Las (nada odiosas) 8 películas de Tarantino

Mañana llega a los cines españoles Los odiosos ocho, la novena película como director en solitario de Quentin Tarantino, uno de los grandes autores cinematográficos de las últimas dos décadas. Tras Django Unchained, Tarantino repite género: el western, y tema: el racismo en Estados Unidos, pero firma un film mucho más coral. En Los odiosos ocho, el cineasta encierra a un grupo malditos bastardos cargado de secretos que se enfrentan entre sí durante 150 minutos con frases lapidarias y pistolas. Aprovechamos la ocasión para repasar las anteriores 8 películas de uno de los directores más admirados y controvertidos del cine actual.

death

8. Death Proof (2007)

En 2007, Quentin Tarantino y su amigo Robert Rodríguez se decidieron a homenajear a los programas dobles de serie B, haciendo su propio programa doble con Death Proof y Planet Terror, el experimento no funcionó en taquilla, pero la dupla consiguió una sólida y entrega base de fans. Aunque el film de Rodríguez tuviera su encanto, en realidad la estrella de Grindhouse era la película de Tarantino, una obra decididamente menor ejecutada por un cineasta que es a la vez un amante irredento de la serie B y un director sensacional.  Death Proof nos cuenta la demencial persecución de unas chicas jóvenes que lleva a cabo un psicópata sanguinario, interpretado por un Kurt Russell caído en desgracia. Además de por sus diálogos descacharrantes, Death Proof destaca por su fabulosa puesta en escena. Tarantino rueda en esta película una de las mejores persecuciones que se han visto en el cine.


django

7. Django Desencadenado (2012)

El primer western de Tarantino, vino a poner en el centro de su cine en primer lugar, un género que sobrevuela toda su filmografía: el western, ya sea el americano o el spaguetti-western de Leone, y en segundo lugar una problemática social que también es relevante en su cine: el racismo en Estados Unidos. Podríamos decir, por lo tanto, que Django Desencadenado era una película que Quentin Tarantino tenía que rodar tarde o temprano. El film cuenta el viaje que emprenden un cazarrecompensas blanco (Christoph Waltz) y un esclavo negro (Jamie Foxx) por los Estados Unidos pre-guerra de secesión, para atrapar a unos forajidos el primero, y rescatar a su mujer (Karry Washington) de las manos de un cruel esclavista (Leonardo DiCaprio), el segundo. La cámara de Tarantino se apodera de los escenarios nocturnos, iluminada por el maestro Robert Richardson, ofreciendo una experiencia visual de primer nivel. Mientras que el guion, cargado de humor negro, vuelve a ofrecernos algunos de los diálogos más brillantes del cine de los últimos años. La Academia lo recompensó otorgándole el Oscar al mejor guion original, el segundo del cineasta, y nominado al film a mejor película, aunque Tarantino no entró en la terna de mejor director.


jackie

6. Jackie Brown (1997)

Si decíamos antes que Death Proof es la obra menos ambiciosa de Tarantino, Jackie Brown es la más olvidada y, posiblemente, la más incomprendida.  Tres años después de estrenar Pulp Fiction, la llegada de la esperadísima tercera película del cineasta no cumplió las inmensas expectativas creadas a su alrededor. Jackie Brown es un thriller (con toques de humor, por supuesto) a medio camino entre lo criminal y lo policíaco, capitaneado por una sensacional Pam Grier. Si en Death Proof, Tarantino homenajeaba a la serie B, en Jackie Brown reconocía la influencia que tuvo en él el blaxploitation, una corriente del cine americano de los 70, protagonizada por afroamericanos, que venía a ser la respuesta negra (y minoritaria/minorizada) al cine del Nuevo Hollywood (Scorsese, Friedkin, Coppola…). Así, el director recuperaba a Pam Grier, musa de dicha corriente, y la convertía en elemento central de una trama llena de quiebres y que adaptaba (lo cual no es común en su cine) una novela del prestigioso e influyente escritor Elmore Leonard, autor clave en el western literario contemporáneo. Jackie Brown es puro Tarantino, pero también es la película más farragosa de su carrera. En el reparto estaban también Samuel L. Jackson, Robert De Niro y un sensacional (y nominado al Oscar) Robert Forster.


inglourious5. Malditos Bastardos (2009)

Tarantino se lanzó a escribir y dirigir una historia alternativa sobre la II Guerra Mundial. Un film que seguía siendo más un thriller que un drama bélico. Y que nos contaba tres historias llamada a converger en su explosivo final. Por un lado teníamos a un grupo de soldados/asesinos estadounidenses dispuestos a matar a Hitler, por otro a un comandante caza-judíos alemán y en tercer lugar a una judía que regenta un cine en el Paris ocupado por los nazis. Con estos mimbres Tarantino construyó un relato divertidísimo y retorcido sobre uno de los episodios más trágicos de la historia. Malditos Bastardos, coronada por su polémico y juguetón final, pudo haber sido un desastre, y sin embargo fue una película que contó con la bendición del gran público (con 321 millones de dólares recaudados en todo el mundo) y de la Academia de Hollywood, al conseguir 8 nominaciones al Oscar, incluidas película, dirección o guion.  Además, el film dejó para la historia al Comandante Landa de Christoph Waltz, uno de los personajes más icónicos del cine del nuevo milenio. Ningún escritor audiovisual actual maneja el humor negro como Tarantino. Es el mejor.


reservoir

4. Reservoir Dogs (1992)

Pocas óperas primas han sido más influyentes que la de Quentin Tarantino. Aunque el éxito masivo le llegaría con Pulp Fiction, dos años más tarde, su carta de presentación ya lo convirtió en un autor con un mundo personalísimo a tener muy en cuenta. Reservoir Dogs nos cuenta la búsqueda que emprenden los miembros de una banda criminal para averiguar quién de ellos los traicionó y avisó a la policía de que iban a cometer un atraco, que terminó siendo una carnicería. Un thriller violento y sucio, con una atmósfera fabulosa y salpicado de momentos brillantes, que distorsiona el tiempo y el conocimiento del espectador, confundiéndonos y maravillándonos a partes iguales en un baile mortal. Tarantino sentaba así las bases de su estilo como narrador, y lo hacía valiéndose de un reparto de actores sensacional (Keitel, Roth, Buscemi, Madsen…). El primer puzzle del director de Knoxville no podría ser más divertido.


kill bill 1

3. Kill Bill: Vol. 1 (2003)

7 años pasaron entre Jackie Brown y el regreso de Quentin Tarantino a la dirección. Por suerte, dicho regreso fue por partida doble, tras partir, sabiamente y por recomendación (ejem ejem) de los Weinstein su Kill Bill en dos partes. En la primera conocimos a La Novia (Uma Thurman, en la interpretación de su carrera) y emprendimos a su lado su viaje de venganza contra todos aquellos que reventaron su boda y la dejaron en coma. Acción, violencia, humor y, sí, sentimientos. Tarantino se rinde ante el cine asiático de artes marciales, para terminar elevándolo a un nivel de virtuosismo sensacional.  Unas peleas perfectamente coreografiadas y la preciosísima, juguetona y camaleónica fotografía de Robert Richardson terminan por redondear una de las películas más divertidas del nuevo milenio. Entretenimiento de autor en estado puro. Un homenaje salvaje al cine como arte narrativa y visual.


kill bill 22. Kill Bill: Vol 2 (2004)

Si en la primera parte La Novia comenzaba a tachar nombres de su lista de la venganza, en la segunda escala en la misma hasta conseguir enfrentarse, por fin, al Bill del título, un maravilloso David Carradine, que, como es costumbre en el cine de Tarantino, había caído en desgracia hacía muchos años. Kill Bill: Vol 2 no es tan portentosa visualmente como su predecesora, ni su violencia poética resulta tan hipnótica, pero lo compensa ahondando en los sentimientos de la protagonista. Si en la primera parte vimos a una mujer enfurecida e incansable, en la segunda podemos palpar sus heridas, entender cómo ha llegado hasta ahí. Aunque siga siendo una película cargada de acción, es un film más intimista, con unas peleas más sucias y carnales, más agobiante y melancólica. ¿Puede hacernos llorar Tarantino? Quizás sí, porque además de diálogos cargados de cinismo es capaz de retratar sentimientos. Las conversaciones entre Bill y La Novia, aúnan ambas cosas, hasta convertir el tramo final de la película en una batalla, sí, a muerte, entre dos personas que en realidad ya hace tiempo que murieron.


pulp

1. Pulp Fiction (1994)

Es posible que Pulp Fiction sea la película más influyente, homenajeada, querida, respetada e influyente de los últimos 30 años. No se puede entender el cine estadounidense (y no sólo) actual sin Pulp Fiction. Su pegada se nota en la práctica totalidad de los thrillers producidos posteriormente. Además de ello, Pulp Fiction es una obra capital de la cultura de masas. Una película a la que hacemos continuas referencias. Un maletín, dos asesinos a sueldo, la novia del jefe, un secuestro, un hombre que soluciona todos tus problemas, referencias bíblicas, muchos tacos, saltos temporales y un baile para la eternidad. Todo eso y mucho más es Pulp Fiction. Un guion majestuoso, tanto por estructura como por diálogos, que le valió a Tarantino el primer Oscar de su carrera. El film, además, lograría 7 nominaciones en los premios de la Academia y la Palma de Oro en Cannes. El cine mainstream y el de autor se rendían así a un cineasta total, excesivo, verborreico, apasionado y salvaje. Esta historia criminal, preñada de diálogos emblemáticos y personajes al borde del abismo, se convirtió en un clásico instantáneo y en un film venerado por varias generaciones de cinéfilos (los nacidos en los 70, 80 y 90). El cine era esto. Quentin Tarantino es a la vez un escritor que usa la violencia para hablar de muchos temas importantes, para retratar un mundo caótico y complejo. Y un director que ama al cine como arte y como entretenimiento audiovisual, enfermizamente perfeccionista, un apasionado esteta. Ambas vertientes estaban ya presentes en Pulp Fiction, película que sigue siendo el gran emblema de uno de los universos cinematográficos más personales y fascinantes de la actualidad.

Luís Ogando
Luís Ogando

Redactor

Periodista que no ejerce, doctorando a medio cocinar, picapleitos a largo plazo. Me crié en el ala oeste de una cueva que estaba a dos metro bajo tierra. Heredero natural de la loca de los gatos. Todo es mejor con queso y/o Allison Janney de por medio.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR