La redacción elige… su escena de terror preferida

Este viernes, llega a los cines la tercera parte de ‘Insidious’, la saga creada por James Wan que ha aterrorizado a los hijos de aquellos que vivieron atemorizados por la niña de ‘El exorcista’ y a los nietos de aquellos que gritaron con Janet Leigh en la ducha de ‘Psicosis’. Generación tras generación, el cine de terror ha mantenido a nuestros miedos a raya con fantasmas que nos hablan desde el más allá, monstruos de dudosa procedencia, asesinos de sorprendente creatividad y demás escalofriantes ocurrencias. En Bface Magazine, hemos decidido hacer terapia de choque y recoger nuestras secuencias favoritas del género, aquellas que nos erizaron el vello de la nuca, se nos quedaron grabadas a fuego en la mente o no hemos podido volver a ver por puro terror.


Sin lugar a dudas, la escena final de ‘REC’ se convertiría en una de las más importantes de la historia del cine de terror. En el intento por huir y sobrevivir, los reporteros Ángela y Pablo acabarán en el ático del edificio, supuestamente inhabitado. Allí  darán con un laboratorio clandestino lleno de crucifijos y empapelado con recortes de periódicos, los cuales todos hablan de una niña, Tristana Medeiros, que desapareció de un hospital de Portugal y con la que parece que se estuvo experimentando. Lo peor es que, después de cuarenta años, la “niña” sigue ahí.

(Nacho Fárez, redactor en Duro de pelar | @Bogeymaann)


Si pienso en una película de terror con la que alguna vez he llegado a sentir miedo de verdad, esa es ‘El exorcista’, y si elijo la escena que me hizo temblar, no dudo ni un segundo: el giro de cabeza de 360° de la poseída Reagan. Quizá porque la vi a una edad temprana, aun recuerdo el impacto que me causó ese momento, de esos de taparte los ojos con las dos manos y reabrir los dedos para asegurarte que la escena ha acabado ya. Sin duda, es mi escena más terrorífica de una de las películas míticas del género.

(Virginia Martínez, redactora en OnCine | @virhouse)


Como el terror no es mi género predilecto, he optado por una de las escenas más icónicas de la historia del cine: la de la ducha en ‘Psicosis’ (la conocen hasta los que no han visto la película). Puede que en 2015 ya no parezca una escena tan terrorífica, pero en cualquier caso es magistral: el montaje y la música hacen el todo trabajo. Muchas veces no hace falta más que enseñar lo que la mente quiere ver.

(Nacho Poveda, redactor en OnCine | @IgnacioPoveda)


Siempre que me preguntan por una película que de verdad da miedo, no se por qué, pero ‘Martyrs’ me viene a la cabeza ipso facto. Y esta escena lo demuestra. Una mujer llena de heridas, sangrienta, monstruosa acechando a una mujer ¿indefensa? que intenta defenderse sin éxito detrás de la bañera. Sin duda, esta escena me marcó y me asustó de verdad. ¿Qué narices está pasando? ¿Qué puñetero bicho es ese? Y como esta escena, hay otras cuantas más que me tuvieron con el culo pegado a la silla y una cara de terror que pocas veces he puesto por una película. Era de noche, acababa de cenar y se me quitó el sueño y se me retorció el estómago. Terror en estado puro

(Germán de Heras, redactor de OnCine | @germaniako16)


Soy un miedica, lo reconozco. Prácticamente, todas las películas de terror medianamente decentes me dan miedo; sin embargo, ésta me creó un pequeño trauma. Hablo de ‘Insidious’ y, sobre todo, de la escena en la que el niño baila por la casa mientras una aterrorizada Rose Byrne lo persigue. Soy realmente incapaz de volver a ver esta secuencia. Pero, como Youtube ha decidido trolearme y no soy capaz de encontrar la escena íntegra, os dejo ésta otra igual de escalofriante.

(Jonathan Espino, redactor jefe de la sección de Cine | @SpinOver_)


Imaginemos un lindo gatito que, haciendo de las suyas, se adentra en los interiores de una nave. Una nave espacial demasiado grande y demasiado vacía para la pequeña tripulación que la habita. En la Nostromo viajan siete astronautas, un gato y un octavo pasajero que, en estos momentos, se esconde entre cadenas y tuberías, al acecho. Cuando, en un giro de cámara, vemos las escena desde los ojos del gato, más allá de la cabeza del tripulante, divisamos (por primera vez) al Alien. Por supuesto, el mecánico no llega a contar el terrorífico encuentro. Y así, el inocente paseo del gato, se ha convertido en una de las escenas más redondas y terroríficas de la Historia del Cine.

(Imma Pilar, redactora en El Celuloide | @Rodasons)


Mi escena favorita del cine de terror sucede en “El Exorcista”. Ocurre cuando Regan (la niña) baja por las escaleras, ya poseída, boca abajo, apoyando manos y pies. Puede que elegir una escena de dicha película sea muy típico, pero no recuerdo ninguna otra donde haya sentido tanto impacto y miedo al verla. Y es que todos podemos ser poseídos *música de El Exorcista*.

(Rubén Morín, redactor en Duro de pelar | @bajo_manhattan)


Probablemente el final de ‘La matanza de Texas’ original no solo sea una máquina de angustia del cine de terror, sino la verdadera máquina base de todo el suspense que puedan crear los slashers posteriores. La progenitora y clásico del “asesino con sed de adolescentes en celo” puso a Marilyn Burns como musa inmortal de un subgénero que escribió su regla más primaria en 1974: No viajes con novio.

(Rubén Linde, redactor en iPopCulture | @ruben_linde)


Si bien es cierto que el terror asiático tuvo un gran impacto en los cines que terminó consumiendo su efectividad con el paso del tiempo, hay pocas escenas terroríficas más escalofriantes que la del ascensor en ‘The Eye’ (2002). Tensión, claustrofobia y miedo es lo que experimenté en esta secuencia de la película. Te lo pensarás dos veces antes de entrar al ascensor tras verla.

(Jorge Bastante, redactor en OnCine | @JorBasBo)


Con ocho años, encerrado en una habitación y a oscuras, mi hermana y mis primos, todos mayores, me obligaron a ver The Ring y, desde ese entonces, no he vuelto a ser el mismo. Durante cinco años, tuve que dormir acompañado porque me daba auténtico terror dormir a solas. Lloraba, veía cuerpos moverse donde no los había e imaginaba lo peor de todas las escenas de miedo. La película la volví a ver años después y ni tan mal, pero, a día de hoy, sigo sin ser capaz de ver un film de ese tipo sin pasarlo mal. Ah, y sigo teniéndole miedo a la oscuridad.

(Gabriel Garcher, redactor jefe de la sección de Música | @GabGarcher)


Ahora, cuéntanos: ¿cuál es tu escena de terror preferida? ¿Coincides con alguno de nosotros?

 

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies