Manual para sobrevivir al cierre de Series.ly

Pese a que el año acaba de empezar y todaví­a no nos ha dado tiempo a terminar de organizar nuestros propósitos a cumplir durante éste, 2015 ya viene dispuesto a darnos nuestra dosis imprescindible de realidad agria. Efectivamente, el mismo 1 de enero se puso en vigor la famosa Ley Lassalle, esa ley que aprobó el parlamento español el pasado mes de noviembre y que defiende la propiedad intelectual como si ahora al gobierno le interesase proteger la cultura -aunque parece que lo hagan por intereses más cercanos a los económicos-. El caso es que toda aquella web creada en territorio patrio que difunda enlaces de series y/o pelí­culas deberá pagar una multa que oscila entre 150.000 y 600.000 euros, cifra que ni los antiguos piratas tení­an en sus galeones.

¿Cuál ha sido el resultado de esta terrible decisión? Que los principales portales que ofrecí­an este tipo de servicios han terminado huyendo despavoridos. Y es que a la terrible pérdida que sufrimos hace un par de años cuando el gobierno de Estados Unidos decidió cerrar Megaupload y a la posterior criba en nuestro paí­s de buques insignia como Seriespepito o Divxonline, ahora servidores como Magnovideo también han echado el cierre. Series.ly ha eliminado gran parte de sus enlaces, y en The Pirate Bay fue bloqueado por la policí­a sueca al cabo de unos dí­as. Efectivamente, las autoridades se han enfundado el mono amarillo, han empuñado la katana de La Novia y parece que la criba se está produciendo a escala global.

killbill2¡No descargues, pirata!

 ¿Cómo nos hemos quedado todos al ver que todos y cada uno de los portales o servidores que nos ofrecí­an nuestra dosis diaria de series o pelí­culas están desapareciendo progresivamente? ¿Qué vamos a hacer con aquellas pelí­culas que queremos revisionar pero ya no se emiten en televisión ni se encuentran en ningún videoclub porque han dejado de existir? ¿Cómo nos afecta la noticia de saber que no vamos a poder estar al dí­a con nuestras series favoritas y esperar a que los canales de televisión españoles las emitan con meses o años de retraso? Más o menos, así­:

jess

Ni siquiera me han emitido la tercera temporada en FDF a medianoche…

Sin embargo, no estamos dispuestos a dejar que os atiborréis a repeticiones de ‘Castle’ o ‘Bones’, que os durmáis con los telefilmes de la sobremesa de los fines de semana o que convirtáis en carne de spoilers eternamente. La purga de Series.ly ha supuesto un gran golpe, pero hay medicamentos para superarlo. Hay vida más allá, y nosotros, cual íker Jiménez de la red, estamos dispuesto a demostrároslo en el siguiente manual de supervivencia. Coged papel y boli y tomad apuntes.

1-Torrent: el brazo tonto de la ley

Efectivamente, es un recurso que se puede llevar a cabo desde hace años y que, con el permiso de The Pirate Bay, todaví­a no ha sido demasiado apaleado por los señores malos. El torrent viene a ser un archivo dividido en muchí­simas partes -tantas como usuarios lo hayan descargado-, aspecto que nos permite descargarlo con una mayor rapidez que cualquier otro formato y administrando la descarga a nuestro gusto. No hace falta tener el ordenador encendido toda la noche, puesto que el segmento ya descargado no desaparecerá si le damos una pequeña tregua a la máquina. Tan sólo tendremos que pausar la descarga y reanudarla cuando queramos. El yo me lo guiso, yo me lo como de esta generación.

Ya hemos dicho que The Pirate Bay ha desaparecido temporalmente, pero todaví­a podemos acceder a gran cantidad de torrents a través de Kickass Torrents, Mininova o YIFI. Así­ que no perdáis el tiempo y poneros manos a la obra antes de que sea demasiado tarde. Y no olvidéis instalaros el BitTorrent o el uTorrent antes de ello, o cualquier esfuerzo habrá sido en vano.

gandalf

2-Streaming, what a feeling

wtf¿Qué es eso?

Mucho se está hablando de esta palabra en los últimos meses, pero su concepto llevamos mucho tiempo llevándolo en práctica. Básicamente consiste en lo que hemos hecho hasta ahora: visualizar un archivo sin necesidad de descargarlo fí­sicamente a nuestro ordenador. A través de un almacén virtual (buffer), el archivo se va descargando progresivamente sin necesidad de esperar a que esté completado para poder disfrutar de él. Es, básicamente, el modo en el que se han estado visualizando cosas desde Series.ly o Seriespepito y, por tanto, el más perjudicado.

Sin embargo, todaví­a podemos disfrutar de este servicio. Puede que incluso nos atreverí­amos a decir que sobrevivirá debido a la evolución silenciosa que está experimentando gracias a plataformas como Popcorn Time, una aplicación que podrí­a describirse como un Spotify con un enorme catálogo pelí­culas y series, todas ellas a una calidad excelente y con los subtí­tulos en el idioma que queráis. No sabemos cuánto durará este oasis legal, pero os invitamos a disfrutarlo hasta que lo aniquilen.

 3- Televisión online: a la parrilla, cómo me gusta

Esta opción vendrí­a a ser la equivalente a poder ver los contenidos propios (y algunos ajenos) de los distintos canales de televisión a nuestro antojo, eso sí­, durante un tiempo relativamente limitado. Esta opción puede ser válida si lo que nos interesa es el producto nacional, pero presenta numerosos problemas respecto a otras alternativas. El principal problema es el bloqueo de la geolocalización, que imposibilita disfrutar de la programación de canales extranjeros así­ como la opción de ver los nuestros fuera de España. Sin duda, una restricción bastante importante que limita considerablemente las ofertas que puedan ofrecernos estas plataformas.

Sin embargo, la geolocalización no es el único inconveniente de esta opción. Cada una de estas plataformas (RTVE, Atresplayer o Mitele) presenta el problema de la imposibilidad de poder ver más allá de los últimos capí­tulos emitidos, ya sea de producción propia (como el caso de Atresplayer) o de producción extranjera y comprada (como ocurre con Mitele). El caso es que esta opción es viable si lo que quieres es ver algún capí­tulo pendiente de series que llevas al dí­a, pero olví­date si lo que quieres es empezar alguna desde cero.

 theringYo no sé si ahora voy a caber por la pantalla del portátil…

4-Videoclubes online

Nadie se sorprende cuando dicen que vuelven los 90. Se lleva lo retro, y no hay nada más retro que un videoclub. Lógicamente, los tiempos han cambiado. Ahora ya no tenemos que salir de casa y enzarzarnos en una pelea por ver quién se lleva la única copia libre de aquella pelí­cula que queremos ver. Sólo nos basta con acceder a una página web, buscar la pelí­cula o serie que nos gusta y tener dinero en nuestra tarjeta de crédito (sin duda, la restricción más problemática de todas las que podrí­an existir).

El catálogo de videoclubes online es bastante amplio y para todos los gustos. Si lo que queremos es ver pelí­culas, tenemos Nubeox, Filmin o Voddler. En cambio, si queremos poder ver también series, Wuaki.tv es la opción correcta. Todos los precios de suscripción mensual a estos portales oscilan alrededor de los 10€, aunque también puedes pagar menos por acceder a un contenido simplemente individual. De todas las opciones comentadas hasta ahora, quizás esta sea la más completa. Ahora sólo se necesita concienciar a la gente de pagar por ello.

chrisA ver que mire en la cartera…¡ups!

5-La televisión del futuro

La última de las opciones para poder seguir disfrutando de nuestras pelí­culas y series favoritas es lo que hemos denominado como “televisión del futuro”, aunque en realidad se trate de paquetes especiales de televisión por cable que contienen un enorme catálogo de pelí­culas y series, tanto de estreno como ya emitidas. Las que más están dando que hablar son Yomvi (Canal +) y Movistar Series (Movistar) quienes, conscientes de la oleada de cinéfilos y seriéfilos que ha surgido en estos últimos años, apuestan por un contenido amplio, llamativo y variado que capte su atención. La ventaja es que la exhibición de capí­tulos no sobrepasará las 24 horas de diferencia respecto de la emisión de éste en Estados Unidos. La contra (siempre la hay) es que se requiere estar abonado a uno de los dos métodos de televisión por cable, lo cual requiere un gasto económico bastante “elevado”.

Sin embargo, esta última alternativa todaví­a está en una fase de asentamiento muy primitiva, y deberemos esperar a la llegada de las todopoderosas Netflix o Amazon Video (ambas con creaciones propias y de renombre como ‘House of Cards’ o ‘Transparent’ entre sus contenidos) para saber si en España también tendrá la misma acogida que en el resto de lugares del mundo donde se ha puesto en marcha.

polterSí­, estoy viendo ‘The Walking Dead’ en codificado

En definitiva, el cierre de Series.ly y de portales semejantes ha dejado a mucha gente con una mano delante y otra detrás en cuanto a consumo de series y pelí­culas, pero no es el fin. Hay otras opciones tanto o más buenas y eficaces, y tan sólo es cuestión de atreverse a saltar la barrea de la comodidad y explorar nuevas fronteras y opciones. Existen miles de formas de seguir viendo todo lo que queramos, pero la única manera de contribuir a que se sigan creando nuevos contenidos es invirtiendo económicamente en ellos, aunque sea de un modo mí­nimo. Sólo así­ podremos evitar la absoluta desaparición de esta cultura “cineseriéfila”, la cual no tiene una mayor defensa y protección que la que nosotros mismos estemos dispuestos a brindarle.

yodaY si lo dice él, habrá que hacerle caso

Jorge Bastante
Jorge Bastante

Filólogo e intento de escritor, amante de cualquier cosa que me evada de la realidad y asesino de spoilers. Vivo en constantes trámites con los guionistas de mi vida, aunque reconozco que les está quedando una dramedia muy resultona | @jorbasbo

1 Comment

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies