Under the Skin: Scarlett Johansson, en ti creemos

–Do you think I’m pretty? What do you think of me?–

Uno empieza y termina de ver Under the Skin con la misma cara de hipnotismo y asombro, con el cuerpo sentado y la mente volando. Pocas veces pasa, pero es real. No es un viaje de alucinógenos, es cine potente. Otro cine. Otro cine que no va dirigido a las masas, pero que absorbe a todo el que entra. Impactando para bien o para mal. Pero impactando. Cine del siglo XXI que antes de ser cine ya llega al mundo entero en forma de uno de los mejores memes –la pólvora en términos de internet– que existen con el Scarlett Johansson Falling Down.

La corta filmografí­a de Jonathan Glazer es un curso online de antropologí­a del comportamiento entre humanos como sociedad. En Sexy Beast (2000), Ben Kingsley es un mafioso sin piedad, en Birth (2004) –obra maestra absoluta–, Nicole Kidman cree en la reencarnación de su marido muerto en un niño de diez años frente a la incredulidad de su familia. Y en Under the Skin, Scarlett Johansson no es de este planeta y viene con la única misión de seducir hombres desde su furgoneta blanca para acabar con ellos y consigue desde su ignorancia del comportamiento humano hacer una crí­tica atroz sobre las necesidades primarias de la sociedad. No está sola, sus vigilantes motorizados controlan cada movimiento y procuran que haga su trabajo. Porque el resultado de comportarse como una persona humana y relacionarse con otros aparentemente como tú se define de manera literal como sociedad. Y aprender a vivir en sociedad puede acabar radicalmente con tu plan de destrucción masiva. ScarJo se quedó fuera del remake de Los hombres que no amaban a las mujeres por demasiado atractiva, y aunque consiga pasar camuflada de choni poligonera con acento británico, convierte esa atracción en su arma letal.

scarlett

Si Under the Skin viene a representar lo que deberí­a ser el nuevo cine posmoderno reciclando géneros ya existentes en producto de calidad que me den los papeles para firmar el nuevo futuro del cine del siglo XXI. Stanley Kubrick y David Lynch unidos para dar su propia versión de E.T. con Scarlett Johansson siguiendo algunas normas del Dogma danés entre paisajes naturales y figurantes completamente anónimos. Tanto que ni sabí­an que estaban siendo grabados. Y siguiendo la corriente de la nueva oleada de directores curtidos en el videoclip como Nicolas Winding-Refn o Gaspar Noé que hacen de cada plano una experiencia de museo de arte moderno. Si hubiera que clasificar Under the Skin en un género serí­a el de terror experimental, porque no hay más terror que el que se experimenta en el miedo a lo desconocido. Pero, ¿existe el terror en la belleza? ¿Existe el terror en una música perfecta? ¿Tendrás pesadillas con Scarlett? Sí­.

Además, podrí­a soltar diez teorí­as diferentes y completamente opuestas, como que Scarlett Johansson es una desaparecida de The Leftovers que vuelve a la Tierra con ganas de venganza o un transexual que acude al cirujano con una foto de la actriz y se termina arrepintiendo del cuerpo deseado. De hecho, espero que este análisis superficial se convierta en los próximos meses en costumbre de reuniones –botellones– hipsters. Pero la única teorí­a válida, de verdad, es que Under the Skin es una obra maestra de culto instantáneo. Sin reproches.

Editada ya en Blu-ray en UK y confirmada para el Festival de Sitges, Under the Skin aún no tiene distribución conocida en España, ni falta que hace. No es una pelí­cula para las masas como tampoco lo es el arte. Tampoco lo pide.

.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=J7bAZCOk0Sc[/youtube]

.

..

..

[followbutton username= ‘ruben_linde’]

Rubén Linde
Rubén Linde

Activista cultural. De pequeño quería trabajar en el videoclub del barrio, pero cerró. Después me hice agente de Hollywood. Showbiz! | @ruben_linde

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies