‘Las ví­rgenes suicidas’: bendita juventud

En su quince cumpleaños, cómo un servidor, comentamos una pelí­cula atractiva y bella pero también turbia. La ópera prima de Sofia Coppola es una absoluta delicia visual y narrativa de la cual desgranamos las cuatro claves principales.

Universo Coppola, Sofia.

Muchos la conocen como la niña mimada de Hollywood pero lo que es cierto es que Sofia Coppola ha sabido esquivar con certeza la sombra de “hija de…” para labrarse una carrera como directora de lo más interesante e identificable. Con algún que otro bache en forma de (algo soporí­fera) incursión y deconstrucción histórica (ay Maria Antonieta…), su filmografí­a – lejos de chistes y autorreferencias – es una visualmente muy atractiva representación de la decadencia de una vida cargada de exuberancia y vací­a de interés.

Las Ví­rgenes Suicidas es su primer largometraje y, también, uno de los más aclamados. También es su obra más redonda y febril gracias a una historia enérgica que funciona tanto a nivel argumental (interesa y emociona) como a nivel estético con una atmósfera llena de claroscuros de carácter misterioso. Un estilo bello y marcado que se perpetuará a lo largo de la carrera de la directora y que resulta claramente patente, por su puesto, en ésta excelente ópera prima.


las virgenes suicidas

Las chicas son guerreras.

En cierto modo podrí­amos hablar de Las Ví­rgenes Suicidas como la Chicas Malas del cine de autor. Una obra completamente libre, vivaz y fascinante invadida por un halo misterioso y atrayente en cuyo centro nos encontramos con cinco deslumbrantes chicas de belleza e inteligencia extraordinaria (quizá demasiada).

Liderando esas cinco hermanas con pensamientos suicidas, ideas tan macabras como sorprendentemente lúcidas para su despierta adolescencia y apariencia absolutamente impactante se encuentra, al menos en términos interpretativos, una brillante Kirsten Dunst cuya Lux resulta la perfecta condensación de la ambigua esencia de un filme tal como este. Una plausible revelación.

Nos encontramos pues ante personajes atrayentes y llenos de secretos, con los cuales no resulta fácil empatizar pero, desde luego, sí­ caer ante sus redes.


las virgenes suicidas

Juventud, divino (y evocador) tesoro.

Como señalaba antes, las adolescentes protagonistas (“ví­rgenes suicidas” del tí­tulo) no son precisamente ejemplos evidentes de personajes cercanos al espectador. Sin embargo, ciertos matices de su personalidad y el poder evocador del ámbito más artí­stico del largometraje hacen que acabemos cayendo por completo en el juego, macabro, de manipulación entre los púberes de la historia.

Su calma narrativa que hace elegantes los más terribles acontecimientos y la permanente tensión que, paradójicamente y sin contradecir lo anterior, invade todo el largometraje te introduce de lleno en el particular mundo que Coppola construye alrededor de unos personajes carismáticos y profundamente atractivos en las rugosidades y recovecos de su personalidad.


Banda sonora.

Air! crea una música excelente y perfecta para el largometraje de la cual es mejor escuchar, que leer…

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=8d4Wt13veqw[/youtube]

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=1ITRpgVnng0[/youtube]

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=GL_Pu2gnduk[/youtube]

.

[followbutton username = ‘jesusteatrero’]

Jesús Choya
Jesús Choya

Redactor

Si te tengo que decir una pelíula favorita, te digo dos: 'High School Musical' y 'Mulholland Drive'. Cinéfilo aprendiz creado a las puertas del nuevo milenio.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies