Crí­tica | Relatos Salvajes

Si hay un rasgo que caracteriza a la sociedad actual, éste es el hartazgo. Estamos hasta los mismí­simos de ser manipulados en todos los ámbitos y a todos los niveles, de ver cómo juegan con nuestros derechos y libertades y de sentirnos como absurdas marionetas movidas por gente que cree estar en un nivel social o moral superior al nuestro. Nos hemos acostumbrado a que nos puteen constantemente, haciendo del esperpento nuestra rutina. La indignación es nuestro pan de cada dí­a, y lo digerimos con una serenidad inquietante…hasta que nos hartamos.

La venganza es un plato que se sirve frí­o y, en este caso, con muy mala hostia. ‘Relatos Salvajes’ nos ofrece un menú con seis platos que el espectador va a degustar muy placenteramente tanto en forma como en contenido. La pelí­cula, en realidad, es una recopilación de historias breves cuyos protagonistas, lejos de ser héroes, son ví­ctimas. Son personas de carne y hueso, tan reales como nosotros y, en efecto, tan afectados por los mismos problemas. Puede que sus casos sucedan superlativamente para conseguir ser mucho más resultones en la gran pantalla. Pero, salvando las distancias, lejos de actuar como harí­amos nosotros y morderse la lengua, no les tiembla el pulso a la hora de perder los papeles en pro de conservar su dignidad como personas.

Relatos_Salvajes_6

Damián Szifron consigue con esta coproducción hispano-argentina una comedia negra casi redonda. Es muy complicado que situaciones como las que se viven en la pelí­cula nos provoquen carcajadas, y en ese punto radica la genialidad de ‘Relatos Salvajes’. La cinta muestra distintos sucesos cuya indignación llega a revolverte de la butaca para acto seguido hacerte disfrutar como un crí­o de la resolución tan bruta que tiene cada uno de estos casos. El grado de empatí­a con todos los personajes protagonistas es casi instantáneo -destacando unos espectaculares Ricardo Darí­n, Leonardo Sbaraglia y Erica Ribas en sus respectivas historias-, llegando a un punto en el que no puedes hacer más que admirarlos por su valentí­a a la hora de no contenerse en sus revanchas. Son ví­ctimas convertidas en verdugo, y no hay nada más satisfactorio que ver cómo son capaces de echarle un pulso a todo aquello que les ha puteado.

‘Relatos Salvajes’ es un constante tour de force en el que no hay cabida para la relajación. Sin embargo, pese a su ritmo frenético y la bestialidad que destila en cada minuto de metraje, uno no puede salir de la sala sin reflexionar sobre lo que acaba de ver y la facilidad con la que ésto podrí­a ocurrir en la realidad. Es un espectáculo entretenidí­simo, sí­; pero no hay que obviar la gran y cruda crí­tica social que exhibe sin ninguna clase de tapujos. Quizás el principal cometido de la cinta no sea que disfrutemos de ella, sino que empecemos a dejar de mordernos la lengua o de poner la otra mejilla. En definitiva, una pelí­cula que nos divertirá, nos horrorizará e incluso nos abrirá los ojos al mismo tiempo.

Jorge Bastante
Jorge Bastante

Filólogo e intento de escritor, amante de cualquier cosa que me evada de la realidad y asesino de spoilers. Vivo en constantes trámites con los guionistas de mi vida, aunque reconozco que les está quedando una dramedia muy resultona | @jorbasbo

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies