en el dedo central. No se molesta en morderte la yugular como harí­a el león… No. ¡í‰l te raja aquí­! ¡O aquí­! O quizás te raje el vientre desparramando tus intestinos. Lo peor es que aún estás vivo cuando empiezan a comerte… Así­ que ya sabes, un poquito de respeto.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=bvu-zlR5A8Q[/youtube]

Te aconsejo que en este preciso instante no te muevas, no respires y tampoco muevas un solo músculo. Si el vaso de agua estaba vibrando era por algo… Es demasiado tarde y los dinosaurios ya están aquí­. Después de idas y venidas, Jurassic World, la cuarta parte de la fabulosa y prehistórica Parque Jurásico, llegará a los cines en verano de 2015 con un nuevo reparto (Chris Pratt), un nuevo director (Colin Trevorrow) y un Steven Spielberg que repite en la producción para dar vida a la secuela directa de aquella pelí­cula de 1993 que fascinó y asustó a adultos y niños de todo el mundo.

Las dos siguientes partes no gozaron de la misma fama y Michael Crichton, escritor de la novela y guionista original, falleció en 2008, pero los responsables de la nueva entrega jurásica prometen no defraudar y contar una historia brillante a la altura de sus predecesoras. ¿Qué historia? Pues resulta que volveremos 22 años después a la Isla Nublar tras los terribles acontecimientos sucedidos en el parque temático de John Hammond (Richard Attenborough). ¿No recuerdas qué ocurrió? Entonces es un buen motivo para que le eches un vistazo a los mejores momentos de la saga Parque Jurásico.

Nadie quiere a un T-Rex en el patio de su casa

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=w7tqVEdyteg[/youtube]

Es posible que uno de los mayores traumas de los niños en 1997 fuera subir la persiana y encontrarse el ojo de un Tiranosaurio Rex al otro de la ventana acechando y rugiendo como una mala bestia. Aunque la segunda parte El Mundo Perdido: Jurassic Park no gozó de buena prensa, la pelí­cula nos dejó unos momentos memorables en San Diego con este pequeño animalito provocando el pánico entre los ciudadanos. Porque una cosa es tener al bicho encerrado en una isla… y otra muy distinta tenerlo al aire libre en la ciudad.

¡Que alguien ponga en silencio ese móvil!

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=cVA4BO2v7zs[/youtube]

En Parque Jurásico 3, solo hay una cosa mejor por encima de ver a William H. Macy y Sam Neill en la misma pelí­cula. Y esa es la sintoní­a del móvil que nos mantuvo en tensión toda la pelí­cula. Un politono simple, de los de antes, que pasó de ser una anécdota a indicar un peligro inminente.  Y encima viene acompañado de un nuevo dinosaurio que deja al T-Rex a la altura del betún. No nos vamos a engañar, más vale malo conocido que nuevo por conocer… El Spinosaurus era muy sangriento y a dí­a de hoy se le considera el más peligroso de todos los carní­voros.

ESE rugido

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=KXYQqcXe4P0[/youtube]

Da igual haberlo tenido en San Diego creando el caos o que un bicho le supere en cuanto a peligrosidad. El Tiranosaurio Rex será recordado para siempre gracias a esa primera aparición que hizo en la pelí­cula original de 1993. La lluvia caí­a a cántaros, mientras que Joseph Mazzello y Ariana Richards estaban literalmente acojonados. No tuvieron que interpretar demasiado ante un dinosaurio que rugí­a con esa potencia y que se moví­a a su aire por pequeños fallos en el modelo mecánico. Además, la escena en la que el T-Rex rompe el cristal del coche no se la esperaban los actores y los gritos que se oyen son completamente reales. Ya sabemos que a Spielberg le gusta la naturalidad. Y a nosotros nos pone los pelos de punta.

Malditos velociraptores

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=TnWNyKqI3Bc[/youtube]

Antes he mencionado el trauma que puede causar ver a un T-Rex por la ventana, pero prefiero eso antes que estar en el mismo edificio siendo acechado por un velociraptor; sin duda, el dinosaurio más despiadado e inteligente de todos. No solo por su caza en manada, sino por su velocidad. A mí­ de pequeño me daban verdadero pánico, mucho más que el Tiranosaurio, y colocarles en la cocina de un restaurante como si fuese una trampa mortal no ayudó a quitarme el miedo del cuerpo en años. Esos ojos verticales cargados de mala leche… ¿Es que nadie pensó en los niños?

No es oro todo lo que reluce

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=KFJmxST-xRI[/youtube]

En 2001 se demostró la teorí­a que el Doctor Alan Grant contó en los primeros minutos de la primera parte de Parque Jurásico: los dinosaurios tienen más relación con las aves que con los reptiles. Muchos se reí­an, pero en la tercera entrega pasamos auténtico miedo con esa espectacular y terrorí­fica aparición del pterodáctilo que a todos nos parecí­a un dinosaurio inofensivo, pero que al final resultó ser un monstruo. Menos mal que en la actualidad los dinosaurios no existen, porque los humanos no ganarí­amos para disgustos con tanta sorpresa desagradable.

Sin embargo, también hay belleza en los dinosaurios

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=PJlmYh27MHg[/youtube]

No podí­a terminar el repaso a los mejores momentos de la saga Jurassic Park sin enseñar el momento más emotivo de todas las pelí­culas que enamoró a millones de espectadores. Spielberg sacó todo su arsenal de CGI y mostró el verdadero y encantador valor de los dinosaurios mediante la recreación de un mundo ficticio cargado de un realismo inaudito y lleno de belleza. Los amantes como yo de estas magní­ficas pelí­culas sabemos que no todos los dinosaurios son peligrosos o sangrientos; también hay un lado de ternura que logra sacar sonrisas a cualquiera que eche un vistazo. Eso y que la banda sonora original de John Williams es un pepinazo impresionante.

La expectación está servida. ¿Dinosaurios acuáticos? ¿Hí­bridos mutantes que se camuflan? No sabemos lo que nos puede deparar la cuarta entrega de Jurassic World, pero estaremos allí­ los primeros el próximo verano para ver con qué nos sorprenden. El tráiler definitivo saldrá el próximo jueves, así­ que mientras puedes echarle un vistazo a la página oficial de Jurassic World para ver otros contenidos y sobrellevar la espera. ¡Que comience el hype!

jurassicworld

German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies