X-Men. Dí­as del futuro pasado: The light knight

Tras varias  semanas  leyendo sobre lo magní­fica que es la nueva secuela de los superhéroes mutantes, por fin, llega a nuestras pantallas ante una expectación más que evidente. Dí­as del futuro pasado‘ es la continuación de ‘Primera generación‘ y el primer problema que encontramos desde el comienzo es una laguna demasiado amplia entre ambas que, podrí­a haberse salvado si la trama con saltos temporales no resultara tan confusa. Porque, no nos olvidemos, en esta nueva entrega, la aniquilación de los mutantes en el futuro tiene a la raza en jaque y, por ello, Magneto y Xavier deciden enviar al pasado -1973- a Lobezno para que pueda convencer a sus versiones pasadas de que trabajando juntos podrí­an salvar a la especie. Y podrí­a parecer que, ante este premisa, lo que nos vamos a encontrar es algo novedoso, que nunca hemos visto en el género y que promete algo sin igual. Pero no.

‘Dí­as del futuro pasado’ tiene un arranque muy potente, quizás demasiado explicativo para las veces que repetirán lo sucedido a lo largo de la pelí­cula, pero que dice al espectador ‘ojo, aquí­ va a haber tomate’. Y, sin embargo, tras esas primeras secuencias, la trama coge el camino más tradicional y más visto en esta saga: la de la búsqueda de mutantes para unirse a la lucha; que, además, no deja de ser predecible porque ya hemos visto demasiadas pelí­culas del género. Entramos así­ en un segundo acto que cuenta con un par de secuencias realmente buenas -MUY buenas- pero en el que la trama sigue siendo un déjí  vu de todo lo que hemos visto en X-men hasta la fecha; y, por lo tanto, sus giros tampoco nos sorprenden. Tras esta tí­pica cadena de acontecimientos que no aportan nada nuevo, llegamos a un tramo final brutal en el que se nos da el caramelo que todos querí­amos -por efectos especiales, que no por trama- con un epí­logo muy emocionante que hará las delicias de los fans.

quicksilver

Aunque el desarrollo sea tan tradicional, tan poco original -con escena de ‘no puedo, no puedo’ por parte de Xavier en Cerebro, incluida-, la secuencia clí­max con Magneto, el campo de fútbol, los centinelas y demás es de campanillas, de boca abierta y aplausos. Una de las mejores de la saga sin lugar a dudas.

En todo este mecanismo desigual, encontramos una de las mejores escenas -si no la mejor- de la saga y quizás del cine del género: la protagonizada por Mercurio. Con el humor socarrón del nuevo Spider-man, este superhéroe se gana al público con sus tres contadas escenas -por qué tres, POR QUí‰-, robando todo el protagonismo a los ya conocidos y dejando al espectador con muchí­simas ganas de más. Pero, aunque él sea lo mejor de la pelí­cula, habrí­a que destacar un elenco muy uniforme a nivel interpretativo pero en el que sobresale Hugh Jackman que nunca estuvo mejor como Lobezno.

Con un arranque portentoso, un desarrollo que peca de poco original y un cierre de escándalo, ‘Dí­as del futuro pasado’ se queda por detrás de su predecesora que sí­ ofrecí­a un juego temporal/histórico magní­fico. Y es que, hay algo que rechina y mucho en esta secuela: ¿por qué dejar en la laguna que separa a ambas pelí­culas algo tan brutal como lo relacionado con JFK y que dio pie a los teasers virales que la promocionaban? Todo parece mucho más pequeño cuando se compara con lo que podrí­a haber sido ver eso. En cualquier caso, gustará a los amantes de los superhéroes pero, que no os engañen: ni es mejor que ‘El caballero oscuro‘ ni es la pelí­cula de superhéroes definitiva.

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies