Obra maestra por casualidad | 15 años de ‘Magnolia’

Hoy en El Celuloide rendimos culto a una incontestable obra maestra. Reparto coral impresionante, planteamiento intenso y arrebatadoramente emocionante, belleza visual abrumadora, preciosas canciones… Desgranamos las claves de una pelí­cula inolvidable dirigida por uno de los directores más interesantes del panorama actual. Celebramos los quince años de Magnolia.

1. La cumbre de un maestro.

Año 2000Paul Thomas Anderson presenta en el Festival de Berlí­nMagnolia. Se trata de su tercera pelí­cula tras la interesante Sidney y la aplaudida Boogie Nights. El filme ya se habí­a estrenado meses antes en Estados Unidos con una recepción crí­tica absolutamente entusiasta y Berlí­n se limitó a respaldar una evidencia que ya todos señalaban: estábamos ante la obra maestra de un director con muchí­simo por ofrecer. Magnolia ganó el preciado Oso de Oro y, semanas después, se fue de vací­o en los Oscars.

Magnolia es una obra de envergadura tan grande como su duración (ciento ochenta minutos, ergo, tres horas). Además, su condición de pelí­cula de historias de cruzadas en distintos contextos y espacios y la abundancia en la misma de escenas de marcado contenido visual donde la puesta en escena toma absoluta importancia, hacen que Magnolia sea una tarea de dificil ejecución para cualquier director. Thomas Anderson soluciona su ambiciosa papeleta de forma magistral, con pulso y un ritmo que no decae en ninguno de los anteriormente mencionados minutos de metraje. La dirección del estadounidense dota a Magnolia de un poder de sugestión y emoción únicos y, claro, muy plausibles. Dignos de la gran obra cumbre que es.

Un puñado de grandes pelí­culas después (Embriagado de amor, Pozos de ambición, The Master… ¿os suenan?) nos plantamos en el año 2014, quince años después, cuando el mundo cinéfilo espera ansioso a que lleguen las primeras reacciones (desde el Festival de Nueva York) de Inherent Vice de Paul Thomas Anderson, probablemente el director americano mejor valorado en la actualidad.

tumblr_looqmp2pKS1qkn0j9o1_500

tumblr_msyc9j0VG01s0t6o2o1_500

2. Extraordinario reparto coral.

Otra de las claves que convierten una pelí­cula como Magnolia en una obra magistral de carácter atemporal son sus inolvidables interpretaciones. Nueve tramas que transcurren paralelamente requiriendo cada una el trabajo de un par (o más) de extraordinarios intérpretes.

Además de Philip Baker HallJohn C.ReillyWilliam H.Macy o la prácticamente desaparecida Melora Waters (aparece en la reciente y aclamada Las vidas de Grace), que consiguen muy notables resultados en sus intervenciones, y una larga lista de secundarios (¿o protagonistas?) que no cabrí­a en este artí­culo, vale la pena mencionar a tres interpretes que demuestran su potencial actoral en las que son, sin duda, una de sus mejores muestras de interpretación.

Por un lado el recientemente fallecido Philip Seymour Hoffman, habitual en el cine de Anderson, que daba una clase de humanidad interpretativa cargada de matices y sensibilidad. Por otra parte, Julianne Moore – siempre fantástica – que supo manejar de forma sobresaliente los altibajos de su personaje que le llevan del histerismo a la más profunda depresión. Y, finalmente, Tom Cruise en la que sin duda es la mejor interpretación de su extensa carrera: un capullo machista que avanza en decadencia a lo largo del desarrollo del largometraje hasta denotar la más completa fragilidad.

Cada uno de los personajes resulta estar perfectamente definido a pesar de tener que compartir importancia a partes iguales con los demás y, por supuesto, perfectamente interpretados. Interpretaciones con alma, profundidad y sentimiento que consiguen que sea sencillo empatizar con personajes tan podridos en apariencia.

giphy

tumblr_ljluqz9rqU1qaglflo1_500

3. La fuerza del destino.

Con un prólogo atí­pico (lejos de la lí­nea del resto del filme) y una curiosa división por partes (mediante pronósticos del tiempo que derivan en la archiconocida escena de las ranas), Magnolia tiene como “leit-motiv” el destino y las casualidades inevitables de la vida que unen y desunen a unas personas con otras.

El largometraje es, por tanto, narrativamente muy atractivo para el espectador pues, lejos de centrarse en el poder tanto redentor como embaucador de las religiones como si hacen The Master Pozos de ambición, aborda una cuestión a la que nadie puede cerrarse por completo: la existencia, y posterior aceptación, de que las cosas pasan porque así­ han de pasar. Sin más explicación que la interpretación que uno pueda obtener una vez reflexione el electrizante final de la cinta.

tumblr_n5faipb4kz1sz8vcoo2_500

tumblr_n5faipb4kz1sz8vcoo3_1280

tumblr_n5faipb4kz1sz8vcoo4_1280

tumblr_n5faipb4kz1sz8vcoo1_1280

4. Aimee Mann.

Simplemente, escuchen y vean:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=aNmKghTvj0E[/youtube]

.

[followbutton username=’JesusTeatrero’]

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: 'High School Musical' y 'Mulholland Drive'. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies