Verónica, It y otras películas de terror basadas en hechos reales

¡Tenemos ganas de sustos! Así es. A parte del más que explotado universo de superhéroes en cine, de lo que tenemos ganas, es de terror. Y cada día de un terror más exhaustivo, de un género consciente de si mismo y que se toma en serio. Estos últimos años lo estamos viendo; el apartado cinematográfico de los sustos y el miedo psicológico nos ha hecho llegar producciones como La Bruja (2016)It Follows (2014).  Títulos que han conquistado a público y crítica y que marcan un momento destacable de este género.

Lo último que nos llega, y que ya puede verse en pantalla grande desde hace escasas semanas, lleva por nombre Verónia e It. La primera, ambientada en Madrid, durante los años 90 tras llevar a cabo el juego de la “Ouija”. La segunda, It, una nueva adaptación de la obra de Stephen King sobre el payaso Pennywise y el grupo de niños a los que atemoriza. ¿Pero que tienen en común estas dos producciones terroríficas? Desgraciadamente, al igual que algunas otras que os vamos a comentar, están basadas en hechos reales.


Verónica

La última sensación del director de Rec (2007), Verónica, ha sido inspirada por “el caso Vallecas”. Un suceso ocurrido durante la década de los 90 cuando Estefanía Gutiérrez Lázaro, junto a sus amigas, practicaron el juego de la ouija. Así fue como trataron de contactar con la pareja fallecida de una de las compañeras hasta que una profesora interrumpió el proceso de invocación rompiendo el tablero de dicho juego. A partir de este momento, se creyó que Estefanía, a la que se cambiaría el nombre por Verónica en la producción cinematográfica, estaba poseída por algún familiar debido a numerosos casos epilépticos. El verano de ese mismo año murió a causa de una sospechosa “asfixia pulmonar”.

It

Stephen King, el autor de la obra que ha dado lugar a esta producción, decidió inspirarse en la historia de John Wayne Gacy para crear su novela de terror. Dicho asesino en serie no se conocía como Pennywise, su nombre artístico era “el payaso Pogo” y cometió más de 30 violaciones y asesinatos a jóvenes de entre 14 y 21 años. 29 cuerpos fueron encontrados enterrados en diferentes lugares de su casa, mientras que algunos otros se encontraron en el río. Nadie imaginó que durante los espectáculos de “el payaso Pogo”, John Wayne Gacy escogía a sus posteriores víctimas.

Tiburón

No, Tiburón no proviene de la imaginación del maestro Steven Spielberg. ¡Ocurrió de verdad! Al menos, en cierto modo. Durante el verano de 1916 cinco bañistas estadounidenses fueron atacados por un tiburón blanco causando la muerte de cuatro de ellos. Los primeros ataques pasaron desapercibidos al creer por parte de la comunidad científica, que un tiburón no tenía la mandíbula suficientemente fuerte como para ocasionar un daño mortal. Una vez encontradas destrozadas varias de las víctimas, la noticia se hizo eco por todo lo alto y algunos vecinos decidieron poner fin a la vida del monstruo marino. Finalmente falleció atacando a uno de los botes que pretendía terminar con su vida.

Pesadilla en Elm Street

Freddy Krueger es uno de los villanos más amados y temidos del género. Y sí, se inspiró en un hecho real. Wes Craven creó la historia a partir de varios artículos de Los Angeles Times donde se relataba la inexplicable muerte de varios inmigrantes mientras dormían. Según fuentes de tales artículos, las víctimas se negaban a dormir a causa de las terribles pesadillas que sufrían y, una vez conciliaban el sueño sin poder evitarlo, morían súbitamente sin explicación alguna. Además de tales sucesos, Craven se inspiró en una experiencia personal de cuando era pequeño. A su temprana edad sufrió el acoso de la mirada de un extraño durante largo tiempo que se acercaba a él y que desapareció sin dejar rastro. Este momento fue clave para crear al mítico personaje de Freddy Krueger, pues la figura del hombre misterioso, le persiguió en sus pesadillas durante largos años y se inspiró en su figura para la creación del villano.

El Exorcista

No fue una niña de 12 años, fue un niño de 14, pero ocurrió. En 1949, en las ciudades de Maryland y Missouri, un adolescente sufrió una supuesta posesión demoníaca. Según clérigos, profesores y familiares del adolescente, éste podía mover cosas con la mente, cambiar de voz y temía a la agua bendita y los crucifijos. Durante más de seis semanas se llevaron a cabo diversos exorcismos. Fue durante el último, en un hospital psiquiátrico, cuando se consiguió que el joven volviera a la normalidad. Los asistentes de dicho exorcismo declararon que la cama se sacudía bruscamente durante el proceso, y las palabras “infierno” y “mal” aparecieron grabadas en el cuerpo del chico. Años más tarde, William Peter Blatty adaptaría esta historia dando lugar a la obra “El Exorcista”.

Annabelle

La historia de esta muñeca diabólica se hizo realiad en 1970 cuando fue regalada a una niña llama Donna. La muñeca de trapo desconcertó a sus propietarios cuando empezó a moverse por si sola. Todos los habitantes de la casa coincidían en que Annabelle era dejada en una habitación concreta de la casa antes de salir a la calle y, al volver, se encontraba en otra sala distinta. Tras encontrar sangre en el vestido de la muñeca y cartas de socorro, las propietarias de la muñeca contrataron a una médium, la cual determinó que Annabelle estaba poseída por el espíritu de una niña. Tras varios intentos de asesinato por parte de la muñeca, la familia Warren, decidió trasladarla a la vitrina de un museo. Se dice que cuando un visitante se burla de la muñeca, muere sospechosamente en un accidente.

La Matanza de Texas, El Silencio de los Corderos y Psicosis

Estas tres aclamadas obras cinematográficas se inspiran en un mismo asesino en serie conocido como “El carnicero de Plainfield”. Fue condenado por el asesinato de dos mujeres, pero sus crímenes no se basaban solo en un simple asesinato. Ed Gein, el asesino en cuestión, utilizaba la piel de sus víctimas para diseñarse trajes y decorar su casa. Usaba cráneos como cuencos y forraba sus lámparas con piel humana. Además, se especula que pudo llegar a practicar canibalismo al encontrarse restos de carne humana en las sartenes de su casa. El asesino, diagnosticado como esquizofrénico, admitió que tenía un proyecto secreto con el que pretendía parecerse más a su difunta madre. De esta forma, utilizaba la piel de sus víctimas para crearse un disfraz.

 

Joan Folguera
Joan Folguera

Redactor

Hijo metáforico de Spielberg viviendo al compás de una banda sonora de John Williams. Mientras espero mi encuentro con Gene Kelly, mi vida solo tiene sentido a través de una pantalla.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies