Crítica | “Freeheld”, un amor emotivo y fidedigno

Hoy es fiesta en la Comunidad de Madrid y debería estar descansando. Pero he creído conveniente escribir para haceros una recomendación cinéfila en condiciones. Me preocupo por vosotros, no tengo remedio. ¿No tenéis que hacer absolutamente nada este viernes? ¿El plan de la Sureña ya te aburre y lo de comer pipas en un banco es demasiado triste? Pues apunta bien, que ya tienes plan: ve al cine a ver Freeheld, que la estrenan esta semana. En España, país de costumbres traductoras inútiles, la han decidido añadir el subtítulo “un amor incondicional”, pero lo obviaremos y haremos como que esto no ha pasado.

La semana pasada tuve la oportunidad de acudir al preestreno de esta película protagonizada por Julianne Moore y Ellen Page, un evento muy especial organizado por LesGaiCineMad, el Área de Mujer de Fundación Triángulo y Filmax en el marco de la V Muestra de Cine Lésbico de Madrid. Moore y Page tenían las agendas un poco complicadas y, aunque estaban deseando venir a vernos, al final no pudieron acudir. Pero nosotros lloramos igualmente cual magdalena. Y con palomitas.

https://www.youtube.com/watch?v=

La película dirigida por Peter Sollett y con guión de Ron Nyswaner (que también escribió Philadelphia) se estrenó en Estados Unidos el año pasado y, posteriormente, en el Festival de San Sebastián. No llegaron muy buenas críticas del otro lado del charco y los medios patrios se hicieron eco de una cinta a la que pusieron a caer de un burro. “Floja”, “sosa”, “convencional”, “previsible”, “lacrimógena” o, incluso, “sensacionalista” son algunos adjetivos usados por varios críticos (hombres, debo recalcarlo). Mis expectativas estaban por los suelos, para qué os voy a engañar.

“No te preocupes, lucharemos contra estas críticas tan feroces”

Convencional, pero emotiva sin trucos ni engaños

Es cierto que Freeheld no hace alarde de un gran despliegue estilístico o de presupuesto. De hecho, tiene pinta de ser un largometraje sencillo y barato. Y sí, incluso podría ser considerada como una película convencional desde el punto de vista formal. Sin embargo, estamos hablando de una historia basada en hechos reales. Pero, ¡ojo! Hay que tener cuidado con el uso de este concepto, porque habitualmente se usa y aplica con la misma despreocupación con la que una se cambia de bragas cada día. No, amigas mías, no estamos ante una historia inventada que sólo conserva los nombres de las protagonistas; estamos ante una historia absolutamente fidedigna que refleja con una exactitud casi quirúrgica lo que ocurrió realmente en el año 2004.

Os pongo en antecedentes, Laurel Hester fue una agente de policía extremadamente condecorada y alabada que luchó en contra de la junta de freeholders del Condado de Ocean (New Jersey) para transferir su pensión como funcionaria a su pareja de hecho, Stacie Andree, después de ser diagnosticada con un cáncer terminal, primero de pulmón y después de cerebro. Esta pensión era lo único que ella tenía para que Stacie pudiera vivir para siempre en la casa que habían comprado, reformado y redecorado.

Estamos ante dramón con mayúsculas, que ocurrió tal y como os cuento y que fue todavía más triste por ciertos detalles que a uno le parten el alma cuando los conoce y que no os desvelaré para que veáis la película y los descubráis por vosotros mismos. En 2007, Cynthia Wade realizó Freeheld, un cortometraje documental de 40 minutos (que ganó un Oscar, por cierto) sobre esta historia. La película contó con los testimonios de cada uno de los protagonistas y, además, con imágenes de archivo de esta historia que revolucionó Estados Unidos y fue la antesala de la posterior aprobación del matrimonio igualitario en Yankilandia.

Freeheld, una lucha verdadera por la igualdad

La importancia del largometraje que se estrena esta semana en España radica en la exactitud de los sucesos, de los emplazamientos, del deterioro de Laurel y, sobre todo, de los diálogos. Cada coma y cada palabra, según quedaron recogidas en 2004, se recrean en el guión de Freeheld, que cuenta en la producción con la propia Cynthia Wade. Ved el documental y comprobadlo por vosotros mismos. No hay trampa ni cartón. Me atrevería a decir que el 98% de lo que se rodó sucedió realmente 11 años atrás. ¡Y no pasa nada por admitirlo! Es bonito contar con una película que muestra de manera tan verídica un suceso tan cruento y triste. Es bonito saber que no te están engañando y que te están contando una historia real de lucha por la igualdad, por una justicia real y por la visibilidad de las lesbianas, estigmatizadas, marginadas y estereotipadas, todavía, a día de hoy.

Fotografía de Laurel Hester y Stacie Andree
Las verdaderas Laurel Hester y Stacie Andree

Además, Julianne Moore (Laurel) y Ellen Page (Stacie), sobre todo Moore que realiza un cambio radical y un trabajo formidables, están excelentes en unos papeles que contrastan muy bien con el humor judío del personaje de Steve Carrel (Steven) y con la ternura de un Michael Shannon (Dane) que pasa de no preocuparse por cosas de gais y lesbianas a involucrarse como el que más en una causa que, a día de hoy, sigue mereciendo la pena.

A pesar del sabor agridulce de la historia (que por suerte cuenta con chascarrillos que te permiten respirar entre la vorágine de lágrimas), el resultado de la película es más que satisfactorio para una producción tan modesta. Incluso a pesar de todo lo que digan aquellos críticos. Por eso mismo, ya sabéis cuál es vuestra labor: ir al cine el viernes, estar los primeros en la cola, ver Freeheld y, después, completar la experiencia con el visionado del documental. Os daréis cuenta, igual que yo, del formidable trabajo de recreación y los valores tan importantes que se transmiten con esta historia que parece del siglo pasado (por la cantidad de trogloditas presentes) y que, sin embargo, está más cerca en el tiempo que nunca. ¡No os olvidéis los pañuelitos!

German de Heras Álvarez
German de Heras Álvarez

Redactor

En proceso de periodista y de comunicador audiovisual. Y también en proceso de seriéfilo y cinéfilo. ¡Ah! Y en proceso de ser mejor persona. Bueno, lo dejaremos en que estoy en proceso a secas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR