‘Magical Girl’: “Cine negro entre Carabanchel y Japón”

Alicia está enferma y sueña con el vestido de la serie japonesa “Magical Girl Yukiko”

Hoy puedes ir a ver en los cines de toda España el segundo largometraje de Carlos Vermut. Después de su predecesora Diamond Flash (2011), la joven Magical Girl sorprendió al público en tierras donostiarras y se hizo el pasado septiembre con la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. No sólo eso, sino que el propio Carlos recibió la Concha de Plata al Mejor Director. Aún no se habí­a estrenado en las salas de la gran pantalla y la pelí­cula protagonizada por Bárbara Lennie, José Sacristán y Luis Bermejo ya despegaba con dos exuberantes premios a sus espaldas y la admiración del propio Pedro Almodóvar: “la gran revelación del cine español en lo que va de siglo”. BFace Magazine ha podido contar con su director Carlos Vermut y la actriz Bárbara Lennie en una entrevista sobre esta obra cinematográfica que parece que ha armado bastante revuelo entre la crí­tica más especializada de España; por suerte, para bien. Vamos a descubrir qué detalles se esconden detrás no sólo de Magical Girl, sino también de su director y una de sus actrices principales. Prometemos evitar todos los spoilers posibles.

Germán: Concha de oro, concha de plata y la admiración de Pedro Almodóvar. ¿Qué os recorre por el cuerpo cuando pensáis en estos logros que habéis alcanzado en tan solo un mes de vida?

Bárbara: Bueno, estoy muy feliz. Estoy muy excitada con todo esto porque también es una manera de corroborar la intuición de que este proyecto, en el que nos entregamos todo el equipo con cuerpo y alma, estaba bien. Ya veremos después lo que opina la gente en las salas, pero estoy feliz porque pocas veces una tiene la oportunidad de hacer un personaje femenino potente, en una pelí­cula que te gusta y, además, que gana en el Festival de San Sebastián, tiene estas crí­ticas y se puede estrenar con este respaldo. “Magical Girl” es una pelí­cula humilde en cuanto a presupuesto y un espaldarazo así­ es importante.

Carlos: Es una satisfacción muy grande. También me entra responsabilidad, pero sobre todo intento disfrutar de la pelí­cula y punto. Es muy bonito estar viviendo todo esto, el haber currado tanto y de repente ser reconocido así­. También me gustarí­a señalar que Geraldine Chaplin, de la que yo soy muy fan, vio la pelí­cula en Toronto y dijo que es una de las mejores pelí­culas que habí­a visto en años. Y eso me pareció muy bonito y no me voy a paralizar para hacer la siguiente pelí­cula.

nt_14_Carlos-Vermut-recogiendo-el-premio-interior1
Carlos Vermut con la Concha de oro del pasado Festival de San Sebastián

G: Vamos a jugar a un juego con la intención de que los lectores no nos linchen. Intentemos hablar de Magical Girl sin hacer demasiados spoilers. Si se escapa alguno tampoco pasa nada, esta vida está para sufrirla. Han descrito la pelí­cula como desconcertante, como una comedia negra, como un juego, tú Carlos incluso la comparaste con el sexo… ¿Cómo describí­s vosotros Magical Girl? ¿Es apta para todos los públicos?

B: A mí­ me parece que es como un juego perturbador, es excitante por lo desconcertante que es. Es una mezcla de laberintos, puzles, grietas y agujeros negros. Creo que es una pelí­cula que le pide al espectador que sea activo, que opine, rellene y se involucre. En ese sentido, habrá gente que esté dispuesta y gente que no. Considero que cuando haces una pelí­cula y no haces concesiones para que le guste a todo el mundo, sino que haces la obra que tú has querido hacer, ganas espectadores y otros los pierdes, como en la vida.

C: Es una pelí­cula sobre ví­ctimas que se convierten en verdugos. Es ahí­ donde recae la esencia de la pelí­cula: cómo unos personajes, que en principio parecen buenas personas, pueden llegar a convertirse en auténticos monstruos dentro de esa cadena de chantajes, que permite que haya una dimensión humana y no solo sea un artefacto narrativo, sino que se integre en la trama y los personajes. No es para todos los públicos, pero no depende de la edad, sino de la sensibilidad. Conectas o no conectas con la gente dependiendo de tu capacidad de entrar o no en el juego que te propone la pelí­cula, y eso está al margen de tu condición social o de la edad… Tiene que ver con tu condición como ser humano. Es una pelí­cula pensada para disfrutar a un nivel muy empático y sensitivo.

G: ¿En qué género o géneros se le podrí­a categorizar entonces?

B: Es como una pelí­cula de cine negro metida entre Carabanchel y Japón. Es una mezcla extraña y es complicado ubicarla. Es cine de autor porque tiene una mirada muy clara detrás. Hay un creador que está muy presente y que ha hecho lo que él querí­a y ha retratado el mundo que a él le gustaba.

C: Tiendo a no encasillar la pelí­cula, luego eso lo hace la productora. Cuando empiezo a escribir, yo no pienso en qué va a ser la pelí­cula, pienso en hacer la pelí­cula que a mí­ me gustarí­a ver y eso tiene elementos de todo lo que a mí­ me gusta: animación, cine negro, terror, misterio, suspense, drama, comedia… Me gusta mucho mezclarlo todo y ver lo que sale. Me gusta mucho jugármela a nivel “loco”.

Sailor Moon, una Magical Girl del anime japonés

G: ¿Qué es una Magical Girl? ¿Todos podemos ser una?

B: Cada espectador decide cuál es su Magical Girl. Yo creo que tiene algo de heroí­na de cómic, de cuento y de pelí­cula. Tiene un halo de misterio y de energí­a que te atrapa y es mágico. Todos podemos ser una Magical Girl, ¿por qué no? Luis (Bermejo) se preguntaba por qué su personaje no iba a poder ser Magical Girl (risas). No creo que tenga que haber solo una.

C: Es un género de anime y manga japonés que trata sobre las aventuras de una niña que se transforma en una especie de hada guerrera con un arma, un cetro mágico, que le otorga poderes y le permite luchar contra monstruos malvados para salvar al mundo. Para ser una Magical Girl primero tendrí­as que ser una chica, sino serí­as un Goku, pero pueden existir Magical Girls travestis sin ningún problema. De hecho, en Japón hay hombres que se disfrazan de Magical Girl, pero todos en nuestro interior yo creo que sí­ podemos ser una Magical Girl.

G: Carlos, te declaras “otaku”, eres escritor de cómics y en tu primer largometraje, Diamond Flash, también hay una fuerte influencia del tebeo. ¿Magical Girl recoge también esta influencia del anime y el manga o solo se queda con el tí­tulo?

C: En todas mis pelí­culas hay influencia del manga y del anime. En todos mis trabajos, de hecho. Todo esto desde que dibujé mi primer cómic a los 14 años y lo vendí­ en el Salón del Cómic de Barcelona. De uno u otro modo, todo lo que he hecho tiene referencias a la cultura japonesa, literatura nipona de misterio, Godzilla y otras series de televisión de la década de los  80 y 90, cuando empezó el boom del manga en España. De hecho, yo me he ido a Japón a vivir para escribir la pelí­cula, por lo que siempre está presente en la manera de narrar, ya que la información se dosifica mejor.

G: Bárbara, si hay una imagen que ha estado presente en la publicidad de la pelí­cula es la de tu personaje, que también se llama Bárbara, con una brecha en la cabeza y el goterón de sangre recorriéndote el rostro. ¿Quién es la Bárbara de Magical Girl?

B: Es una mujer que vive con su marido psiquiatra que tiene controlada a Bárbara, porque necesita estarlo, con unas pastillas diarias. Ella aparentemente tiene una vida ordenada, aislada del mundo y tiene una forma de mirar y de relacionarse muy particular, que viene sesgada por toda esta extrañeza que la rodea. A mí­ me resultó un reto importante afrontar este personaje porque no lo entendí­a, no sabí­a de dónde vení­a, qué le pasaba o por qué estaba ahí­. Ha sido a partir de hacer un trabajo de imaginación, y de completar la historia anterior a la pelí­cula, donde he podido empezar a situarme. Bárbara es como un animal salvaje que está metido en un zoo y ese zoo la contiene, pero a ella lo que le gusta es la selva y el rock&roll.

G: Carlos, esta pregunta es muy fácil porque solo tienes dos largometrajes en tu historial. ¿Cuáles han sido las principales diferencias entre Diamond Flash y Magical Girl? A parte de las evidentes.

C: Diamond Flash son tres pelí­culas distintas que tienen un hilo conductor que es una subtrama de la que se habla a veces, pero que nunca llega a ser la trama principal. Son como tres pelí­culas dentro de una. Sin embargo, Magical Girl sí­ que es una pelí­cula lineal en cuanto a que es la misma historia, solo que en lugar de estar dividida en tres historias, está dividida en tres personajes. Después otros elementos como la realización, la fotografí­a, la manera de trabajar… Diamond Flash quizás es mucho más confusa, mientras que Magical Girl es más misteriosa.

G: ¿Es complicado producir y hacer realidad un largometraje en España?

B: Es complicado, muy complicado. Seguramente hay gente para la que no lo es, que son bastante afortunados, pero es difí­cil levantar una pelí­cula, que no se caiga, no se mueva, no te cambien a ti… Como dice José Sacristán, ser actor en España es como ser torero en Islandia (risas). No tenemos una industria tan grande ni tan heterogénea como para que haya un poco de todo y que haya diferentes proyectos a los que puedes optar. Es verdad que últimamente se están moviendo cosas y parece que hay una actividad más potente, pero yo soy de una generación de actrices que es justo la primera que dejó de poder vivir del cine, ya que la televisión se convirtió en el primer lugar en el que se trabaja. En el cine hay algo que es bastante brutal y desesperante para un actor, un director o un guionista, que son los tiempos difí­ciles, el conseguir una financiación, el que haya gente que se interese por ella, que después se estrene bien… Es como una jungla.

C: Yo no vengo del mundo del cine, no he convivido con el cine porque vengo de otro lado, que son los cómics, y yo cuando los dibujaba no tení­a ningún tipo de ayuda. Entonces, nunca me he planteado que nadie tuviese que pagarme o conseguir una subvención aunque sea complicado. Simplemente pensé lo mismo que cuando hací­a cómics, no le pedí­ permiso a nadie: cojo, me siento y la hago. Me quedo con una frase de Tarantino que contó en una entrevista: “yo hago las cosas cuando he querido hacerlas y no he pedido permiso para hacerlas”. En mi caso es parecido y cuando escribí­ Magical Girl no tení­a un duro, pero la gente empezó a añadirse al proyecto: Canal+, Avalon, TVE… Cuando me hablan del problema del cine yo digo: de acuerdo, pero yo no he tenido esos problemas, no es mi problema, no es mi vida. Yo he hecho lo que he querido cuando he querido y si los demás tienen problemas para financiarse sus pelí­culas pues que las hagan más baratas o se apañen. No quiero ser un hijo de puta, pero es que no he sufrido esos problemas de la falta de subvenciones porque yo nunca las he tenido. Y aun así­, he hecho pelí­culas.

G: El otro dí­a se confirmó que Dani Rovira va a presentar la Gala de los Goya. Así­ que ya hay cierto aroma a Goya en el ambiente. Modestia aparte, ¿creéis que vais a conseguir premios en la próxima gala?

B: Sí­, aunque no sé en qué categorí­a. Por lo menos la pelí­cula va a estar ahí­ y en las quinielas. Si a mí­ me toca yo no voy a negar que me harí­a muchí­sima ilusión. Además, es como una palmada en la espalda que indica que las cosas van bien. Es un reconocimiento muy bonito. Yo estoy segura que la pelí­cula estará.

C: Sí­, va a optar a todos los Goya y va a optar al de Mejor Pelí­cula seguro. Y espero ganar. Cuando hice Diamond Flash no pensé que fuese la mejor pelí­cula del año, pero con Magical Girl sí­ lo creo y deberí­a ganar. Y si no gana, pues será por otros motivos o la decisión de los académicos que me parece muy respetable. Para mí­ es la mejor.

G: Creo que el estreno de hoy nos sabe a poco. Carlos, ¿en qué proyecto estás trabajando ahora mismo?

C: No lo tengo claro, tengo un par de proyectos pero no tengo nombres y quiero decidirme todaví­a. Es posible que empiece en diciembre a escribir a ver cuál de las dos pelí­culas me animo a hacer antes.

G: Bárbara, te vamos a ver próximamente en “El Incidente”, serie de Antena 3. ¿Cómo es compaginar estos dos medios tan diferentes e iguales al mismo tiempo? ¿Te decantas por alguno de ellos?

B: Lo que tienen de diferente es que en la televisión grabas cosas muy rápido, con más de una cámara, por lo que tienes que estar muy atenta a lo que estás haciendo. Es un mecanismo que va muy deprisa. En el cine son otros tiempos y hay una cercaní­a mayor con el director, con el cineasta. Yo prefiero trabajar con tiempo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=5llH12D6m0c[/youtube]

German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies