Rent: un canto a la vida, la muerte y el hoy

525.600 minutos es el tiempo que me habría pasado escuchando al cast de Rent en su estreno el pasado martes 2 de abril en el teatro Condal de Barcelona.

Sinceramente, aunque quería escribir este artículo justo después del showazo, os juro que me dejó totalmente agotado. Aunque la mayoría de los musicales tiene una carga emocional importante ­(eso y que yo soy mu’ sentío), Rent es una auténtica montaña rusa en la que SIDA, amor, drogas, arte, precariedad y muerte son la base para una sátira y crítica social de la Nueva York de finales de los 80 y principios de los 90.

Ahora digo yo: si a mí, que estaba plácidamente disfrutando en mi butaca, me dejó KO ver una única función, ¿¡cómo se sentirán el cast y sus protagonistas haciendo pases día tras día!? Muertos, moríos, mataos. Eso seguro. Aplaudan.

I mean, estuve a puntito de subirme al escenario y darle un Goya a Júlia Bonjoch (Mimi) por el speech sobre Angel. Me cansé solo con verla. Julia se vacía y se entrega toda de arriba a abajo tanto en los números de contoneo sexy y voz rasgada como en los momentos más íntimos, susurrando con esos ojinos que me tiene y que brillan de aquí a Santa Fe. Y Víctor Arbeló, ¿qué hacemos con él? No cabe duda de que es una de las mejores voces masculinas del panorama nacional. El tío sube, baja, imposta, cabeza, susurra, rompe y, encima, ¿actúa? ¡Vamos, hombre! Roger no es un personaje fácil a nivel interpretativo y vocal y Víctor lo borda como si estuviese lavando los platos tranquilamente en su casa.

Mini-resumen del resto del cast: Iñaki Mur como Mark (ternura absoluta y energía), Anna Herebia como Maureen (es-pec-ta-cu-lar) , África Alonso como Joanne (brillante), Xavier Navarro como Collins (me caso) y Alber Bolea como Ángel (DIVAZA en mayúsculas).

El director, Daniel Anglès, uno de los grandes nombres del teatro musical en España, ha sabido adaptar con éxito la historia a sus nuevos personajes; haciendo de este Rent actualizado un espectáculo redondo que muestra que, desgraciadamente, la cosas no han cambiado tanto y que tenemos que dejarnos de tonterías y medir la vida en amor. Suena cursi, pero si lo has visto es porque es y así lo repiten los protagonistas a lo largo de la trama.

Jonathan Larson, bebiendo unos sorbitos de La Bohème de Puccini, creó este musical rock contemporáneo y atemporal sobre los prejuicios, el amor y el dolor. Mi nombre también empieza por J, compartimos mes de nacimiento y signo del zodiaco, así que let me tell you de parte del Jony: amigas, sí queréis ir a un musical donde se os hable sin tapujos ni estigmas sobre los temas ya mencionados —y tan en boca en la actualidad, con una producción tocha, frases para enmarcarlas y un equipo entregadisísimo, os animo a que vayáis a ver el show lo antes posible porque, como dicen por ahí, no hay más que hoy.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies