Orgullo, Disney, divas y cintas de vídeo

Los votantes de las urracas gaviotas respirarán aliviados porque Madrid ya no huele pis, ya no hay gente desnuda por las calles, Recoletos está abierto al público y las señoras de bien pueden merendar allí sus ensaimadas y sus churros con chocolate. Oh, wait! ¿Churros con chocolate? A lo mejor tienen más en común con nosotros de lo que ellas se piensan:

giphy (3)

Para el resto de los mortales, Madrid esta semana está más triste porque tiene un poquito menos de libertad en las calles, porque la tolerancia no se pide a gritos, porque el respeto se tiene que volver a exigir y no se respira como algo normal y básico del ser humano. De cualquier ser humano. Y porque tenemos que volver a recordar que muchos derechos civiles se nos niegan en partes del mundo, no tan lejanas, donde nuestro nacimiento nos puede llegar a marcar con la muerte. Porque eso es el Orgullo.

Y como Madrid está triste por el post-Orgullo (es como la bajona de las drogas que sufrimos todos después de la final de OT 1), qué mejor que hacer un repaso cinéfilo por esos momentos de nuestra infancia que nos hicieron despertar dentro de nosotros una luz rosa, aunque ni lo supiéramos.

1. La familia monoparental

Sí, todos pensamos lo mismo ahora. Pero en el 94, era enternecedor ver a una pareja de hecho criar a un hijo ellos solos. Y no, el niño no les salió “rarito” sino que creció heterosexual, tolerante y llegó a ser alguien importante… tal que un rey.

giphy (2)

 

2. Catfight de divas

Una de las películas más cristianas de los 90, producida por uno de los grandes gays de Hollywood. Claro, ya se las apañó él para que el videoclip fuera más recordado que la propia “El príncipe de Egipto”. A nosotros nos dio igual la historia de Moisés, nosotros queríamos ser Whitney Houston y Magaya Mariah Carey cantando “When you believe”.  A esta canción le debemos mucho, sobre todo acabar siendo carnaza de galas de Operación Triunfo (un besito para Marey, Cristie, Lorena, Soraya y Silvia)


https://www.youtube.com/watch?v=


 

3. ÉL y ÉL. El hombre

Todos tenemos la sospecha de que eran la misma persona, sólo que con flequillazo o despeinado. Y con lentillas para disimular el color de ojos. Ya sospechábamos que algo pasaba en nuestro interior cuando nos interesaba más ÉL que la melena pelirroja de ARIEL o el pelazo de Jasmine. Pero muchos de nuestros sueños húmedos nuestras ilusiones infantiles se las debemos a ÉL:

Walt-Disney-Screencaps-Prince-Eric-walt-disney-characters-25815948-2560-1440

Y a ÉL:

giphy (1)

 

4. Orgullo trans

¡Que vivan los cambios de sexo! Mucho antes de Transparent ya estaba ella en nuestras vidas de niños:

giphy

 

5. Dentro del armario

A ver, que sí, que a uno de ellos le pusieron un plumero (ejem, ejem) de novia. Pero no nos engañaban. En el palacio de la Bestia había demasiados armarios pero estos dos pedían a gritos salir:

Din_Don_&_Lumiere

Y, aunque nos lo tomemos con humor, no debemos olvidar que el Orgullo es algo muy serio. Porque afecta a nuestras vidas, a nuestros derechos, a nuestra dignidad y a nuestra VIDA. Feliz post-Orgullo a todos ¡Qué coño! Que el Orgullo se mantenga 24 horas al día, 365 días al año. ¡¡FELIZ VIDA!!

Jota Linares
Jota Linares

Redactor

Aspirante a contar historias a través de una cámara, mientras intento aprender de qué va esta locura a la que llamamos crecer.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR