Capullos que vuelan: prepárate para comerte el mundo (y reír)

Que una obra de teatro planeada solo para verano siga renovándose mes tras mes es sinónimo de que algo están haciendo bien. Si no que se lo digan a Capullos que vuelan, la obra de Lluis Mosquera que está arrasando en Madrid (y de la que es necesaria una gira por España).

Capullos que hacen el Ana War
Capullos que hacen el Ana War

Capullos que vuelan es una comedia joven en la que nos sentiremos reflejados porque todos hemos soñado alguna vez con tener un single de éxito como Ylenia ser artistas, astronautas, biólogos como Ana Obregón o cocineros, entre otros. Seguro que sí. Los millenials somos una generación con muchas aspiraciones aunque, a veces nos veamos frustrados por la situación actual (y unas generaciones pasadas que asocian éxito a dinero). Si estás en ese momento en que empiezas a ser adulto, a tomar decisiones difíciles como si gastarte el dinero en el bingo o guardarlo para aquel kit de sushi que nunca utilizarás o a arriesgar, te recomiendo que te acerques a ver la obra. Y si no lo estás, también, porque igual estás cortándole las alas a algún capullo cercano sin darte cuenta.

Los capullos de esta obra son nada más y nada menos que Tere – una influencer en prácticas -, Iñaki – un informático romántico -, Rut – la hater – y Pau, el poeta soñador. Este último, emigrado en Grecia, decide volver a España a perseguir su sueño cerca de sus amigos y familia e intentar que sus amigos cambien su actitud ante la realidad. Así, la comedia se compone de cuatro actos en los que la larva pasa a ser gusano para luego ser capullo: uno de los que vuela.

Lo más característico del proyecto es que los propios actores son capullos – que vuelan o quieren hacerlo -. Algunos trabajan en lo mismo que sus personajes, algunos hechos suceden al mismo tiempo en la realidad y en la ficción de modo que a veces nos están contando de una manera natural su realidad. Es decir, la nuestra. Y esta naturalidad no hace más que sumar puntos a la cercanía de los personajes, que acaban pareciéndote amigos de toda la vida.

Si llegado a este punto piensas que la obra es un coaching a lo Mr. Wonderful, lo siento pero estás equivocado (y gracias a Dios). Yo diría que es como si Paquita Salas, Desahogada, Leticia Sabater, Soy Una Pringada y los redactores de la Superpop, la Bravo y la Loka se reuniesen para echarte bofetadas de realidad a la cara y que espabiles mientras te meas de la risa (y – SPOILER – bailas al ritmo de ‘Lo Malo‘). Eso sí, te ríes mientras en tu cabeza te estás replanteando dejarte el trabajo de mierda en el que llevas 2 años.

Así que tras esto solo puedo decir que yo también soy un capullo, ¿y tú?

 

Puedes ver Capullos que vuelan en el Teatro Lara todos los martes hasta el 22 de mayo. Entradas aquí.

Gaspar Blaya
Gaspar Blaya

Redactor

Mi madre es mi mayor ídolo en la vida. Ahora sigo los pasos de mi padre, soy DJ. Él es mi otro ídolo. A veces siento que soy de otro planeta, pero me pongo a Las Bistecs y se me pasa. El resto del tiempo tengo a mi pequeño cerebro creando cosas que no llegan a ninguna parte, o sí.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies