Star Wars; revitalizando la saga

Desde que se conocieron los primeros informes de que Lucasfilm (comprada hace unos años por Disney) tení­a pensado continuar con la saga Star Wars y de que querí­a producir los capí­tulos VII, VIII y IX, el público ha tomado diferentes posturas; desde un interés acérrimo hasta un rechazo intransigente, sin olvidar mencionar a todos aquellos no-fans ajenos a la saga que, como en muchos otros casos (véase mi nulo interés en la reciente reaparición de El Hobbit), han decidido quedarse al margen. Por tanto, la pregunta que les planteo hoy aquí­ es la siguiente: ¿es necesario seguir con la famosa épica de aventuras espaciales iniciada por George Lucas en 1977? Yo no quiero ser quien, cual demagogo, les diga lo que deben pensar. En mi opinión la Guerra de las Galaxias, aunque explotada al máximo a lo largo de los últimos treinta y cinco años, todaví­a conserva interés. La considero atemporal, susceptible a cambios y muy, muy interesante. Después del resbalón artí­stico de Lucas al crear las que son consideradas por los fans las tres peores entregas de la saga – La amenaza fantasma, El ataque de los clones y La venganza de los Sith -, no vendrí­a nada mal que un director del calibre de J.J. Abams (Perdidos, Super 8, Star Trek (2007), Star Trek: en la oscuridad) revitalizase una saga que, ya de base, está vendida al gran público. El miedo que tenemos todos los fans viene dado porque Disney está a cargo del proyecto; su polí­tica de acción para todos los públicos y su moralina son dos de sus caracterí­sticas más conocidas, y bien se sabe que ha estropeado remakes, adaptaciones y secuelas que suscitaban cierto interés – véanse las dos nefastas continuaciones de “Piratas del Caribe” o la infumable “Prince of Persia: las arenas del tiempo“, entre otras.

Otro factor que está poniendo nerviosos – o al menos expectantes – a algunos de los fans, es que no se conocen apenas datos de los miembros del reparto. Se ha hablado de la posibilidad de que Mark Hamill (Luke Skywalker), Carrie Fisher (la princesa Leia), Harrison Ford (Han Solo), un holograma del ya fallecido Alec Guiness (Obi-Wan Kenobi), Ewan McGregor (Kenobi joven), Liam Neeson (Qui-Gon Jin), Samuel L. Jackson (Mace Windu) e incluso el Maestro Yoda y Darth Vader/Anakin Skywalker, todos ellos personajes que han jugado papeles fundamentales a lo largo de la saga, tomaran parte en este último proyecto, ya sea como ancianos o como fantasmas de personajes muertos. Otros nombres como Michael Fassbender (Prometheus, Malditos bastardos, 12 años de esclavitud), Hugo Weaving (Matrix, El señor de los anillos) y Adam Driver (Girls, A propósito de Llewyn Davis), también han sido barajados en los últimos dí­as. Todo esto me parece bien mientras no aparezca Hayden Christensen.

luke skywalker tatooine

Cabe destacar que el proceso de pre-producción del Episodio VII también está siendo convulso; Michael Arndt, que estaba a cargo del guión de la nueva entrega, fue sustituido por Lawrence Kasdan (guionista de El imperio contraataca y El retorno del Jedi) y por el propio Abrams. La razón de este cambio de última hora fue que Arndt querí­a centrar la historia en las nuevas generaciones de protagonistas, es decir, en los hijos de Luke, Leia y compañí­a; sin embargo, Abrams tení­a pensado dar un “final épico” a los personajes principales de las otras entregas en este séptimo episodio, centrándose exclusivamente en ellos, y presentando en segundo término a los que serí­an los protagonistas de los episodios VIII y IX, esta vez sí­, los hijos de Skywalker, la princesa y Han Solo.

Si es necesario que se vuelva a llevar “Star Wars” a la gran pantalla es algo que el lector debe decidir. Personalmente, creo que George Lucas manchó el nombre de las tres pelí­culas originales al dirigir los tres últimos – o primeros, depende de cómo se mire – episodios, que comenzaron en 1999 con la ya mencionada “La amenaza fantasma”. A nivel de guión, estas tres propuestas eran mucho menos interesantes que las originales y, para no variar, sustentaban todo el interés visual en los efectos digitales. Lo más lógico es pedir lo imposible y volver a la propuesta de la pelí­cula del 77; utilizar los decorados hechos a mano con un complemento digital actualizado. A priori esto puede parecer disparatado, pero si “Una nueva esperanza” es indiscutiblemente la mejor pelí­cula de toda la saga es por la utilización de unos decorados fí­sicos. Es cierto que a nivel de dirección e interpretaciones tiene muchos fallos (ya es hora de reconocer que George Lucas tiene un mundo interior inmenso pero no es un buen director de cine; sus ideas son soberbias pero no sabe ponerlas en práctica con la coherencia narrativa y la seriedad que requieren las historias) pero, sin embargo, valorándola como un producto de entretenimiento (una historia de héroes y antihéroes estereotí­picos llevada a la épica de la ciencia-ficción), la cosa cambia. Lo que a priori puede considerarse una obra obsoleta, narrativamente hablando, se convierte en un espectáculo visual sin precedentes cuando entra en escena el diseño de producción. Como siempre digo, los efectos digitales están condenados a superarse a sí­ mismos. Esperemos que J.J. Abrams tenga en cuenta la esencia de la saga original y sepa explotar adecuadamente sus posibilidades. De momento, después de sus últimos trabajos, me atrevo a darle un voto de confianza. Confí­o en que no le venga demasiado grande.

David Reszka
David Reszka

Cineasta cinéfilo. Escritor y crítico a ratos libres. Estudiante de dirección y producción de cine. Fanático de Lem. Creador del blog CriticaTuCine. | Twitter: @David_Reszka

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR