‘Yo, Tonya’: patinazo hacia el fracaso

Yo Tonya, Margot Robbie, Oscars, Allison Janney

En la cinta de Craig Gillespie, la obra y logros de la patinadora de hielo Tonya Harding se ven tambaleados por una intensa e inmerecida violencia hacia su persona. Desde el principio de la cinta, a la hora de relatar su infancia a presión, se puede ver cómo es forzada a practicar un deporte que, a sabiendas de ser su pasión, no termina disfrutándolo. Aunque si por algo se le conoce a la patinadora es por haber sido acusada de golpear a su compañera de oficio Nancy Kerrigan. Un hito en la historia de la televisión americana que repudió a Harding hasta convertirla en polvo en el viento.

Gillespie pretende hacer justicia su historia con esta película dinámica y feroz, en la que critica tanto a su propia familia como a los medios de comunicación estadounidenses, quienes entre todos derribaron a un mito de la historia del deporte. Todo ello en una mezcla entre comedia negra y documental con la simulación de la entrevista llevada a cabo quince años después de la inhabilitación de Harding. Un encuentro en el que la disparidad de opiniones entre los personajes genera una situación de lo más absurda y sustancial para imaginar las escenas que el público ni el mismo director han visto jamás, como la de Harding golpeando a su contrincante.

Yo Tonya, Margot Robbie, Craig Gillespie, Oscars

El resultado final es dinámico y todo elaborado bajo una confección técnica impecable, gracias al montaje de la cinta llevado a cabo por Tatiana S. Riegel. Las escenas en la pista de hielo son de lo más creíbles gracias al aglomerado de planos de Margot Robbie (quien aprendió a patinar para el rodaje de la película) y su doble, quien se encargó de las virguerías más sorprendentes de Harding. Triunfa a la hora de montar su infancia en secuencias que suceden con una banda sonora de lo más ochentera y una estética glam que mucha gente añora. Hortera, pero eficaz. Como Tonya, que interpretada magistralmente por Robbie, muestra la antítesis de lo que América buscaba reflejar en el resto del mundo: una joven rebelde y maleducada, fruto de un matrimonio acabado y el influjo de violencia engendrada por su madre, LaVona. Personaje soberbio y petulante encarnado por Allison Janney que, junto con Robbie, regalan los mejores momentos de la película.

Pero si hay un tema que está presente además de la manipulación de los medios de masas y la desestructuración familiar, es la violencia doméstica. Tonya Harding, bajo el punto de vista de las entrevistas que su guionista, Steven Rogers, llevó a cabo antes de elaborar el script, fue una persona vapuleada. Tanto por su madre como por su marido, Jeff Gillooly (interpretado por un irreconocible Sebastian Stan) aliaron fuerzas, cada uno por su lado, para consumar las energías de Harding, y que por poco le cuesta su propia vida. Y es que la intención es recalcar, una y otra vez, el sufrimiento que la va superando en el tiempo, desde la tierna edad de cuatro años hasta los veintitrés, cuando va a competir en los Juegos Olímpicos.

Nadie tiene en cuenta sus logros, ella misma lo dice en las escenas de la entrevista. Harding fue la primera mujer en hacer un triple axel, el salto más difícil hasta la fecha, y en cambio, será recordada a día de hoy como aquella tipeja que trató de deshacerse de la competencia, como lo era Kerrigan. Gillespie consigue que, más allá de parecer una película nigérrima, de humor estridente e hiriente sarcasmo, sea en términos generales cruel y despiadada. Una película que, tras la resaca de los Oscars, sería fácil decir que difícilmente pudiese haber optado a la nominación en Mejor Película. Porque, como la vida de Harding, esta cinta no puede, ni podrá, representar nunca el orgullo americano.

Javi Sagredo
Javi Sagredo

Me vine a Madrid a hablar de cine porque Sabrina se fue sin mí a París para aprender a hacer soufflés. Periodista, discípulo de Billy Wilder y un dramas.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies