Miss Gravity Bullock

¿QUí‰ PASA CON GRAVITY?

Año tras año, los pocos que todaví­a consideramos el cine como un bien de primera necesidad, asistimos a una feria ambulante de atracciones. Atracciones, en su mayorí­a, con una fórmula ya caducada. Lo que se nos ofrece no es nuevo, espectáculos reinventados con campañas de marketing hinchadas de dinero y un objetivo único: triplicar el dinero invertido. La primera parada es la taquilla de cine. O la cuarta. Hasta hace pocos años el marketing previo a las salas se limitaba a revistas de cine mensuales y trailers. Nada comparado con la actualidad, las redes sociales nos han hecho primeros protagonistas sedientos de información diaria. Lo que empezó como algo revolucionario, lo sigue siendo, pero el más avispado debe saber lo importante que es medir esa información que consume. Es aquí­ donde entra el HYPE, la bomba de relojerí­a que puede estallar en las manos sin que te des cuenta, y viene causado directamente por ese consumo tan bestial de noticias que conforman una campaña viral: web, poster, teaser, trailer, entrevistas, redes sociales, y el propio público consumidor. Con un protagonista esencial: el festival de cine. ¿Qué está pasando para que los grandes estudios decidan pasear sus pelí­culas, que aparentemente no tienen necesidad, por los festivales de cine clave?. Cannes, Toronto, Telluride, Venecia, San Sebastián. Precisamente, crear ese hype en el público. Si antes la información que llegaba desde los festivales se limitaba al crí­tico de cine de un periódico por una única ví­a, ahora el boom mediático que suponen las redes sociales agiliza toda esa información que no podrí­a ser posible de otra manera. Estamos ante una nueva forma de vivir el cine. Pero cuidado, puede ser peligrosa.

¡Odio el espacio!

 

Por eso, Gravity es la pelí­cula acontecimiento del año. Con un tour que incluye Venecia, Telluride, Toronto y San Sebastián,  el film de Alfonso Cuarón es ya historia del cine, y un fenómeno de masas. En su primer fin de semana, la recaudación USA superó los 55 millones de dólares, cuando la propia Warner no confiaba en las posibilidades. En dos semanas los millones amasados en todo el mundo llegaban a 200. Entonces, ¿qué tiene Gravity de especial?. Estamos ante la atracción que devuelve y consigue renacer la magia de ver cine en el cine. La atracción estrella, con un 3D sobrecogedor que te convierte en los ojos y sufrimiento de Sandra Bullock. No has leí­do mal, si vas al cine y ves Gravity en 3D te conviertes en Sandra Bullock, y sufres, sufres mucho. Dos astronautas tienen un accidente en un viaje espacial. El argumento podrí­a haber salido de un curso de verano de escritura creativa, o de un paseo por Tumblr. Con un George Clooney irónico convertido en Buzz Lightyear, acompañado de su mariliendre, Sandra Bullock. Pero el guión tan convencional es esencial para el conjunto de toda la pelí­cula, forma parte de la experiencia. El espacio te atrapa y el espectador, desde su butaca bien agarrada, se convierte en astronauta durante 90 minutos de auténtica locura. Una locura que hace que Gravity consiga ser un punto y a parte en el cine. Pero cuidado, esto no es el relevo de 2001: Una Odisea del Espacio (Stanley Kubrick – 1968). Que nadie caiga en esa trampa del falso cinéfilo. Gravity es la atracción estrella de la feria, 2001 es la feria. Y esa atracción es manejada por una bestia parda que lo da todo: Sandra Bullock.

¡Solo sabemos según Cuarón que vais a flipar!
¡Solo sabemos según Cuarón que vais a flipar!

 

¿Cí“MO HA LLEGADO SANDRA BULLOCK HASTA AQUí?

Gravity es la pelí­cula por la que Natalie Portman y Angelina Jolie rascan con las uñas las paredes de su casa. Un tropiezo no para ellas, sino para sus agentes. A Natalie alguien le dijo que ganar un Oscar te daba carta libre para ser madre y no salir de casa. Angelina considera eso un despropósito y vive en una tribu. Pero cuidado, juego arriesgado. La panadera de Renée Zellweger os podrí­a contar una historia muy triste de una clienta fracasada.

Hollywood se inventa sobre la marcha muchos cuentos de hadas, pero así­ como los inventa, los destruye, y esas alas de hada se transforman en cadenas para actrices que se creen estrellas más rápido de lo que merecen. Porque 10 años y un Oscar no perdonan una retirada temporal, o eso creí­a Julia Roberts, America’s Sweetheart y rival directa de Sandra en los 90′, que desde que se bañó en oro en el 2000 no levanta cabeza. En 2009 fue testigo de como la propia Bullock relanzaba su carrera de estrella, y su IMDb, con pelí­culas que ella misma habí­a rechazado: The Proposal y The Blind Side. Un drama, Julia.

Fue precisamente con The Blind Side cuando llegó la revolución: el Oscar de Sandra.  Por si fuera poco, a veces una peluca y un Oscar no son suficientes para conseguir el respeto de todos. El mundo esperaba todaví­a algo más de Miss New Jersey, y el sufrimiento siempre es una buena moneda de cambio para ser aceptada en esta sociedad. El público al fin consigue empatizar con Sandy. De todas maneras, Sandra Bullock lleva desde 1995 siendo la responsable de que las taquilleras de metro crean en el amor, y eso ya vale más que cualquier premio.

Primera prueba de vestuario: descartado

 

¿CUíLES SON SUS POSIBILIDADES?

Como maldita masterpiece y revolucionaria, Gravity está muy presente en la carrera, segunda frontrunner potente después de 12 Years a Slave de Steve McQueen, pero NO va a ganar el Oscar a Mejor Pelí­cula. Su género, aunque no es la ciencia-ficción como se quiere hacer creer (tiene más de terror que de ciencia-ficción), thriller dramático espacial, no coincide con el gusto general de la Academia. Si hacemos historia, ninguna pelí­cula comparable a Gravity ha ganado el Oscar a Mejor Pelí­cula. En cambio, si son altas las posibilidades de Director y, por razones obvias, arrasar en todas las categorí­as técnicas. Sandra Bullock ya es una nominada segura por Actriz Protagonista, aunque su polémico primer Oscar es muy reciente, y su rival directa Cate Blanchett, por Blue Jasmine de Woody Allen, pisa fuerte. De todas maneras, la gran baza de Gravity es su ya asegurada perdurabilidad en el tiempo y en la memoria de todos. El mayor premio para cualquier pelí­cula.

 

 

TOP6 SPOILER:

1. Sandra Bullock lleva peluca. El pelo en el espacio flota, el suyo no, es especial.

2. Lo que significa que habí­a presupuesto para mucha laca, o era de los chinos.

3. Chinos que no ayudan a Sandra en la estación espacial.

4. Además, Sandra Bullock no habla chino (ironí­a reservada exclusivamente en la V.O.)

5. Sandra no muere.

6. George Clooney sí­.

 

Rubén Linde
Rubén Linde

Activista cultural. De pequeño quería trabajar en el videoclub del barrio, pero cerró. Después me hice agente de Hollywood. Showbiz! | @ruben_linde

6 Comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies