Las 4 lecciones vitales de Rory Gilmore

El viernes pasado, Netflix estrenó la 8 temporada de Las Chicas Gilmore, una serie icónica de la década de los 2000, que contaba la vida de una madre y una hija peculiares rodeadas por un mundo aún más peculiar. Lejos de ser una mera aproximación nostálgica a una serie mitificada y con una legión de fans entregados, Las 4 estaciones de las Chicas Gilmore expande el relato primigenio y lo adapta a un tiempo distinto.

Cuando La 2 empezó a emitir en programa doble A dos metros bajo tierra y Las Chicas Gilmore yo era un adolescente, lleno de miedos, inseguridades y sueños, como casi todos los púberes, imagino. A dos metros bajo tierra, quizás el gran drama familiar de la televisión, era una serie fascinante sobre un grupo de personas que sobrevivían a sus propias taras, o lo intentaban. Era triste y agria, pero también emotiva y emocionante. Frente a los claroscuros de aquella familia propietaria de una funeraria, Las Chicas Gilmore era un torrente de optimismo y calidez. Stars Hollow, ese pueblo idílico que rozaba el realismo mágico era el lugar perfecto dónde vivir. Yo vivía en un pueblo y sabía que los pueblos no eran así, pero, ¿y si…? En cierta forma, gran parte de la magia de las Gilmore residía en las promesas que le hacía al espectador. Las promesas de una vida mejor. Un trabajo, una familia, una casa, un pueblo, un perro, todo ello entrañable y perfecto. Para los que crecimos con Rory Gilmore este regreso no ha sido, sólo, un regreso a aquel mundo idílico, ha sido, también, una agria reflexión sobre nuestras vidas. Los sueños no se han cumplido, el futuro al volverse presente no ha sido tan hermoso como esperábamos. No todo eran flores, que diría Xoel López. Casi todo eran hostias, que diría la vida. A partir de aquí, puede haber terribles ¡spoilers!.

No estudies una carrera de letras, insensata

Si hay algo que recordamos de Rory es su voracidad lectora, es célebre la lista de todos los libros que lee a lo largo de la serie. Curiosamente en esta temporada Rory ya no lee, en realidad tampoco escribe, Rory sólo pulula por el mundo. Esa pasión por leer y escribir la llevó a estudiar periodismo. He estado ahí. Fue una mala decisión, la suya, la mía y la de todos los que hemos estudiado esa carrera en la última década. Aún así Rory, una licenciada por Yale, ni más ni menos, ha logrado acariciar el sueño, ha publicado, ni más ni menos que en el New Yorker, quizás la revista de masas más prestigiosa del mundo. Aún así, nos encontramos con una treintañera que va dando tumbos, que tiene mucho qué decir pero no tiene dónde decirlo y lo que es peor, no sabe cómo decirlo. Mientras Paris es una ejecutiva de éxito, Rory no va, profesionalmente, a ninguna parte.

No persistas en relaciones tóxicas, insensata

Si la vida laboral de Rory Gilmore va a la deriva, su vida emocional es incluso peor. Tiene un novio en Nueva York de-cuyo-nombre-no-se-acuerda-nadie, al que rehúye, del que se olvida y con el que no tiene ningún tipo de vínculo sentimental. Mientras que en Londres mantiene una especie de romance imposible con Logan, sí, ese Logan. ¿Por qué imposible? Porque Logan está prometido con otra mujer, porque juegan a ser follamigos, pero su historia hace que esto resulte imposible, porque no se encuentran en igualdad de condiciones, porque… Por mil motivos. Rory siempre tuvo problemas en el terreno sentimental, pero la madurez no le ha aportado sabiduría, parece no haber aprendido nada. La autodestrucción pasiva es, quizás, la gran maldición de nuestra generación.

gilmoregirls_final4words
No seas orgullosa, insensata

Cuando Rory acude a Chilton, como la ex – alumna modelo que simula ser, el director le ofrece una salida vital cómoda y satisfactoria, hacer un master de profesorado y dar clases en el colegio. Sin embargo ella rehúsa la propuesta. Le habían prometido ser alguien relevante, alcanzar altas cotas profesionales, cambiar el mundo con sus palabras. Aceptar el trabajo en Chilton implica aceptar la derrota, algo que ya nos había enseñado Lena Dunham en Girls. Es ese mismo orgullo el que le impide asumir que ha vuelto a casa cuando regresa al hogar materno, negando la obviedad hasta convertirse a sí misma en una caricatura. Si hay algo que me da vértigo es la idea de volver a casa. Yo sería igual de orgulloso que ella. Cuando la juzgo me juzgo a mí mismo, ser orgullosos no nos lleva a ningún sitio, sólo a la parálisis.

No se va a cumplir lo que te prometieron, ¿y?

Nuestros padres nos prometieron que tendríamos una vida mejor que la suya. La realidad nos ha demostrado que no será así, tampoco tiene por qué ser peor, simplemente será diferente. No viviremos en una casa idílica, con un perro que tenga nombre de crooner, una estabilidad laboral y una familia perfecta. Esa vida no existe. Quizás ha llegado el momento de asumirlo. Las Chicas Gilmore nos vendió esa vida, pero también ha sabido ahora enseñarnos que, efectivamente, esa vida no existe. Lejos de ser un simple ejercicio de nostalgia, inane e inofensivo, el regreso de Las Chicas Gilmore ha sido duro, reflexivo y contundente. Si hace 12 años me hacían soñar, ahora me hacen pensar en quién soy, a dónde voy y qué quiero. Quizás sea duro, pero es lo que necesitaba. Al final de la temporada, Rory encuentra cierta paz. Que no vayamos a cumplir nuestros sueños no quiere decir que no podamos ser felices. La vida de Lorelai o la forma de asumir la viudez de Emily nos demuestran que los caminos hacia la felicidad son inescrutables. Ser feliz no es tan difícil, simplemente hay que saber valorar lo que se tiene, y como dice Jeremy Renner en Arrival decir más veces como nos sentimos. Al final los seres humanos somos un cóctel imposible de sentimientos e ideas.

Luís Ogando
Luís Ogando

Redactor

Periodista que no ejerce, doctorando a medio cocinar, picapleitos a largo plazo. Me crié en el ala oeste de una cueva que estaba a dos metro bajo tierra. Heredero natural de la loca de los gatos. Todo es mejor con queso y/o Allison Janney de por medio.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies